Facebook Twitter Google +1     Admin

josemarco


Contador de visitas

Temas

Enlaces

Archivos

 

TARDE POÉTICA EN SORIA

20130705112509-historia-transida.jpg

     Viajar a Soria es acercarse a una ciudad que, bajo su apariencia provinciana, está teñida de un halo poético especial. Acercarse a la ciudad del Duero para acompañar a la poeta zaragozana Marta Domínguez en la presentación de su poemario Historia transida y poesía renovada es una experiencia única. En la céntrica calle El Collado nos abre las puertas el antiguo casino de la ciudad, hoy denominado Cículo Amistad Numancia de Soria. En este marco histórico y cultural, frecuentado por Antonio Machado y por Gerardo Diego a principios del siglo XX, tuvo lugar la presentación de una obra que se aleja de la poesía al uso y que penetra como una reja afilada en la sensibilidad del lector.

    Precisamente en la planta superior de este edificio se ha inaugurado una exposición dedicada a los tres poetas que tuvieron una relación más o menos estrecha con la ciudad castellana: los sevillanos Gustavo Adolfo Bécquer y Antonio Machado, y el cántabro Gerardo Diego. Una exposición permanente que aglutina otras actividades de la ciudad numantina. Por eso, el sabor a poesía impregnó la velada y dio vida a una animada tertulia sobre la poesía, los poetas, las poetas y su compromiso y afán renovador.

     La presentación de la autora corrió a cargo de César Millán, librero y animador cultural de la ciudad. Y Marta habló con brevedad de la intencionalidad de sus poemas y leyó alguno de los más representativos. De todos ellos me quedo con el que está inspirado en la película Danzad, danzad malditos de Sydney Pollack y que dibuja metafóricamente el perfil más siniestro de la situación actual de la sociedad capitalista occidental, carcomida por la crisis.

                                         Hay campos de amapola

                                         convertidos hoy en crisantemos. Hay

                                         una llave que otea el horizonte

                                         sin hallar posibles cerraduras.

                                         (Mariposas de alas cercenadas

                                         como clítoris roto).

                                         Hay cruces de alabastro

                                         y en el lugar del vino y de las rosas

                                         hay hedor de rosas putrefactas.

                                         Me asomo al cementerio de mis días:

                                         ha muerto el ser humano.

                                         Nadie llama a la puerta carcomida.

                                         La sombra del ciprés en su vaivén,

                                         se jacta de los días

                                         azules del pasado,

                                         ya sin panes ni peces.

                                         ¡Danzad, danzad, malditos!

                                         sobre lodo y agua destilada

                                         libre ya del clamor de las termitas.

     

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris