Facebook Twitter Google +1     Admin

josemarco


Contador de visitas

Temas

Enlaces

Archivos

 

UN POEMA DE RAQUEL LANSEROS

20100721181614-raquel-lanseros-1-.jpg

     La poeta gaditana Raquel Lanseros está abriendo día a día nuevos caminos con unas composiciones frescas, audaces, sólidas y penetrantes. En un gran gesto de generosidad, me ha enviado dedicados tres de sus libros de poemas más representativos: Diario de un destello (Colección Adonais, 2006), Los ojos de la niebla (Colección Visor, 2008) y Croniria (Hiperión, 2009), con el que obtuvo en diciembre de ese año el XIII Premio Internacional "Antonio Machado en Baeza".

    Todos y cada uno de los poemas de esta última antología de Raquel Lanseros tienen un sabor especial, un aliento personal propio. Pero hoy, en esta tarde de bochorno veraniego, en este día teñido de un azul intenso, quiero compartir con los que os acercáis a menudo a estas páginas un poema de Raquel dedicado precisamente al gran poeta Antonio Machado que tanto disfrutó de la naturaleza, de los días azules y de las tardes dilatadas del verano castellano o andaluz.

                                           22 DE FEBRERO

                                                   "Estos días azules y este sol de la infancia".

                                                                    (Antonio Machado)

                                La poesía es azul

                                              aunque a veces la vistan de luto.

                                Viento del sur escultor de cipreses

                                ahoga la tierra honda de dolor y de rabia.

                                Abel Martín, conciencia en desbandada

                                pájaro entre dos astros

                                nombrador primigenio de las cosas.

                                Juan de Mairena íntegro

                                espejo limpio donde se refleja

                                                       el rostro que tenemos de verdad.

 

                                Nos dejaste la vida

                                la palabra fecunda

                                la desnudez, la brisa.

                                Nos dejaste las hojas y el rocío

                                el mar

                                las instrucciones

                                             para aprender a andar sobre las aguas.

 

                                Y después te marchaste.

                                Mejor dicho: te echaron a empujones.

                                Siempre molestan los ángeles perdidos.

                                Dicen que desde entonces en Collioure

                                   no ha dejado jamás de ser invierno.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris