Facebook Twitter Google +1     Admin

josemarco


Contador de visitas

Temas

Enlaces

Archivos

 

EL CAUDAL DEL EBRO

20060314091134-rio-ebro.jpg

            Cuando el caudal del Ebro se incrementa por estas fechas, se nos ensancha el corazón. Pero, a pesar de todo, según dicen los expertos, la sequía continúa. Ya puede llover meses y meses. Ya puede haber nieve acumulada. Siempre faltará agua en las montañas y en el valle; en las aldeas y en la gran ciudad.

¿Cuál es el problema? Cada vez consumimos más, cada vez despilfarramos más, cada vez ahorramos menos agua. Y nuestros embalses no dan para tanto aunque se hallen casi al cien por cien. El desarrollismo está llegando a todos los rincones. Ya no sólo se queda en el Mediterráneo. Se anuncian apartamentos y urbanizaciones en aldeas de Huesca casi deshabitadas. Se quieren ampliar hasta el infinito las pistas de esquí. Y no se respeta el ecosistema de las montañas. Se proyectan campos de golf en Zaragoza, en Calatayud y en Huesca. Se especula sin cesar y se esquilma el paisaje.

¿Cuál es la solución? No se puede dejar todo en manos de los políticos. Hay que proponer desde abajo otras alternativas más fiables y ecológicas. Aunque suponga una renuncia o una vuelta de tuerca a este falso progreso que nos seduce cada día más.

            De momento, me contento con contemplar el caudal ancho y sosegado del Ebro, antes de que el estiaje lo vuelva a convertir en una caricatura de río.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris