Facebook Twitter Google +1     Admin

josemarco


Contador de visitas

Temas

Enlaces

Archivos

 

Se muestran los artículos pertenecientes a Febrero de 2010.

UN LUCHADOR POR LA LIBERTAD

20100203142323-mariano-constante.jpg

     Se habla con frecuencia de que los humanos vivimos más de una vida. Algunos, como Mariano Constante, recientemente fallecido en Montpellier, podían afirmarlo sin hipérboles. En sus casi noventa años de vida - nació en Capdesaso (Huesca) en 1920) - estuvo prisionero en el campo de concentración de Mauthausen y, posteriormente, fue condenado a muerte hasta seis veces en la España franquista.

    Mariano Constante fue un luchador por la libertad y fue un notario de excepción de lo que ocurrió en aquellos siniestros barracones bajo la amenaza del terror nazi. Este republicano oscense siempre se caracterizó por una impresionante memoria y por un admirable sentido del humor. En su libro Los años rojos hizo gala de su capacidad de análisis para plasmar cómo peleó contra la historia en los mejores momentos de su vida.

    Este inquieto personaje oscense ha tenido tiempo para contar con todo detalle todos los sinsabores de su dilatada vida. Su mensaje ha quedado claro, contundente. Y su personalidad ha cautivado a los que lo conocieron y compartieron encuentros, tertulias y homenaje. Además de Los años rojos, ha dejado obras como Triángulo Azul. Los republicanos españoles en Mauthausen, o Yo fui ordenanza de los SS. Son  un botón de muestra de la memoria viva del terror nazi.

    Está bien nos recuerden de vez en cuando estos hechos trágicos para que las nuevas generaciones - o los que niegan lo evidente - no vuelvan a cometer los mismo errores. Sería algo lamentable.

EL DIFÍCIL EQUILIBRIO DEL PODER

20100206175205-zapatero.jpg

     Se habla durante estos días de la soledad de Zapatero, del progresivo deterioro de la imagen del presidende del gobierno, de los problemas que, como piedras en el camino, están dificultando la ya de por sí difícil andadura del responsable de una nación. Me comenta un amigo con frecuencia: "Si es difícil llevar adelante una familia, ¿cómo no va a ser difícil gobernar un país?"

     Y es que el liderazgo tiene sus riesgos. Y es que estar en lo más alto es convertirse en receptáculo de todas las críticas, con o sin justificación. Y si no que se lo pregunten a Obama, el presidente de la nación más poderosa del mundo. Durante los últimos días se está zarandeando la imagen de un líder. Es verdad que hay razones de peso, especialmente de tipo económico. Pero esto no justifica que determinados medios de comunicación se acerquen al amarillismo en sus portadas y exageren la crisis hasta extremos insospechados.

     Porque es evidente que un país necesita un gobierno con garantías. Garantías que se consiguen con las actuaciones en el día a día. Actuaciones que pueden haber sido desafortunadas, pero que no justifican que desde la oposición se aproveche esta difícil coyuntura para alentar el nerviosismo y sembrar el catastrofismo por doquier. ¿O es que los que se creen ya futuros rectores del país lo van a arreglar todo de un plumazo? ¡Ojalá fuera así!

     Estoy leyendo durante estos días la última novela de Javier Cercas, Anatomía de un instante. Es un análisis detallado e inteligente de los hechos acontecidos el 23 de febrero de 1981. Pero, es sobre todo, un buceo en las dificultades de la transición para una figura tan relevante como fue Adolfo Suárez. Durante sus casi cinco años de gobierno, el primer presidente democrático, sufrió continuas críticas, solapadas zancadillas, acoso mediático. Y sufrió, sobre todo, un ataque indiscrimiado de determinada prensa, que alentó poco a poco el golpe de estado de Tejero.

     Aunque no tenga ninguna relación directa, - espero y deseo que nunca sea así, la imagen de José Luis Rodríguez Zapatero aislado, desacreditado y criticado, me recuerda vagamente a la de Adolfo Suárez. Es el síndrome de la soledad del presidente, el difícil equilibrio del poder. Espero que esta etapa sea coyuntural y transitoria. Y que los medios, la oposición y las distintas fuerzas sociales, miren de reojo a la historia reciente y no caigan en los mismos errores. Sería lamentable tropezar de nuevo en la misma piedra por haber tirado piedras contra el propio tejado.

 

DESDE EL FONDO DEL BANQUILLO (8)

20100207224525-zaragoza-sevilla-2.jpg

     Por fin ha vuelto a ganar el Real Zaragoza en casa. Por fin ha encadenado dos victorias consecutivas. Pero estas victorias son - como dice el entrenador - dos escalones más hacia la salvación. Todos esperábamos ver en casa a este nuevo Zaragoza. Teníamos miedo de que tantos fichajes de golpe y tanta renovación perjudicaran al equipo y dañaran el juego de conjunto. Pero, afortunadamente, no ha sido así.

      Los jugadores locales han peleado desde el principio hasta el final. La lesión de Paredes a los ocho minutos ha dado paso a un jugador distinto, Ander Herrera. Un jugador que siempre debería ser titular: se ofrece, es decidido y tiene una visión de juego excelente. De los demás, hay que destacar a dos defensas: Contini y Pulido. El italiano no ha cometido ningún fallo e incluso ha marcado el primer gol. El español ha respondido a la confianza del entrenador jugando un partido impecable y haciendo olvidar a un Diogo irregular e impulsivo. Los demás han estado en buena línea, aunque en la segunda parte se ha notado el cansancio y el empuje del Sevilla.

     Del equipo rival habría mucho que hablar. Negredo ha acabado desquiciado camino de los vestuarios. Manolo Jiménez, el entrenador, ha reservado a tres titulares indiscutibles y esto ha pesado en el equipo visitante. También le ha pesado el último partido de copa y le está pasando factura su participación en tres competiciones a estas alturas de la liga. Por eso, la victoria tiene mucho mérito. Una victoria con dos goles de estrategia. Una victoria que podría haber sido más amplia si Colunga hubiera estado más acertado y si Palop no hubiera realizado una  parada antológica.

    De esta tarde-noche de fútbol me quedo, sobre todo, con el papel de los aficionados de La Romareda, que han vuelto a estar sobresalientes. Me quedo también con la alegría de los niños, que no veían ganar a su equipo en casa desde hace meses y con el ambiente de la grada, que nos ha hecho recordar momentos gloriosos. Eso sí, para que este triunfo sea más valioso, hay que ganar el próximo fin de semana a un rival directo, el Valladolid, en el campo de la pulmonía. De momento, el equipo aragonés está fuera de los puestos de descenso y comienza a mirar hacia arriba. Aún quedan diecisiete partidos, es decir, cincuenta y un puntos. Y habrá que conseguir aproximadamente la mitad. La empresa no es nada fácil, pero la victoria de hoy ayuda a levantar el ánimo de una afición que estaba casi resignada a lo peor.

 

07/02/2010 22:39 josemarco Enlace permanente. DEPORTES No hay comentarios. Comentar.

FOTOGRAFÍAS SOLIDARIAS

20100210200553-sietamo-1937.jpg

     Los hijos del fotógrafo Agustí Centelles (Valencia, 1909 - Barcelona, 1985) han decidido subastar cinco fotografías realizadas por su padre durante la guerra civil española. En pleno ambiente de polémica, motivado por la cesión de sus obras al Ministerio de Cultura en lugar de a la Generalitat de Catalunya, los herederos del artista quieren colaborar con los damnificados del desastre de Haití con lo que obtengan de estas subastas. Es una acción solidaria y un gesto de generosidad.

     Muchas fotografías de esta valiosa colección fueron realizadas por este pionero de la fotografía en el frente de Aragón. Realizó reportajes sobre la conquista de Teruel y la batalla de Belchite. La fotografía que adjunto - una de las que sale a subasta - corresponde a las calles del pueblo oscense de Siétamo en el año 1937, en plena guerra civil.

     Los retratos de Centelles - el tercero en utilizar una cámara Leica - son diferentes. Tienen una gran fuerza expresiva.  El artista no buscaba tanto la creatividad como reflejar la realidad tal cual era. Vale la pena contemplar una colección que salvó después de muchos esfuerzos. Lástima se hayan perdido o hayan quedado destruidos cientos de negativos. Desde el punto de vista histórico y documental son fotografías irrepetibles. Y, desde hoy, retratos solidarios.

 

10/02/2010 19:45 josemarco Enlace permanente. ARTE No hay comentarios. Comentar.

UNA OBRA CON RAÍCES HISTÓRICAS

20100212142702-el-salvaje.jpg

     Ayer estuvo en el Instituto Ramón y Cajal el escritor Antoni García Llorca (Barcelona, 1971). Su última novela El salvaje ha obtenido el Premio Gran Angular 2009 de narrativa juvenil que convoca cada año la editorial SM. Esta obra está basada en hechos reales, ya que se hace eco de las vivencias en la Sierra Morena cordobesa de un niño de siete años, Marcos Rodríguez Pantoja, que estuvo doce años en el monte compartiendo su vida en soledad con un hurón, un búho real y un lince.

     El escritor catalán supo conectar con facilidad con los alumnos de primero y segundo de ESO y contestó con soltura y franqueza a las numerosas preguntas que le plantearon. Se refirió a sus preferencias como lector e insistió de modo especial en laa importancia de La Odisea como una de sus fuentes de inspiración. También se refirió a escritores como Tolkien o Italo Calvino. Los niños y niñas estuvieron muy receptivos en todo momento y valoraban como muy positiva la lectura de un relato que, a la mayoría les impactó.

     García Llorca se refirió también a la película Entrelobos, que está preparando Gerardo Olivares y que llevará a la pantalla los hechos acaecidos al ya llamado "niño salvaje de Sierra Morena". La realidad se entrecruza de nuevo con la ficción. Y tanto la novela como la película ahondan el en mito del hombre lobo, en el mito de la caverna y en el mito rousseauniano del "buen salvaje".

 

HOMENAJE A MIGUEL MENA

20100213183556-miguel-mena.jpg

    El escritor y periodista Miguel Mena recibió ayer tarde un original homenaje el la librería zaragozana El Pequeño Teatro de los Libros. Esta excelente librería, ubicada en el barrio de Las Fuentes, ha decidido dedicar un estante a los profesionales de la cultura que destaquen por su trayectoria y por su dedicación.

     Miguel Mena (Carabanchel, 1959) vive en Zaragoza desde 1983 y se siente como un aragonés más. Como escritor se dio a conocer con Vinagre en las venas (1992), aunque fue con Paisaje del ciclista (1993) y con Bendita calamidad (1994) con los que reclamó con más fuerza la atención de los lectores y de la crítica. Sus últimas novelas - Días sin tregua (2006) y Piedad lo han consagrado como un escritor con un estilo propio e inconfundible.

     Otra de las facetas de Miguel es su dedicación a las ondas como locutor. Trabaja desde hace años en Radio Zaragoza, Cadena Ser. ¿Qué zaragozano no recuerda el famoso programa "Estudio de Guardia? Ahora realiza el programa de fin de semana "A vivir Aragón" y colabora, además, en la revista "La Magia de Viajar" y en el suplemento "Artes y Letras" de Heraldo de Aragón. Una trayectoria que merece, cómo no, un reconocimiento.

    Precisamente ayer, acompañado de sus amigos y admiradores, descubrió el estante que llevará su nombre. En él aparecían todas sus obras y otras de autores admirados como Verlaine o Rilke. Mena agradeció este homenaje con unas sentidas palabras. Recordó a su padre, que era ebanista, y le regaló en su infancia un estante de cuatro baldas. Esa fue su primera biblioteca y allí comenzó, tal vez, su afición por la lectura. Otra de sus aficiones es el ciclismo. Con su bicicleta ha recorrido casi todo Aragón. Ayer nos habló de sus viajes a pueblos deshabitados de Zaragoza, a pequeños núcleos rurales de Huesca y a aldeas casi deshabitadas de la provincia de Teruel, como Armillas y El Salcedillo.

    Un acto cultural entrañable en un ámbito que cada día conocen más zaragozanos y en el que muchos nos sentimos ya como en nuestra segunda casa. Este hijo adoptivo de la ciudad del Ebro desde 2006 se merece esto y mucho más. De vez en cuando visitaré su estante, colindante con el de Ángel Petisme.

 

LA SOMBRA DE LA CRISIS

20100216233956-crisis-econoomica.jpg

     Me dice un vecino que la crisis es más severa de lo que parece, que sólo se atisba la punta del iceberg, que afecta a casi todos los gremios, especialmente al de la construcción y que el ciudadano de a pie sólo está dispuesto a gastar lo indispensable.

     Lo peor de estos momentos de crisis es el paro, la falta de trabajo, la incertidumbre laboral. Los más jóvenes buscan y rebuscan un trabajo acorde con sus conocimientos y aptitudes. Y, a pesar de sus brillantes currículums, reciben negativas por todas partes. El clima de desánimo y desconfianza aumenta día tras día. Y esto no es nada bueno.

     ¿Quién tiene la culpa de este grave problema? ¿Por qué se ha llegado a esta situación? La mayoría echa la culpa al actual gobierno. Pero las causas son mucho más complejas y, en ocasiones, traspasan las fronteras.

     En Aragón, la incertidumbre pesa como una losa sobre la factoría Opel de Figueruelas. Unos novecientos trabajadores tendrán que abandonar su puesto de trabajo en los últimos meses. Son muchas familias las afectadas. Son demasiados despidos, aunque se les pongan extraños eufemismos. Y, lo peor de todo, es que no se encuentran alternativas.

     La sombra de la crisis es alargada. Uno sabe cuándo viene y cómo avanza, pero desconoce cómo se resolverá. Mi vecino me confiesa que, dentro de lo que cabe, aún está teniendo suerte. Pero lo dice en voz baja, con cautela. Sabe que a muchos otros no les sonríe la fortuna. Y compara la crisis actual con este largo e implacable invierno que no acaba de terminar. Aunque, en el fondo, se muestra optimista y prefiere pensar en el presente.  Algún día tendrá que escampar.

16/02/2010 23:30 josemarco Enlace permanente. SOCIEDAD No hay comentarios. Comentar.

UN HUECO PARA LA CULTURA

20100219194717-saber-y-ganar.jpg

     Uno de los momentos más tranquilos y gratificantes de la jornada semanal es la media hora cultural que nos ofrece la segunda cadena de la televisión pública a la hora de la siesta. En vez de amodorrarme en el sofá o leer la prensa del día, prefiero seguir con atención la presencia más o menos fugaz de unos concursantes que, como indica el título del programa, buscan un premio por sus conocimientos, no por su fama ni por su "glamour".

     Son ya trece años en antena. Todo gracias a un gran equipo de directores y guionistas y, sobre todo, a un gran presentador: Jordi Hurtado. Durante estos días están participando los "magníficos del 2009". Son los mejores y así lo demuestran. De momento, Roberto, el salmantino va por delante de estos pioneros de la cultura. Una cultura que, lamentablemente, aparece con cuentagotas en la pantalla. Y es que, al parecer, la mayoría de los espectadores prefieren la carnaza de los "reality shows" o las casi omnipresentes retransmisiones deportivas.

     Gracias a "saber y ganar" he mejorado en cálculo mental, he enriquecido mi vocabulario y me he acercado a autores cuyas obras tenía aparcadas o, simplemente, eran desconocidas para mí. Hay otros programas culturales, pero ninguno ha logrado atraerme tanto como éste. Tal vez su brevedad lo haga más llevadero e interesante. El programa de las sobremesas es un soplo de aire cultural en medio de la bazofia que nos rodea. A ver si cunde el ejemplo y logra enganchar a las generaciones más jóvenes. Algo muy difícil, tal como está la competencia audiovisual.

MAÑANA DE FÚTBOL EN SAN JUAN DE MOZARRIFAR

20100220184951-s.-juan-san-jose-2010.jpg

    San Juan de Mozarrifar es un pequeño barrio zaragozano que ha ido creciendo paulatinamente dada su cercanía a la capital aragonesa. Su casco antiguo - una estrecha calle que desemboca en la plaza donde está la iglesia y la casa consistorial se ha expandido hacia el sureste con casas unifamiliares y con hileras de adosados.  En esta fresca y apacible mañana de febrero el barrio parece adormecido. Sólo algún habitante asoma con timidez por la ventana. Por la carretera principal circula el autobús urbano que, con cierta dificultad, sortea una serie de obstáculos para llegar a su destino. En uno de los bares del barrio, un grupo de trabajadores disfruta de un merecido almuerzo y otros nos contentamos con un cortado o un café con leche.

    Hace cuatro o cinco años que no me acercaba por este barrio. Me encanta entrar por Cogullada, ese monumento pintoresco que se divisa desde la salida de Zaragoza. Poco antes de llegar a San Juan, en medio de un descampado, está el campo de fútbol. Allí nos dirigimos esta mañana para animar a los cadetes de la Unión Deportiva San José que se juegan el segundo puesto de la clasificación frente al equipo local. Un equipo que está haciendo bien las cosas, pero que parte con una notable ventaja: la mayoría son nacidos en 1994, es decir, un año mayores que los del San José. A pesar de eso - mayor corpulencia y picardía - los visitantes se defienden bien durante la primera parte. Sólo la falta de acierto ante la portería contraria les ha privado de ir por delante en el marcador. Un marcador que acabará con la victoria local por dos goles a cero. El primero a la salida de un córner y el segundo en un contraataque. Habría sido más justo el empate, pero el acierto también cuenta. Y las ocasiones son para aprovecharlas.

    A pesar de la derrota, la estancia en San Juan de Mozarrifar me ha dejado un buen sabor. He visto muy cambiado el barrio y bien dotado de servicios. Lástima el campo de fútbol no sea todavía de césped aritificial. Todo llegará. Lo mejor del encuentro ha sido la buena sintonía entre las dos aficiones y el buen comportamiento de los jugadores. Y la mañana que, por fin, ha anunciado la cada vez más cercana primavera.

20/02/2010 18:46 josemarco Enlace permanente. DEPORTES No hay comentarios. Comentar.

DESDE EL FONDO DEL BANQUILLO (9)

20100222110104-r.-zaragoza-sporting.jpg

     Cuando un encuentro no se plantea bien desde el principio, cuando se pone sobre el césped un equipo sin garantías - con 8 foráneos, algunos recién aterrizados en la liga española -, cuando se juega con un portero inverosímil, cuando se defiende sin convicción, cuando se deja desguarnecida la banda izquierda, cuando se juega sin un medio organizador, cuando los delanteros se pierden e intentan hacer cada uno la guerra por su cuenta, ocurre lo que ha sucedido hoy en el campo de La Romareda.

    No hay nada que objetar a la victoria del Sporting de Gijón. Un equipo plagado de canteranos - ¡A ver si se entera Agapito! -, un grupo de jóvenes jugadores con entusiasmo y garra, un conjunto muy bien dirigido por Manolo Preciado ha puesto en evidencia una vez más al conjunto local. Ha sido un jarro de agua fría para los aficionados, que esperábamos mucho más en esta tarde. No sólo duele el resultado - un 1-3 que podría haber sido más amplio -, sino la actitud de algunos jugadores y el desencuentro de la grada con el portero argentino Carrizo y con el defensa Marco Babic.

    Dicen que todavía hay tiempo para rectificar, que quedan aún quince partidos, que los jugadores están motivados aunque se han de conjuntar un poco más. Pero el tiempo corre en contra, y los demás equipos van saliendo del bache como pueden. La reflexión que me hago esta noche es obvia: si no se gana al Sporting en casa, ¿a quién se va a ganar esta temporada? ¿Al Atlético de Madrid?¿Al Valencia?¿Al Barcelona?¿Al Madrid? Más vale ir partido a partido y no pensar en la avalancha de visitantes que nos espera a partir de marzo. De momento, el sábado en Getafe. A soñar con la victoria. Que los sueños son gratis y, a veces, - muy pocas - hasta se cumplen.

21/02/2010 22:08 josemarco Enlace permanente. DEPORTES No hay comentarios. Comentar.

AZUL RUSO

20100224230329-patricia-esteban.jpg

     "EMMA ZUNZ FUE CONVIRTIENDO EN GATOS a todos los hombres que cruzaron la puerta del viejo edificio con aires de teatro cerrado donde vivía, en la parte antigua de cierta ciudad de cúpulas afiladas que tenía por costumbre reflejarse a cada paso en charcos y capós mojados de automóvil, como una dama en ruinas que no pudiera terminar de creerse los signos externos de su decadencia"...

     Así comienza uno de los trece relatos que, con este mismo título, acaba de presentar la escritora zaragozana  Patricia Esteban Erlés en la librería "Los portadores de sueños". Acompañada por el editor de Páginas de Espuma Juan Casamayor y por el escritor Manuel Vilas, Patricia no ha dejado en ningún momento de esbozar su enigmática sonrisa y de mostrar un gesto de gratitud hacia todos aquellos que abarrotábamos la acogedora librería.

     Juan Casamayor ha hablado del proceso de elaboración de estos relatos y ha recordado el simbolismo literario y vital del color azul, omnipresente en los cuentos de Patricia, que recoge una rica y plural herencia literaria. Manuel Vilas ha expresado su propia experiencia como lector y ha hecho hincapié en el simbolismo baudeleriano de los gatos, en la influencia de Borges - recordemos a Emma Zunz -, en la brujería que destilan estas páginas, en el terror lírico, en la claustrofobia, en la alquimia, en lo terrible, en lo misterioso, en la omnipresencia de la muerte y en el motivo de las relaciones amorosas rotas. El poeta y novelista aragonés ha elogiado esta prosa esteticista en la que conviven la narración y la descripción, la realidad y la fantasía. Se ha hecho eco, además de esos grandes autores - Poe, Borges, Cortázar, Silvina Ocampo,... - que han convertido al gato en símbolo literario y en testigo silencioso de la andadura inquieta e incierta de los seres humanos.

     La autora ha explicado el por qué de un título que aglutina y sintetiza el mundo de unos animales que le fascinan y le inquietan. Un título que evoca, además, el color azul, tan presente en la literatura  y en la vida. Recuerdo en este momento el libro Azul del poeta nicaraguense Rubén Darío o el Periodo azul en la trayectoria pictórica de Pablo Picasso. El azul nos acerca al mar misterioso, al cielo sublime, a este planeta azul cada vez más convulsionado. Patricia Esteban me ha hecho recordar en esta tarde de febrero el artículo "Una vida en libertad", que escribí en esta bitácora el 16 de julio de 2009. En él recordaba la experiencia vivida en L’Aixavega, a treinta kilómetros de Reus. En una casa solariega más de treinta gatos conviven en armonía y libertad. Recordé también los gatos con los que compartí mi infancia en Aliaga y plasmé el poema "A un gato" del argentino Jorge Luis Borges.

     En mi viaje de regreso en el autobús he leído el cuento "Azul ruso" casi sin parpadear. El ambiente de misterio y fantasía que respira esa casa de la calle Klementina me ha acompañado durante el trayecto. Estaba tan ensimismado en la historia que casi me olvido de la parada. Mañana continuaré con la lectura de estos relatos. Prefiero saborearlos y dejarme hechizar por este estilo cuidado, por esta prosa envolvente, por esos finales que reclaman la complicidad del lector.

DONDE SURGEN LAS SOMBRAS

20100301101241-david-lozano.jpg

    "Uno ignora su propia fuerza interior hasta que la pone a prueba".  Esta es una de las frases que han seleccionado los alumnos de tercero y cuarto de Secundaria del Instituto "Ramón y Cajal" de Zaragoza del libro Donde surgen las sombras, del escritor aragonés David Lozano. Con esta novela obtuvo el premio Gran Angular de la editorial SM en el año 2006.

     David Lozano ha vuelto a nuestro Instituto con el entusiasmo que le caracteriza y con el deseo de compartir una hora larga con un centenar de alumnos de este Centro. El joven novelista, que acaba de publicar Réquiem, el último libro de la trilogía "La puerta oscura" ha explicado a los alumnos y alumnas, al hilo del argumento de su novela, los riesgos evidentes del acceso a internet, si no se hace con la debida precaución y buen criterio. "Mi novela - ha dicho - es una novela de atmósferas tenebrosas, un relato donde triunfa la amistad y donde se entremezclan las emociones y el suspense".

     Como respuesta a las numerosas preguntas que le han planteado los adolescentes, ha reflexionado en voz alta sobre el proceso de escribir: un camino laborioso, como un puzzle o como el que mueve las piezas del ajedrez. Ha insistido en la coherencia del narrador y en la observación de la realidad como fuente de inspiración.  Algunos alumnos le han preguntado si va ha escribir una segunda parte - esta obra ya va por la octava edición -. David ha respondido que, de momento, no lo va a intentar ni se va a dejar llevar por el éxito de su tercera novela. Eso sí, espera que la trilogía "La puerta oscura", consiga la misma respuesta de los lectores que la que ha presentado esta mañana.

UNA PELÍCULA SENSIBLE Y HUMANA

20100228185926-el-erizo-2.jpg

     No es fácil crear un cuento entrañable, evitando lo sensiblero y complaciente. No es fácil recrear una fábula de iniciación en un marco cotidiano de diversidad social y cultural. Eso es lo que he advertido - entre otros muchos aspectos - en la película francesa El erizo (Le hérisson), dirigida por Mona Achache y libremente inspirada en la novela La elegancia del erizo, de Muriel Barbery, un gran éxito editorial en el país vecino.

     A pesar de las críticas tan dispares, - me ha sorprendido alguna demoledora - la película gala, que fue la mayor sorpresa en la pasada Seminci, es una cinta de mucho mérito, en medio del panorama cinematográfico que nos rodea. A los que nos gusta el cine francés - y mucho más el europeo que el actual cine americano - nos ha atraído especialmente por su apuesta por la cultura, por las inquietudes intelectuales y por la reflexión filosófica.

     Es verdad que la cinta tiene sus altibajos. Es verdad que los temas que plantea son, tal vez, demasiado manidos. Pero la interpretación de los personajes - especialmente el de la portera René Michel, interpretado por Josiane Balasko -, el simbolismo del erizo que da título a la película, la crítica a la alta burguesía parisina, la amistad de dos almas gemelas - a pesar de su diferencia de edad - la aparición de Kakuro Ozú, un japonés culto, enigmático y afable, la presencia del amor, de la vida y de la muerte, convierten a esta película en una fábula vital que despierta la reflexión sobre un mundo capitalista en el que la cultura queda reducida y arrinconada en una vieja librería de una portería modesta de la gran ciudad.

     Me ha gustado la frase de la gran novela de Tolstoi, Ana Karenina: "Todas las familias felices se parecen, pero las que son desgraciadas, lo son cada una a su manera". Me ha llamado la atención el simbolismo de la pecera, que tanto inquieta a la precoz niña protagonista, me ha atraído la casi omnipresencia de los gatos como alivio de la soledad y me he quedado con la reflexión final de la niña, después de la muerte de Renée: "¿Cómo se decide el valor de una vida?".

    Hay, además, otras lecturas: las dificultades de algunos seres humanos por entablar relaciones, el no dejarse llevar por las apariencias, la influencia de la literatura en la vida, el fantasma de la soledad y la inquietud por el destino incierto. Aconsejo esta película a los que valoran en el cine algo más que la técnica, los efectos especiales o el puro entretenimiento.



Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris