Facebook Twitter Google +1     Admin

josemarco


Contador de visitas

Temas

Enlaces

Archivos

 

ROBERTO MALO EN TARDES DE BLOG

20100430230553-roberto-malo.jpg

     Esta tarde-noche tormentosa del último día de abril ha visitado El Pequeño Teatro de los Libros - la flamante librería del zaragozano barrio de Las Fuentes - el escritor Roberto Malo para participar en una nueva edición de Tardes de Blog. Javier López Clemente ha vuelto a ejercer de maestro de ceremonias y durante una hora ha dialogado con Roberto, una persona polifacética.

     Porque el blog de Roberto Malo - http://robertomalo.blogspot.com - es una bitacora de escritor, de creador literario en el sentido más amplio de la palabra. Aunque Roberto se dedica sobre todo a la animación sociocultural para personas de todas las edades y en los más diversos ámbitos, también encuentra tiempo para escribir novelas y, sobre todo, relatos cortos. Roberto ha publicado entre otras obras Malos sueños (Certeza, 2006), Maldita novela (Mira, 2007), La luz del diablo (Mira, 2008) y Los guionistas (Eclipsados, 2009). También ha hecho incursiones en la literatura infantil - ha publicado con gran éxito el libro Tanga y el gran leopardo (Comanegra, 2009) y se dedica con asiduidad a la actividad de Cuentacuentos.

     El blog de Roberto nos acerca a un escritor amante del cine, gran admirador del cantautor español Javier Krahe, inclinado a aderezar con un humor peculiar muchos de sus textos y cultivador de relatos de terror siguiendo el camino iniciado por el gran Edgar Allan Poe. En sus páginas virtuales encontramos pequeños microrrelatos, algún poema - aunque confiesa que para él son "Sueños", es decir, relatos con estructura poética - y fotografías propias del propio escritor.

    De este blog tan rico y variopinto, voy a extraer uno de esos "Sueños" como homenaje a este animador cultural, amante de la literatura e impenitente cinéfilo:

                                             En mi sueño
                                           tengo que entrar
                                           en una casa siniestra,
                                           no sé por qué,
                                           pero tengo que hacerlo

                                            tengo miedo,
                                           mucho miedo,
                                           pero en mi fuero interno
                                           sé que tengo que hacerlo,
                                           que tengo que entrar

                                            subo por un largo tablón de madera,
                                           inclinado contra
                                           la casa de mis horrores:
                                           es una casa deshabitada,
                                           medio derruida;
                                           el extremo del tablón
                                           da a una ventana abierta
                                           de la vieja casa

                                            la ventana se me antoja
                                           como una boca,
                                           una boca negra;
                                           no se ve nada a través de ella,
                                           sólo la más infinita negrura,
                                           y sé que tengo que entrar por ella,
                                           y tengo miedo,
                                           y no sé lo que me puedo encontrar
                                           en el amenazante interior;
                                           nada bueno, me digo

                                            subo despacio, poco a poco,
                                           con sigilo, con miedo,
                                           y la ventana negra
                                           se acerca a mí,
                                           cada vez más,
                                           rodeándome con su misterio

                                            cuando ya estoy
                                           en la ventana,
                                           siento que algo corre detrás de mí,
                                           que algo sube como una bala por el tablón,
                                           y una mano viscosa
                                           me agarra con fuerza
                                           por la espalda

                                            grito aterrado,
                                          una, dos veces,
                                          y mi segundo grito
                                          me lleva al despertar

 

 

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Javier López Clemente

Osti, uy perdón. Acabo de llegar a casa. La charla post tardes de blog con Roberto y Alfredo (39 escalones) ha sido intensa, cinéfila y muy interesante. Pero coño, esta rapidez en la reseña me emociona y me alegra.
Gracias Jose María.

Salu2 Córneos.

Fecha: 30/04/2010 23:36.


gravatar.comAutor: Roberto Malo

Hola, José María. Gracias por pasarte, por la foto y por el generoso comentario.
Un abrazo.

Fecha: 01/05/2010 09:19.


gravatar.comAutor: Magda

Una excelente forma de acercarnos a vuestras "Tardes de blog" a quienes nos pilla algo lejos. Y este Roberto Malo parece prometer... habrá que curiosear en su blog! Muchas gracias!

Fecha: 01/05/2010 11:04.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris