Facebook Twitter Google +1     Admin

josemarco


Contador de visitas

Temas

Enlaces

Archivos

 

EN EL CORAZÓN DE ÁFRICA

20071106200647-ninos-del-chad.jpg

     Cuesta mucho creer lo que ha ocurrido estos días en la República del Chad, en pleno corazón de África. Cuesta mucho creer que una organización supuestamente disfrazada de ONG y bautizada con el curioso y sugerente nombre de El Arca de Zoé haya intentado aprovecharse de la indefensión de 103 niños a quienes quería disfrazar para que parecieran heridos de guerra.

     Ha sido una noticia sorprendente que ha llenado y sigue llenando las páginas de los periódicos de todo el mundo, especialmente los españoles y franceses. Porque una compañía aérea española también ha estado metida de lleno en esta triste historia de niños inocentes. Esta noche podremos ver en televisión un reportaje inédito de estos largos días de angustia e incertidumbre. Las azafatas españolas ya están en casa, gracias a la mediación del presidente francés. Pero falta todavía el resto de la tripulación. Y quedará durante meses y quizás años la huella negra de la mentira, de los intereses creados y de la utilización del "todo vale".

     Paradójicamente, estos tristes acontecimientos nos ayudan a refrescar la memoria y a recuperar nociones geográficas casi olvidadas o nunca aprendidas. ¿Quién sabía dónde estaba situado el Chad y con qué países lindaba? ¿Quién sabía que su capital era Yamena y que era una República? ¿Quién conocía que tiene una población de nueve millones y medio de habitantes y que casi la mitad son musulmanes? El engaño y la falsedad han puesto en el mapa mundial a uno de los países más olvidados del mundo. Ojalá sirva para algo positivo este desagradable suceso. 

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris