Facebook Twitter Google +1     Admin

josemarco


Contador de visitas

Temas

Enlaces

Archivos

 

ADIÓS A LA PISCIFACTORÍA

20070307185357-piscifactoria.jpg

     Se veía venir. Lo que no empieza bien, no suele acabar satisfactoriamente. Eso es lo que le va a pasar a la piscifactoría de Aliaga. Después de cinco años de proyectos e ilusiones, el director general de la planta de la empresa Courant Energy - que compró las instalaciones a Cinca Verde en 2005 - ha decidido tirar la toalla y ha anunciado en un medio de comunicación que "no habrá piscifactoría". Así de tajante y así de realista.

     La ilusión de muchos vecinos de esta localidad de la comarca de las Cuencas Mineras - una de las más deprimidas de Aragón - se ha vistro truncada una vez más. ¿Qué ha ocurrido? Fueron muchas las promesas y pocos los hechos. Las razones son diversas y, en cierto modo, contradictorias. Los ecologistas no estaban de acuerdo con la construcción de una central de cogeneración eléctrica asociada a una piscifactoría en un cauce tan exiguo como el del Alto Guadalope. Tampoco estaban de acuerdo los pocos vecinos de Montoro de Mezquita, situado aguas abajo del Guadalope. Paradójicamente, lo que comenzó a funcionar y sigue produciendo es la polémica central, que entre otros problemas conlleva el paso por la calle Mayor de Aliaga de camiones cargados de productos altamente peligrosos.

     Como muchos nos temíamos, no se han creado los puestos de trabajo prometidos inicialmente y las "piscinas" de la piscifactoría parecen ser como una tapadera para la instalación anexa, sorprendentemente construida en una zona de alto valor medioambiental. El sueño se ha desvanecido. No llegarán ni las truchas ni los esturiones. Unos culpan a la administración, otros a los pescadores, otros a los ecologistas. Pero la realidad sigue siendo muy cruda: Aliaga se sigue desangrando y va perdiendo paulatinamente población. Ahora ronda los 300 habitantes, incluidos los barrios de Campos, Cirugeda, La Cañadilla, La Aldehuela y Santa Bárbara. Durante los años cincuenta llegó a rozar los 2000 vecinos. Es un símbolo más de este Teruel rural en decadencia. Algunos se resignan. Otros no se conforman y quieren seguir luchando. El turismo puede ser una salida importante. Pero si no se crean industrias, el declive continuará. De momento, la piscifactoría ha quedado en papel mojado. ¿Qué harán ahora con las instalaciones?

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris