Facebook Twitter Google +1     Admin

josemarco


Contador de visitas

Temas

Enlaces

Archivos

 

UNA CALLE PINTORESCA

20070921101418-zaragoza-antigua.jpg

     En Zaragoza hay muchas calles que guardan entre sus edificios el sabor inconfundible de la historia. Son calles estrechas, sinuosas, llenas de contrastes. La mayoría se encuentran, como es lógico, en pleno Casco Viejo o Centro Histórico de la ciudad. Y suelen llevar nombres de personajes ilustres de la capital del Ebro o de Aragón. Una de estas calles es la dedicada a Agustina de Aragón, la heroína de los Sitios de Zaragoza.

     Aunque está muy cerca del lugar donde trabajo, ya que linda por la parte norte con el Instituto de Educación Secundaria Ramón y Cajal, pocas veces la he recorrido de una punta a otra. Precisamente esta mañana he dado un pequeño rodeo y he caminado sin prisas por esta calle peatonal. Comienza en la calle Ramón y Cajal y termina el la histórica plaza del Portillo. La flanquean edificios de todo tipo y colorido. Unos son bastante recientes y otros soportan el peso de los años y piden a gritos un derribo o una urgente restauración. Por la mañana, la calle estaba solitaria y silenciosa. Tiene muy pocos comercios - sólo una panadería y un taller de motos - y sólo al inicio de la calle hay dos bares nocturnos que permanecen cerrados a estas horas.  Esta tranquilidad me ha transportado a principios del siglo XIX, en la época de los Sitios, cuando las caballerías y algún carro la cruzaban para dirigirse al centro o a las afueras de la ciudad. Galdós evocó este ambiente en sus famosos Episodios Nacionales, en el volumen Zaragoza. He evocado el grito de "agua va" y he pensado en los motivos de su poca anchura y trazado irregular.  Quedan muchas calles como estas en los barrios más antiguos de las grandes ciudades. Poco a poco van viendo la luz y se van adaptando al siglo XXI. Eso sí, sin perder su sabor a pasado, sus raíces históricas y su carácter original. Los románticos se volverían a entusiasmar contemplando esta calle, que ha quedado eclipsada por la avenida del Conde de Aranda, que circula casi paralela, y que sólo ha aparecido en la prensa estos últimos meses para denunciar el deterioro de algunos edificios y el desalojo de algunos vecinos debido a una inminente amenaza de derrumbe. A ver cuándo publican algo sobre su cara oculta, su historia y sus perspectivas de futuro.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris