Facebook Twitter Google +1     Admin

josemarco


Contador de visitas

Temas

Enlaces

Archivos

 

LUIS ALBERTO DE CUENCA

20091203125605-cimg4043.jpg

     El poeta, ensayista y traductor Luis Alberto de Cuenca (Madrid, 1950) ha mantenido un distendido encuentro con los alumnos de Bachillerato del Instituto "Ramón y Cajal" de Zaragoza. El que fuera Director de la Biblioteca Nacional se ha mostrado en todo momento cercano y muy comunicativo. Su poesía ha sorprendido positivamente a la mayoría de los jóvenes, que están acostumbrados a considerar a los poetas como seres de otra galaxia.

     La lectura de poemas de Luis Alberto, recitados con unción y con profesionalidad, ha dado paso a la lectura de composiciones del propio autor. Han sido muchos los poemas que han resonado en una biblioteca que rezumaba sabor literario. Las preguntas y el coloquio final también han sido de especial interés. Lástima el apremio del tiempo y las servidumbres de la agenda. El poeta madrileño hubiera prolongado con gusto su estancia en el Centro. Pero en Borja le esperaba otro grupo de alumnos.

     Eso sí, como colofón nos ha dejado el regalo de la lectura de uno de sus últimos poemas: Paseo vespertino. Esta composición, dedicada a su mujer, Alicia, ha sido galardonada recientemente con el premio de poesía Manuel Alcántara de Málaga. Es un botón de muestra de una poesía que se hace eco de la realidad en la que vive el poeta, que respira contemporaneidad y que nos regala una expresión a caballo entre la tradición y la modernidad. El verso endecasílabo fluye con suavidad y el trasfondo medieval sirve de contrapunto a una vivencia efímera y, a la vez, permanente.

                                                               Paseo vespertino
                                                                                                                             para Alicia

                                                                                               Tú y yo, amor, a caballo, por las suaves
                                                                           laderas de un crepúsculo dorado
                                                                           que vira a negro, tú y yo, luces tibias
                                                                           frente a la oscuridad que va anegando
                                                                           esta parte del mundo, rienda suelta,
                                                                           sendos halcones en los puños, campo
                                                                           a través, contra el tiempo de la muerte,
                                                                           a favor de la vida y del verano,
                                                                           contra cerrojos, contra cicatrices,
                                                                           contra el silencio, contra el desamparo,
                                                                           contra esos templos donde se refugian,
                                                                           ávidos de mentiras, los malvados,
                                                                           tú y yo solos en busca de emociones,
                                                                           medievales y eternos, a caballo,
                                                                           rumbo a ninguna parte, mientras brota
                                                                           la orquídea de la noche a cada tranco
                                                                           y queda atrás, hundiéndose en el polvo,
                                                                          la borrosa silueta del ocaso,
                                                                          tú y yo por los países de la bruma,
                                                                          picando espuelas, dos enamorados
                                                                          que unen sus corazones en la fronda
                                                                          donde alumbran, gloriosos, los relámpagos,
                                                                          y cabalgan oscuros por lo oscuro,
                                                                          como un rey y una reina destronados.

                                                                                                           
                   

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris