Facebook Twitter Google +1     Admin

josemarco


Contador de visitas

Temas

Enlaces

Archivos

 

CARTONES CANÍBALES

20131215131115-estela-puyuelo.jpg

     La periodista y escritora oscense Estela Puyuelo me ha enviado unos poemas que tienen como denominador común la intensidad expresiva, la rotundidad del ritmo y la frescura del lenguaje. Uno de ellos se titula Cartones caníbales y creo que viene como anillo al dedo en estos días prenavideños de consumo compulsivo y de multiplicación de residuos y desechos.

     Mientras unos desembalan miles de paquetes con juguetes, regalos u objetos innecesarios, otros rebuscan en los contenedores azules y llevan el cartón a algún almacén a cambio de unos pocos euros para sobrevivir. Es la cara agridulce de una nueva Navidad marcada por una crisis de la que no se atisba el final. Mi gratitud a Estela, una gran poeta, y mi homenaje a las personas solidarias y conscientes de una realidad tan injusta y desigual.

                         ¡Cuidado con las cajas vacías,

                         esas perfectamente bronceadas que hablan de fragilidad!

                         Observa los entornados párpados de sus ojos esquivos

                         en su letargo de digestión lenta

                         que evitan mirar de frente y mostrar su interior.

                          Despliegan su cuerpo ahora tridimensional,

                         abren la boca y pregonan la inutilidad del mundo.

                         Tienen hambre de ropa vieja, desfasada, incómoda e inconveniente,

                         de vestidos de novia.

                         Se alimentan de aparatos aniquilados por la era tecnológica y

                         tragan con ansia viejas cajitas

                         que fueron úteros fértiles garantizados

                         siempre a la espera de mejorar el parto.

                          Pero su manjar predilecto, presa fácil,

                         son los manuales de instrucciones,

                         ingenuos, ignorados, impotentes,

                         como docentes sin autoridad.

                         Amordaza esas cajas con cinta adhesiva,

                         cierra sus fauces hambrientas

                         antes de que te engullan

                         una tarde de aburrimiento, soledad o angustia.

                          Para mí ya es tarde.

                         La caja marrón estira sus solapas,

                         me estrangula con su garganta áspera,

                         deposita mi cuerpo en el interior de su estómago

                         y se cierra tras un raspazo.

                          Antes de digerirlo,

                         vislumbro entre las rendijas

                         las palabras que se grabarán en mi epitafio:

                         "¡Otra caja al trastero!"


                        

                                

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris