Facebook Twitter Google +1     Admin

josemarco


Contador de visitas

Temas

Enlaces

Archivos

 

UN NOVELISTA COMPROMETIDO

20090513205824-juan-eduardo-zuniga.jpg

     La lectura detenida y pausada de los excelentes artículos del último número de la revista cultural TURIA - mi libro de cabecera de los últimos días - me han acercado de la mano del crítico Fernando Valls a un escritor apenas reconocido por la crítica y a quien los lectores prestan poca atención. Me refiero al madrileño Juan Eduardo Zúñiga, que ha obtenido entre otros el Premio Nacional de la Crítica en 2003.

     Además de proponerme la lectura de su trilogía sobre Madrid durante la guerra civil y los últimos años de posguerra - editada por Cátedra en 2007 -, me he acercado a algunos de sus ensayos y he leído artículos sobre su obra. De entre todos ellos he seleccionado el siguiente, publicado en marzo de 2008 en El País por Winston Manrique Sabogal con el título La ilusión erosionada:

 

"Asediados por el miedo y cercados por el dolor frente a un Madrid amenazado por la Guerra Civil. Ése es el mundo que el lector encuentra en esta trilogía en la que Juan Eduardo Zúñiga (Madrid, 1929) logró una de sus mejores creaciones literarias. Aquí, este autor del socialrealismo no se limita a la descripción de los hechos, a la narración de lo vivido por la gente, sino que se adentra en sus sentimientos, en sus deseos, en sus ideas e incertidumbres. Es más que la recuperación de sus propios recuerdos del durante y después de una guerra que convirtió a unos y a otros en sus propios enemigos.

Es el desconcierto, aún hoy, tantos años después, lo que transmiten estas tres colecciones de relatos empezadas a publicar en 1980 con Largo noviembre de Madrid, seguida en 1989 con La tierra será un paraíso y terminada en 2003 con Capital de la gloria, que le valió el Premio Nacional de la Crítica. Zúñiga brinda un fresco de cómo la lealtad, la amistad o la ilusión se van erosionando. El autor pasa del drama colectivo de un Madrid sitiado a las historias personales, a la quiebra ética y moral de los ciudadanos y de la sociedad por el envenenamiento de algunos líderes políticos y militares. Se trata de un proyecto comprometido con la Historia de España y con la literatura a través del relato, del cuento. De esta forma, la realidad de Madrid se fragmenta como en un prisma y el lector recibe múltiples y diversas versiones de un mismo episodio. Historias que son autónomas pero que van formando un rompecabezas de la Historia. De la memoria.

"Los recuerdos crean un puente sobre el vacío del futuro", explicó en una entrevista Zúñiga. Y aquí son sus recuerdos. Es su pasado y su historia como la de miles de madrileños y españoles que entre 1936 y 1939 fueron empujados a enfrentarse a una de las guerras más dolorosas, como lo es una guerra civil, por lo que tiene de odio cainita. De la mirada soslayada. Del sentimiento contra sí mismo. Del descubrimiento de los diversos y diferentes yoes que puede anidar en cada individuo. Ése es el retrato que muestra Juan Eduardo Zúñiga, uno de los autores españoles que mejor plasma compromiso y literatura. Aquí arrostró el rumor del tiempo con cuentos donde habitan ilusiones, rabia, miedo, valor, alegría, cobardía, traiciones. Esperanza. Para que se sepa que no fue un sueño".

 

13/05/2009 20:36 josemarco Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris