Facebook Twitter Google +1     Admin

josemarco


Contador de visitas

Temas

Enlaces

Archivos

 

AVENTURA, BELLEZA Y MAGIA EN EL PIRINEO

20090621115146-aguas-tuertas-2.jpg

     Para disfrutar de la magia de la naturaleza, para embeberse de la belleza de un paisaje casi idílico, para sumergirse en un torbellino de aventura, basta con desplazarse a uno de los valles del Pirineo oscense y emprender una travesía sin prisas, sin horarios, sin agenda.

     Ayer nos acercamos en coche hasta la Selva de Oza y emprendimos una ruta de tres horas hacia el ibón de Estanés. Esta era la meta y el objetivo, pero la naturaleza nos reservaba numerosas sorpresas durante el recorrido. La primera ascensión es llevadera, si no aprieta demasiado el calor. Al llegar a la cima de una colina surge ante nuestros ojos el valle de Aguas Tuertas (aguas torcidas) que es sencillamente impresionante. Rodeado de montañas, flanqueado de sonoras cascadas y tapizado de una alfombra multicolor de flores y hierba, el futuro río Aragón se desliza por este valle formando simétricos meandros y alimentando un ecosistema singular y pintoresco. Pero no todo termina allí, Alberto - un pamplonica que se nos ha unido en el camino - Javier y yo nos dirigimos hacia el fondo del valle para iniciar los últimos repechos hacia el ibón de Estanés. El cansancio va haciendo mella en nuestras piernas, pero una suave brisa y pequeñas nubes bajas que ocultan el sol convierten la ascensión en una aventura hacia lo inesperado. Al filo de las dos y media de la tarde coronamos las últimas colinas de 1900  metros y, poco después, divisamos este lago natural, alimentado por la nieve: impresionante. Todavía quedan retazos de nieve virgen en el circo que rodea al ibón. Un sarrio se aleja hacia su madriguera de piedra. Algunos excursionistas inician su descenso hacia el valle de Aguas Tuertas.

      La bajada es más llevadera, aunque las articulaciones de las rodillas se empiezan a quejar. Reponemos fuerzas y volvemos a contemplar un paisaje  preñado de belleza. La travesía ha valido la pena. El cansancio físico durará veinticuatro horas. Pero la impresión, el eco y la sensación mágica permanecerán para siempre en nuestra retina. Tenemos otras rutas en nuestra agenda. De momento, las dejaremos para el final del verano.

Comentarios » Ir a formulario

Autor: Luis Antonio

Paisaje idílio.
¡Cómo ha crecido Javier!
Una abrazo

Fecha: 21/06/2009 18:19.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris