Facebook Twitter Google +1     Admin

josemarco


Contador de visitas

Temas

Enlaces

Archivos

 

Se muestran los artículos pertenecientes a Abril de 2010.

EL DRAMA DE LA CRUZ EN ALCORISA

20100406205052-drama-de-la-cruz-en-alcorisa.jpg

      Viajar a villa de Alcorisa durante la celebración de la Semana Santa conlleva sensaciones distintas a las de una visita habitual. En este pueblo del Bajo Aragón turolense miles de visitantes se arraciman por las calles y, poco antes de las cinco de la tarde del Viernes Santo, se concentran en la plaza que da al monte Calvario para contemplar el Drama de la Cruz, una representación teatral que comenzó en 1978 como acción conjunta de un grupo reducido de jóvenes y que ha crecido año tras año - y ya van 33 - en cantidad y en calidad.

      A las cinco en punto de la tarde, los más de trescientos personajes que participan en el Drama de manera totalmente desinteresada, aparecen en la parte inferior del monte Calvario para escuchar las palabras de Jesús, acompañarle en su entrada en Jerusalén y contemplar casi impasibles la condena a morir crucificado. Las voces de Jesucristo, de Pilatos, de Judas y de otros discípulos llenan el silencio de una plaza abarrotada y expectante. Luego llegará la ascensión con la cruz a cuestas y la crucifixión de Jesús, flanqueado por dos ladrones.

     Este año la representación ha sido todo un éxito y, además, la meteorología ha respetado el evento. Han transcurrido tres horas desde el inicio del Drama, y la noche va ganando terreno a una tarde soleada y agradable. En el horizonte se perfilan unas manchas rosáceas y, mientras regresamos a Aliaga, eludiendo el puerto de Majalinos - castigado por un severo incendio el verano pasado - resuenan los ecos de los tambores del Bajo Aragón y, en la mente de los asistentes, se entremezclan algunas palabras de los Evangelios que les remiten a un momento histórico y les recuerdan algunas verdades que no ha borrado el paso del tiempo.

LOS ECOS DEL SILENCIO

20100407222947-ocaso-en-aliaga.jpg

                                                                     Todo me habla de ti

                                              en esta ya incipiente primavera

                                              teñida de recuerdos y nostalgia.

                                             

                                                                     Todo me habla de ti.

                                              El silencio sonoro de las calles,

                                              el rumor de mi río,

                                              nuestro río,

                                              el ocaso fugaz de la arboleda

                                              en este valle azul

                                              estremecido.

                                              

                                                                     Todo me habla de ti

                                              mientras contemplo

                                              el envidiable verde de las mieses

                                              y los brotes de luz

                                              adolescentes

                                              de los chopos eternos.

                                             

                                                                      Sin palabras, sin voces,

                                              bajo un manto de estrellas insolentes,

                                              evoco entre la bruma

                                              tu cercana presencia

                                              cual un eco de vida en el silencio.



EL GATO SOLITARIO

20100410155256-incendio-2009-5.jpg

     Te acercas con cautela y miedo en el cuerpo a ese pequeño caserío que todavía conserva algunas paredes de adobe y algunos tejados rojizos. Durante los quince kilómetros que ha durado el viaje  has sentido un oscuro desasosiego que ha ido  aumentando a medida que te aproximabas a la zona quemada el verano pasado. Han pasado ya más de ocho meses, pero la huella del fuego y de la ceniza sigue omnipresente en ese paisaje tan familiar hasta hace poco. Pensabas que las lluvias del otoño y las nieves del invierno iban a borrar la huella de la fatalidad. Pero no ha sido así. Es verdad que algunos pequeños brotes de pino pugnan por renacer de las cenizas, es verdad que en el horizonte se divisa algún árbol salvado milagrosamente de la tragedia. Pero, en el fondo, todo está igual o peor de lo que te imaginabas.

     Por eso, al llegar a ese caserío solitario rodeado por los meandros de la estrecha carretera y casi oculto en el seno de un valle hasta hace poco pintoresco, no puedes evitar un gesto de tristeza y de decepción. Aunque ya te lo imaginabas, te das cuenta de que la vida en ese valle ya no será como antes. Ya no se oye el balido de las ovejas, ni el campanilleo de las vacas, ni el aullido de los perros. Un silencio de plomo contrasta con el azul celeste de esta tarde de abril algo desapacible. Te acercas a la primera casa y observas un pequeño regato que nace de las entrañas de la colina. Te gustaría beber un poco de agua como hacías antaño. Pero no te atreves. Todavía parece un agua cenicienta, plomiza, como oxidada. Y es que la vida que nace de las entrañas de la tierra lucha día a día contra el poso de los campos arrasados, contra la tiranía del fuego, contra el dolor del bosque castigado cruelmente hace menos de un año. Sólo oyes a lo lejos el maullido lastimero de un gato. Quizás busque a su amo o tal vez haya sobrevivido como testigo mudo de aquellos días grises e implacables.

* La fotografía pertenece a la web telecinco.es

POR EL BARRIO DE GARRAPINILLOS

20100410161735-p1050448.jpg

     La celebración de un encuentro de fútbol en un campo distinto al que habitualmente utiliza el equipo visitante, me ha permitido volver a este barrio rural de Zaragoza - a 9 kilómetros de la capital y muy cerca del aeropuerto y de la plataforma logística PLAZA - que me trae pocos, pero buenos recuerdos.

     La mañana soleada y agradable de primavera invita a dar una vuelta por esta pedanía, que ha experimentado en los últimos años un notable crecimiento de población. Pero el crecimiento ha sido también en calidad de vida. Porque Garrapinillos tiene buenos servicios, selectos restaurantes, la Unión Musical y muchas peñas, como la de Jaime, ese amigo y compañero del Instituto de Miralbueno que nos invitaba a merendar a su peña, donde celebramos no pocas efemérides. Además, este barrio zaragozano ha peatonalizado recientemente la zona de las dos plazas, en el entorno del templo parroquial - cuya torre desafía al cielo en la fotografía - y del consultorio médico.

    En lo estrictamente deportivo, los cadetes del San José se han dado un auténtico paseo en un terreno de juego con hierba natural, bien cuidado. El resultado final - siete a uno para los visitantes - da una idea de la superioridad de la Unión Deportiva contra un Miralbueno que no ha tenido su día. Ha sido, por lo tanto, un partido de guante blanco y un impulso moral para un equipo que aspira a estar entre los cuatro primeros clasificados.

     Por lo demás, llama la atención la situación del campo al lado del cementerio, la mejora en los accesos al barrio por la carretera del aeropuerto - a costa de la tala de numerosos árboles - y las huertas que verdean a ambos lados del asfalto. Hemos pasado por Casa Justo, otro lugar de recuerdos y olvidos, y a lo lejos, hemos vuelto a contemplar casi eclipsado por tantos y tantos adosados, el antiguo Instituto de Formación Profesional de Miralbueno - hoy Instituto de Secundaria - en el que viví nueve felices años de mi vida docente.

10/04/2010 16:10 josemarco Enlace permanente. IMPRESIONES No hay comentarios. Comentar.

AMOR O VENENO

                                                                       A veces me pregunto

                                               si tu sonrisa azul de las mañanas

                                               es hechizo de luz o es simulacro

                                               surgido de las sombras del ocaso.

                                               A veces me pregunto

                                               si el esbozo que brota de tus labios

                                               teñidos de amapolas

                                               es amor o veneno.

                                                A veces me pregunto

                                               qué se esconde en el fondo de tus sueños,

                                               qué oculta tu mirada entristecida

                                               al filo de una tarde sin retorno.

                                                Quisiera ser profeta,

                                               quisiera ser un duende o adivino

                                               para pulsar el ritmo

                                               de tus dulces secretos.

                                               Pienso, de todos modos,

                                               al filo de las horas deshojadas,

                                               que es mejor ignorar

                                               o alimentar la dócil fantasía

                                               del que sueña en silencio.

                                                                     

AMOR A PRIMERA VISTA

20100413224802-amor-a-primera-vista.jpg

     Hasta ese día nunca se había enamorado de ese modo. Fue un flechazo instantáneo, repentino, fulminante. Un amor a primera vista. Desde que lo atisbó a lo lejos, detrás de aquella puerta transparente, no le quitó la vista de encima, a pesar de su supuesta indiferencia y altivez. Pero ella fue constante y actuó con tacto y discreción. Por eso, a los pocos días, fue suyo, exclusivamente suyo. No lo quería perder. De ninguna manera. Y eso supuso desde el primer momento ganárselo a base de mimos, atenciones y trato exquisito. No se separaba de él en todo el día y, por las noches, mientras recuperaba fuerzas para afrontar su trabajo de ejecutiva, soñaba con él e imaginaba con temor una supuesta infidelidad. Pero el amor fue efímero; el idilio, pasajero. Una madrugada desapareció para siempre. Alguien se lo arrebató herido de celos. Buscó y rebuscó por calles y avenidas. Nadie le daba razón. Al final, cansada de indagar, casi desesperada, recibió un mensaje en su móvil que le informaba del paradero de su amado. Reaccionó con angustia e incredulidad ante un final que ya adivinaba. Pero nada pudo hacer por volverlo a la vida, a su vida feliz de compañera inseparable.

     Han pasado diez meses y todavía deposita cada semana un ramo de flores silvestres en la cerca metálica del desguace. Lo que más le duele no es la soledad, que comienza a sobrellevar con resignación, sino la imposibilidad de darle sepultura en el cementerio de la localidad o, al menos, esparcir sus cenizas en el cerro que custodia aquella comarca costera.

* La fotografía pertenece a flickr.com.

DESDE EL FONDO DEL BANQUILLO (13)

20100414230940-zaragoza-mallorca.jpg

      Nuevamente nos ha dejado un sabor agridulce el partido de esta noche en La Romareda. Un conjunto ordenado y luchador como el Mallorca - que por algo está en los primeros puestos de la clasificación - ha hecho la vida imposible a un Real Zaragoza que lucha jornada tras jornada por alejarse de los puestos de descenso. Y hoy ha dado un nuevo traspiés. No ha ganado un punto, sino que ha perdido dos ya que casi todos los rivales han conseguido la victoria, la mayoría fuera de casa. Y la preocupación se volvía a palpar en el ambiente al finalizar el partido.

     Ha sido un triste empate, un empate a nada, un empate que no sirve a ninguno de los dos equipos, aunque Gregorio Manzano lo ha dado por bueno a mediados de la segunda parte. ¡Menos mal! Hay que destacar en el haber del equipo local la contundencia defensiva de Contini, las genialidades de Ander y el gol de Suazo, un auténtico golazo de vaselina, un gol de crack. Lo demás ha sido centrocampismo, algún contraataque y faltas, muchas faltas.

    Lo pero de todo es que el domingo que viene el equipo aragonés viaja a Bilbao y luego recibe al Madrid. Mal panorama. Es de esperar que los demás equipos también tropiecen y no se den resultados - algunos sorprendentes - como los de esta jornada entre semana. Al parecer, habrá que sufrir hasta el final de la liga. Y eso no es nada bueno. Porque este equipo no está hecho para urgencias de última hora ni para situaciones límite. Quedan seis finales. ¿Será capaz de ganar, al menos, dos? Ahí está la clave de la salvación y de una temporada - otra más - para olvidar.

*( La fotografía es de la página de deportes de heraldo.es)

14/04/2010 23:03 josemarco Enlace permanente. DEPORTES No hay comentarios. Comentar.

NOCHES DE LIBROS ABIERTOS

20100417000512-noches-de-libros-abiertos.png

     Como aperitivo del Día del Libro - que en Aragón coincide con la fiesta autonómica - el Departamento de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón ha organizado una serie de actos para fomentar la lectura y acercar más los escritores al lector. Desde hace 25 años numerosos escritores nacionales e internacionales se han acercado a los colegios e institutos para dialogar con los alumnos y alumnas. Es una tarea que está dando sus frutos, pero que necesita nuevos impulsos.

      Una de estas inquietudes culturales y literarias comenzó a plasmarse ayer con el programa "Noches de Libros Abiertos". En las principales librerías zaragozanas numerosos escritores se acercarán al lector, firmarán ejemplares y hablarán de sus obras. En la Biblioteca de Aragón organizararán mesas redondas y en el Paraninfo de la Universidad celebrarán unas "rondas nocturnas" al son de la música.

      Ayer tuve la oportunidad de asistir a una mesa redonda en la Biblioteca de Aragón. En ella participaban los escritores Carlos Marzal, Raquel Lanseros, Luis García Jambrina, Amalia Iglesias, Francisco Ferrer Lerín y José María Conget. Manuel Vilas, escritor aragonés que presentaba el acto, les sugirió que expusieran su poética, algo tan personal como difícil de definir. La escritora palentina Amalia Iglesias habló de la escritura como cultivo, como siembra, metáfora que utilizó como descendiente de una familia de labradores. Fue más explícita la poeta gaditana Raquel Lanseros que habló de la poesía como "una herramienta contra el paso del tiempo" y "algo tan necesario como el pan". Raquel - ganadora entre otros premios del Antonio Machado de Baeza - explicó que los versos son traducciones de las distintas almas y que escribiendo "exorcizamos fantasmas y eludimos el vacío". Habló de la poesía como de un milagro o de un puente, citó a Rilke - que hablaba de la infancia como patria del poeta - y de la Odisea - aludiendo a ese tapiz que se teje y desteje a lo largo del tiempo.

      No pude escuchar al resto de los participantes, pero me imagino insistirían en la importancia de la creación literaria en su vida y de la labor de escribir como tarea gratificante y solidaria. Hoy continúan los actos, con dos momentos clave: El encuentro con el escritor Javier Cercas, entrevistado por Julián Casanova en el Paraninfo de la Universidad, y la entrega el Premio de las Letras Aragonesas al cineasta y escritor José Luis Borau.

(La imagen es del blog El Cultural de Nerea)

 

16/04/2010 18:31 josemarco Enlace permanente. LITERATURA No hay comentarios. Comentar.

DÍA GRIS DE PRIMAVERA

20100418181734-dia-gris-de-primavera.jpg

      La primavera viste de verde el paisaje de los campos y las laderas de las montañas. Pero, en la ciudad, en la urbe dominada por el cemento y el asfalto, viste de gris las avenidas, las siluetas de las personas que callejeann en esta tarde dominical, los paraguas, las farolas, las aceras, los visillos de las ventanas, el perfil de los árboles, la superficie del río, el cielo encapotado.

     Un cielo gris que en el horizonte más lejano se funde con el color cárdeno de las montañas y con el color blanquecino de esas nubes pasajeras, efímeras, casi inconsistentes. Desde mi ventana contemplo las altivas copas de unos chopos que pasan por encima de los tejados y dejan como regalo primaveral finas partículas de polen que producen las alergias y desencadenan una sinfonía de estornudos que rompen el aparente silencio de la tarde de este domingo de abril.

      Se dice con frecuencia que la primavera compite con el otoño, aunque sean dos estaciones aparentemente inversas. En cierto modo, es así. Al menos, cuando el sol brilla por su ausencia durante varios días y las nubes se enseñorean del paisaje. Primavera lluviosa, como las de antes. Primavera inestable y carprichosa. Primavera efímera y paradójica.

       Prefiero, de todos modos, estas tardes lluviosas que las insolentes tardes soleadas del mes de mayo. El tono gris del paisaje urbano invita a la reflexión, a la creación literaria, a la expresión de los sentimientos, al buceo en el mundo de los sueños, a un cierto perfil surrealista. En el fondo, el surrealismo aflora en casi todas las situaciones cotidinas y en casi todos los ambientes. Y en esta tarde de domingo se cuela la primavera por el recuadro gris de mi ventana como un fantasma silencioso y absurdo. Decididamente surrealista, como tantas escenas de las películas de Buñuel.

(La fotografía pertenece a la página taringa.net)

18/04/2010 18:02 josemarco Enlace permanente. IMPRESIONES No hay comentarios. Comentar.

OJOS DE MADRE

                                                           Ojos de madre,

                                       ojos enamorados,

                                       ventanas abiertas al mundo,

                                       abismos de nostalgia y de tristeza.

                                        Son esos ojos

                                       los que acunaron con ternura tus sueños

                                       infantiles.

                                        Son esos ojos

                                       los que restañaron las heridas

                                       de tu rebelde adolescencia.

                                        Son esos ojos

                                       los que te abrieron el camino

                                       hacia un horizonte de esperanza.

                                        Ojos de madre,

                                       eternos ojos femeninos,

                                       surcados por el paso de los años,

                                       efímeros, al fin,

                                       espejos del silencio del ocaso,

                                       abandonados al perenne sueño.

                                        Ojos de madre, sí,

                                       resucitados.

BAJO EL VOLCÁN

20100421224133-volcan-islandia.jpg

     Tarde plácida de primavera a orillas del Ebro. El río se desliza con un color ceniciento, como si llevara hacia el mar las cenizas del tristemente famoso volcán islandés Eyjafjalla. Parece mentira que la erupción de un volcán con la consiguiente vomitina de cenizas y lava haya logrado paralizar casi todo el tráfico aéreo de la Europa posmoderna y civilizada. Bajo el volcán - parafraseo la novela de Malcom Lorry, llevada con éxito a la pantalla por John Huston en 1984 - han quedado sumergidos durante casi una semana muchos de los problemas que preocupan cada día al ciudadano de a pie. Bajo el volcán, y víctimas de sus cenizas, miles de ciudadanos europeos no han podido realizar el viaje soñado, regresar de vacaciones o acudir a sus obligaciones laborales. Las cenizas de ese volcán casi olvidado en las enciclopedias han logrado llamar tanto la atención, que muchos problemas hasta ahora candentes se han pospuesto o difuminado. Ni siquiera nos hemos dado cuenta de que la primavera ha llegado por fin a las riberas de este río tan histórico. Y, hablando de historia, recuerdo en este momento esa película romántica de tintes históricos que me cautivó en mis años infantiles: "Los últimos días de Pompeya" (1960). El Vesubio arrasó esa ciudad e hizo desaparecer de la faz de la tierra cientos y cientos de hectáreas. Los hombres y mujeres huyen despavoridos de los ríos de lava que descienden de esa montaña maldita, casi fantasmal. Entonces no había vuelos a través des espacio aéreo, pero las consecuencias fueron más trágicas que ahora. Las cenizas del volcán islandés nos han hecho olvidar con cierto alivio durante unos días el rifirrafe continuo de los políticos, las idas y vueltas con los casos de corrupción, la crisis griega, los problemas de la inmigración, los secuestros, la violencia de género, los accidentes de tráfico,... Pero, desde hace unas horas, cuando la situación parece que tiende a normalizarse, ha vuelto a reaparecer el fantasma del paro, las discusiones en el Senado y en el Congreso, la nueva Rumasa y los altibajos casi crónicos de la bolsa. Hasta en el deporte rey han dejado algo de rastro las cenizas nórdicas. Ayer noche casi ningún aficionado reconoció al auténtico Barcelona de Guardiola, estaban como aturdidos, timoratos, agarrotados. Y eso sorprende hasta a los menos aficionados. Menos mal que las cenizas toman otro rumbo. Tal vez así los grandes jugadores recuperen de nuevo su olfato y volvamos a disfrutar del buen fútbol de Messi y compañía.

     Todo ello surge bajo las cenizas, bajo el halo fantasmal de un volcán hasta ahora desconocido, en una plácida tarde de primavera.

(La fotografía es de bolivia24.com)

21/04/2010 22:39 josemarco Enlace permanente. IMPRESIONES No hay comentarios. Comentar.

NIEVE EN PRIMAVERA

20100423222203-gradas-de-soaso.jpg

     Caminar por el valle de Ordesa el día 23 de abril, en plena primavera, es un placer reservado a unos pocos. Y hollar la nieve casi virgen durante varios kilómetros hasta llegar al final de este valle - Parque Nacional desde 1918 - en el Circo de Soaso y contemplar la imponente, sublime, Cola de Caballo es algo para recordar y - ¿por qué no? - para recomendar a todos los amantes de la naturaleza.

     La ruta comienza al principio del valle, junto a un aparcamiento restringido. A partir de ahí, se nos  presentan quince kilómetros de camino a orillas del río Arazas, que nace en el macizo del Monte Perdido (3355 metros) y vierte sus aguas al río Ara que, esplendoroso y juvenil, con un color blanquiverde envidiable, recorre todo el valle de Broto, Boltaña y Aínsa. El camino es sinuoso, con altibajos, con pequeños repechos. Lo alfombran al principio pequeñas piedras grises, después uno va pisando suaves hojas amarronadas de los miles de hayedos que pueblan este valle y, al final, algo que no podíamos imaginar esta mañana: un camino de nieve, un sendero blanco que ofrecía una estampa invernal en esta primavera tardía y desapacible.

     Nos detenemos en cada una de las cuatro cascadas que forma el río en pugna con las piedras y otros elementos naturales. Admiramos la cascada de Arriba, la del Estrecho, la de la Cueva, las Gradas de Soaso - que podemos ver en la fotografía - y, por último, el espectáculo de la Cola de Caballo. Una cascada que rompe el silencio del final del valle y marca un camino vertical e inaccesible hacia el refugio de Góriz (2200 metros), lugar privilegiado para tantos montañeros que preparan su ascenso al Monte Perdido, visitan las Grutas de Casteret o descienden por Marboré al valle de Pineta.

     Es la tercera vez que recorro este valle. La primera de ellas fue para ascender por esas clavijas que hoy hemos contemplado hasta Góriz y luego hasta el Monte Perdido. Una jornada inolvidable, no exenta de riesgos y de algún pequeño susto. Un día para recordar. Como este 23 de abril, día de Aragón, en el año de la Biodiversidad.

23/04/2010 21:05 josemarco Enlace permanente. IMPRESIONES No hay comentarios. Comentar.

DESDE EL FONDO DEL BANQUILLO (14)

20100424230810-zaragoza-real-madrid.jpg

     Hay partidos en los que el espectáculo se da más en la grada que en el campo. Hay partidos cuyos prolegómenos son impresionantes. Hay encuentros que ya están marcados casi de antemano con el signo de la victoria del más fuerte, del todopoderoso, del equipo de la otra liga, del bendecido por los árbitros, del no va más de media afición española, del no sé qué tendrán esos galácticos que, cuando no pueden, se les aparece la diosa fortuna.

     Un poco de fortuna y algo más es lo que ha necesitado hoy el Real Zaragoza para arañarle, al menos, un punto al Real Madrid y dejarle casi apeado del campeonato de liga. Pero no ha sido así, a pesar de que el gol de Colunga ha sembrado el entusiasmo en la grada. Entusiasmo que ya se respiraba minutos antes del partido y que ha culminado con unos tifos impresionantes y con la música de fondo de La Albada del gran José Antonio Labordeta - ya era hora de que se acordaran del "abuelo" en La Romareda. En el campo ha habido de todo: la expulsión justa pero rigurosa de Contini, el gol de pillo de Raúl, la poca creación de juego en el centro del campo,  un penalty no señalizado a favor de los de casa, la contundencia defensiva y poco más. El Madrid ha llevado la batuta del partido y hay que reconocer, aunque nos pese a los zaragocistas, que tiene más calidad y eso se nota se mire por donde se mire.

     Después del encuentro ha quedado un sabor agridulce pero, en el fondo, hay que mantener la esperanza en estos hombres que se han vaciado para sacar, al menos, un punto. Quedan cuatro partidos que serán cuatro finales. Y no basta con luchar o encerrarse como en Bilbao. Hay que ir a ganar y buscar un poco de suerte, la suerte que ha tenido el Madrid en otra noche de ambiente excepcional en La Romareda. Eso sí, todo bueno menos el resultado.

(La fotografía es de El Periódico de Aragón)

24/04/2010 23:02 josemarco Enlace permanente. DEPORTES No hay comentarios. Comentar.

VOLVER A GALDÓS

20100426181626-galdos.jpg

     Gracias al club de lectura Garamond voy a tener la oportunidad de releer una de las novelas más emblemáticas del escritor canario Benito Pérez Galdós (1843-1920) Se trata de La desheredada, escrita en 1881. Esta obra ocupa un lugar esencial en su trayectoria narrativa ya que presenta una rica galería de personajes y utiliza una técnica innovadora en el desarrollo de la trama.

      No he podido localizar un trabajo que realicé en mi época de estudiante en la Universidad Central de Barcelona. Se titulaba "Lo cursi en La desheredada". Se centra en la figura de Isidora Rufete, uno de los personajes más peculiares de la novela. Pero lo que más me ha llamado la atención en esta relectura que acabo de comenzar es la dedicatoria del autor. Galdós dedica la obra a los maestros. No es de extrañar en un autor que mostró su inquietud por la educación en numerosas novelas y artículos. Plasmo aquí esta breve dedicatoria como homenaje a los que se dedican a esta labor ardua y meritoria:

          Saliendo a relucir aquí, sin saber cómo ni por qué, algunas dolencias sociales nacidas de la falta de nutrición y del poco uso que se viene haciendo de los beneficios reconstituyentes llamados Aritmética, Lógica, Moral y Sentido común, convendría dedicar estas páginas...,¿a quién? ¿Al infeliz paciente, a los curanderos y droguistas que, llamándose filósofos y políticos, le recetan uno y otro día?...No; las dedico a los que son o deben ser sus verdaderos médicos: a los maestros de escuela.

                                                                                                                                                               (B.P.G., Enero de 1881)

 

RETAZOS POÉTICOS

                                                              La aurora dulce

                                        adquiere en el ocaso

                                            un poso amargo.


                                            La primavera

                                       se burla a carcajadas

                                           del crudo invierno.


                                             Noche serena

                                        con la luna cual duende

                                             desde la vega.


                                            Desde el otero

                                         contemplo aquel paisaje

                                            dormido y yerto.


                                               El río fluye

                                          entre los viejos chopos

                                              casi en silencio.


                                              Se esfuma el tiempo

                                            como gotas de lluvia

                                               entre los dedos.


                                                El amor pasa

                                             entre las amapolas

                                                y las carrascas.


                                               Cuando amanece

                                             parece que la vida

                                               vuelve a su cauce.

ROBERTO MALO EN TARDES DE BLOG

20100430230553-roberto-malo.jpg

     Esta tarde-noche tormentosa del último día de abril ha visitado El Pequeño Teatro de los Libros - la flamante librería del zaragozano barrio de Las Fuentes - el escritor Roberto Malo para participar en una nueva edición de Tardes de Blog. Javier López Clemente ha vuelto a ejercer de maestro de ceremonias y durante una hora ha dialogado con Roberto, una persona polifacética.

     Porque el blog de Roberto Malo - http://robertomalo.blogspot.com - es una bitacora de escritor, de creador literario en el sentido más amplio de la palabra. Aunque Roberto se dedica sobre todo a la animación sociocultural para personas de todas las edades y en los más diversos ámbitos, también encuentra tiempo para escribir novelas y, sobre todo, relatos cortos. Roberto ha publicado entre otras obras Malos sueños (Certeza, 2006), Maldita novela (Mira, 2007), La luz del diablo (Mira, 2008) y Los guionistas (Eclipsados, 2009). También ha hecho incursiones en la literatura infantil - ha publicado con gran éxito el libro Tanga y el gran leopardo (Comanegra, 2009) y se dedica con asiduidad a la actividad de Cuentacuentos.

     El blog de Roberto nos acerca a un escritor amante del cine, gran admirador del cantautor español Javier Krahe, inclinado a aderezar con un humor peculiar muchos de sus textos y cultivador de relatos de terror siguiendo el camino iniciado por el gran Edgar Allan Poe. En sus páginas virtuales encontramos pequeños microrrelatos, algún poema - aunque confiesa que para él son "Sueños", es decir, relatos con estructura poética - y fotografías propias del propio escritor.

    De este blog tan rico y variopinto, voy a extraer uno de esos "Sueños" como homenaje a este animador cultural, amante de la literatura e impenitente cinéfilo:

                                             En mi sueño
                                           tengo que entrar
                                           en una casa siniestra,
                                           no sé por qué,
                                           pero tengo que hacerlo

                                            tengo miedo,
                                           mucho miedo,
                                           pero en mi fuero interno
                                           sé que tengo que hacerlo,
                                           que tengo que entrar

                                            subo por un largo tablón de madera,
                                           inclinado contra
                                           la casa de mis horrores:
                                           es una casa deshabitada,
                                           medio derruida;
                                           el extremo del tablón
                                           da a una ventana abierta
                                           de la vieja casa

                                            la ventana se me antoja
                                           como una boca,
                                           una boca negra;
                                           no se ve nada a través de ella,
                                           sólo la más infinita negrura,
                                           y sé que tengo que entrar por ella,
                                           y tengo miedo,
                                           y no sé lo que me puedo encontrar
                                           en el amenazante interior;
                                           nada bueno, me digo

                                            subo despacio, poco a poco,
                                           con sigilo, con miedo,
                                           y la ventana negra
                                           se acerca a mí,
                                           cada vez más,
                                           rodeándome con su misterio

                                            cuando ya estoy
                                           en la ventana,
                                           siento que algo corre detrás de mí,
                                           que algo sube como una bala por el tablón,
                                           y una mano viscosa
                                           me agarra con fuerza
                                           por la espalda

                                            grito aterrado,
                                          una, dos veces,
                                          y mi segundo grito
                                          me lleva al despertar

 

 



Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris