Facebook Twitter Google +1     Admin

josemarco


Contador de visitas

Temas

Enlaces

Archivos

 

Se muestran los artículos pertenecientes a Noviembre de 2013.

NOVIEMBRE (I)

20131109125740-20131102-172715.jpg

     Con frecuencia nos dejamos llevar por las fechas, por los meses, por las estaciones. Y la verdad es que no deja de ser un tópico del que intento desembarazarme año tras año. Y, eso sí, cada año llega a su cita el mes de noviembre con su simbolismo otoñal, con los últimos frutos de la huerta, con el ocre y el amarillo engalanando el paisaje y con un reguero gris de infinita nostalgia.

     Sin embargo, este mes de noviembre parece algo distinto. No sólo por el clima, que es más suave y apacible que otros años sino por el talante optimista que intento hacer mío cada día. No es fácil, pero es lo mejor. Como dice Luis Cernuda - el gran poeta andaluz de la Generación del 27 del que se conmemora el cincuenta aniversario de su muerte en el exilio mejicano - hay que mirar adelante como el peregrino, como Ulises, y no volver la vista atrás, aunque nos seduzcan los señuelos falsos del pasado.

     El pasado fin de semana estuve en Aliaga, en Alcañiz y en La Fresneda. Durante tres días me embebí del paisaje otoñal que flanquea las orillas del Guadalope, del paisaje agreste de las inmediaciones de la capital del Bajo Aragón turolense y, sobre todo, del encanto histórico, arquitectónico y natural de La Fresneda, un pueblo desde el que pude contemplar la cuenca del Matarraña, los campos de olivos, de almendros, de vid y los pinares oscuros y misterios. Me encantó este pueblo cercano a la provincia de Tarragona y no muy lejos de la de Castellón. Me encontré con personas acogedoras, abiertas, hospitalarias y regresé a casa embebido de arte y de historia.

                                        Peregrino

                                                                  ¿Volver? Vuelva el que tenga,
                                                                  tras largos años, tras un largo viaje,
                                                                  cansancio del camino y la codicia
                                                                 de su tierra, su casa, sus amigos,
                                                                 del amor que al regreso fiel le espere.

                                                                   Mas ¿tú? ¿volver? Regresar no piensas,
                                                                  sino seguir libre adelante,             
                                                                   disponible por siempre, mozo o viejo,
                                                                   sin hijo que te busque, como a Ulises,
                                                                   sin Itaca que aguarde y sin Penélope.

                                                                    Sigue, sigue adelante y no regreses,
                                                                    fiel hasta el fin del camino y tu vida,
                                                                    no eches de menos un destino más fácil,
                                                                    tus pies sobre la tierra antes no hollada,
                                                                    tus ojos frente a lo antes nunca visto.

    Porque conocer lugares nuevos, pasear por sus empinadas calles, ascender a lo más alto y contemplar la amplitud del paisaje ensancha el alma y llena de alegría el corazón. Este es el talante del peregrino, del que tiene curiosidad intelectual, del que mira siempre hacia adelante. Como Cernuda, como León Felipe, como Ulises.

(Foto: Calle mayor de la Fresneda con la plaza del ayuntamiento al fondo)

 

09/11/2013 12:39 josemarco Enlace permanente. IMPRESIONES No hay comentarios. Comentar.

NOVIEMBRE (II)

20131117110212-133431-aliaga-nevada-de-abril-en-aliaga.jpg

    A medida que avanza el mes, los acontecimientos se acumulan como en una montaña rusa. No hay día en el que no aparezcan turbios asuntos de corrupción, engorros judiciales, decisiones polémicas. No hay día que termine sin el lastre de unas horas vividas al filo de la navaja. Porque, a pesar de la cauta autocomplacencia del gobierno, la crisis sigue muy viva en este país y el número de parados continúa en aumento. Es verdad que lo mejor es mirar la botella medio vacía. Pero cuesta creer las previsiones optimistas cuando se comprueba cada día que el cierre de fábricas continúa, que miles de autónomos tienen que bajar la persiana y que los expedientes de regulación de empleo se multiplican.

    En lo meteorológico, noviembre está mostrando, por fin, su aspecto más invernal. Como un dios Jano, ha exhibido las dos caras: la del clima apacible de primeros de mes y la del frío y la nieve de los últimos días. Es como un anticipo del invierno y para algunos, un anticipo de la Navidad. Esa Navidad que ya nos quieren meter por los ojos los grandes almacenes y los supermercados con las montañas de polvorones y el señuelo de regalos de todo tipo. Nos anticipamos a los hechos como si quisiéramos huir hacia adelante. Y esta huida del presente es algo casi consustancial al ser humano cuando no quiere comprometerse ni afrontar la realidad por muy cruda que sea.

     Hay otros ámbitos en los que noviembre se manifiesta de modo especial. Porque en lo cultural continúan los recitales poéticos en La Campana de los Perdidos. Anoche nos deleitaron con sus versos las poetas Estela Puyuelo, Reyes Guillén e Inés Ramón. Excelente velada y sugerente declamación. En lo deportivo, el miércoles se homenajeó a Fernando Cáceres, uno de los héroes de la recopa del 95. ¡Qué lejos queda ya aquel 10 de mayo! Cada vez valoramos más aquella gesta cuando estamos viendo al Real Zaragoza deambulando como un zombi por los campos de segunda división. Ayer sufrió una derrota humillante en Jaén. Porque el equipo no juega a nada y el zaragocismo está realmente preocupado. Otros asuntos entretejen la vida cotidiana. Pero los dejamos para otro día. De momento, voy a releer con detención el poemario de Prudencio Herrera Historia de mujeres habitadas. Mi paisano de Aliaga prepara su presentación en Zaragoza para el próximo día 4. Hablaremos del evento. De momento, habrá que disfrutar de esta mañana dominical gris, opaca y paradójica, como muestra de estas fechas del calendario.

 

NOVIEMBRE (III)

20131123133630-20131123-102542.jpg

     Un sol otoñal se cuela por los cristales en esta mañana aparentemente apacible de noviembre. Digo apacible porque aún no me ha golpeado el cierzo del valle del Ebro que lame las esquinas y altera el sosiego de las aceras. La mañana se presenta tranquila. Eso sí, con una agenda distinta a las del fin de semana. Café con leche y churros en la cafetería-restaurante Los Tulipanes, un lugar acogedor en el que uno se encuentra como en su propia casa. Luego me acerco a una tienda de muebles que ha roto los precios esta semana y está abarrotada de clientes. Eso queremos todos: ofertas, bonificaciones, precios especiales. Porque el fantasma de la crisis sigue ahí, en cada recoveco de las calles, con mendigos a la puerta de los supermercados, con buscadores de algo para sobrevivir en el vientre oscuro de los contenedores, con los establecimientos cerrados, llenos de polvo y dejadez.

     Mi regalo matinal - o auto-regalo - ha sido la revista TURIA, su número 108 que coincide con su treinta aniversario. Se celebró en Teruel el martes. Y rinde homenaje a la que fue iniciadora y codirectora Ana María Navales. También colaboran escritores de primera fila como Paul Auster y Fernando Savater. Hojeo la revista con cariño, con deleite y me detengo en una página de poesía que me llama la atención y no puedo evitar leer antes de llegar a casa. Me identifico totalmente con el poema de Luis García Montero y lo plasmo aquí como un regalo otoñal para todos los docentes, para todos los adolescentes que acuden a nuestras aulas, para todos los que empezamos a ver la vida desde una atalaya agridulce.

                                            VIGILAR UN EXAMEN

                                   Ser dos ojos

                                  que deben contemplar la triste historia

                                  del joven español que se hace viejo.

                                   Al fondo de la clase,

                                   un murmullo de himnos, canciones y protestas.

                                    Miro en aquel pupitre

                                   a ese niño que fui. Estaban las preguntas

                                   en un folio marcado con yugos y sotanas.

                                    De memoria sabía

                                   rezar, callar, decir que sí, perdón,

                                   no me lo tome en cuenta.

                                    Me veo adolescente. El muchacho de al lado

                                   aprendió sus lecciones. Yo procuro copiarme

                                   para correr y luego

                                   imaginar los ríos de montaña,

                                   el agua pura

                                   hasta donde no llegan las mentiras,

                                   ni el privilegio impune,

                                   ni la pobreza calculada

                                   como una enfermedad de la nación.

                                    En la última fila

                                   rebusca en su libreta el joven descarado

                                   que ya no tiene miedo,

                                   que no soporta el gris,

                                   que no piensa perder porque desprecia

                                   el dinero del rey

                                   y la corona del banquero.

                                    Vigilar un examen

                                   sobre historia de España. Ser dos ojos

                                   de persona mayor

                                   doctorada en antiguas esperanzas

                                   que una vez más observa

                                   la fatuidad, la corrupción, la falta

                                   de pudor en los jefes de la tribu.

                                    No hay nada más cansado en este mundo

                                   que corregir exámenes. Ver cómo pasa el tiempo,

                                   envejecer, sentirse tachadura

                                   sobre papeles amarillos,

                                   víctima y responsable

                                   de un amargo suspenso general.   

                                      

 

23/11/2013 13:14 josemarco Enlace permanente. IMPRESIONES No hay comentarios. Comentar.

NOVIEMBRE (IV)

20131127202109-20131125-202815.jpg

    El mes de noviembre se nos esfuma. Ha sido un mes paradójico, intenso, lleno de efemérides, recuerdos y celebraciones. Los últimos días han venido marcados por un clima invernal. En Zaragoza el cierzo no ha dejado de azotarnos y salir a la calle se ha convertido casi en una odisea. Pero la vida continúa. Y nos solidarizamos con los mineros de Mequinenza, con las víctimas de esos terroristas y delincuentes peligrosos que han sido excarcelados antes de lo previsto, con los maestros, con los profesores, con aquellos que duermen en los parques en un ambiente helador, con los que sortean las montañas de polvorones y los pegajosos villancicos de los centros comerciales, con los que se oponen al consumismo, con los que apuestan por la cultura. Por la Cultura con mayúsculas.

    Porque la literatura nos reconcilia con la vida. Y la poesía nos ayuda a sobrellevar mejor el día a día rutinario y, a veces, anodino. Por eso estoy preparando con ilusión la presentación del libro Historia de mujeres habitadas, de mi paisano y amigo Prudencio Herrera Piqueras. Desde Coslada me envía esta CONVOCATORIA: Acto poético-musical en torno al libro "Histoira de mujeres habitadas, de Prudencio Herrera, catedrático de Lengua Castellana y Literatura, nacido en Aliaga y residente en Madrid. Invitación a los hijos de sus maestros, familiares, amigos de Teruel (de Aliaga, Santa Bárbara, La Aldehuela, Campos, Cobatillas,...) y Zaragoza, amantes todos de la inteligencia.

    El acto tendrá lugar el próximo 4 de diciembre, miércoles, a las 20 horas, en la librería del barrio de Las Fuentes de Zaragoza, El Pequeño Teatro de los libros. Allí compartiremos, poesía, vida, cultura y aliento vital.

(Fotografía adjunta de la portada del libro)

 

27/11/2013 20:21 josemarco Enlace permanente. CULTURA No hay comentarios. Comentar.

NOVIEMBRE (V)

20131130123030-20131129-210958.jpg

     Se nos va al mes de noviembre con las cumbres coronadas de nieve, con el cielo gris y con un frío que anticipa las próximas fechas de finales de año. Se nos va noviembre con más efemérides, con más celebraciones, con galardones, con homenajes, con la estela agridulce del recuerdo.

     Anoche, en la sede central de Bantierra, en el histórico salón de actos del antiguo Casino Mercantil de Zaragoza, testigo mudo de la presencia de intelectuales y famosos como Leopoldo Alas "Clarín" o el propio Einstein, tuvo lugar la reunión anual de la Asociación Aragonesa de Escritores. En ella se concedió el premio Imán - homenaje a nuestro gran novelista Ramón J. Sender y nombre de la revista de este colectivo cultural que ha cumplido sus diez primeros años - al escritor Fernando Aínsa por su trayectoria vital, intelectual y literaria. Fernando es una persona entrañable, apasionada por las letras, enamorada de la cultura. Este intelectual de raíces aragonesas y uruguayo de adopción pertenece a la generación de los niños de la guerra civil y vivió la experiencia del exilio. Como decía ayer en su discurso de recepción, es como el Cándido de Voltaire, que después de viajar por medio mundo, regresa a la tierra de sus antepasados para culivar su huerto, enriquecernos con su bagaje cultural y seguir al pie de el cañón en su creación literaria.

     Conocí a Fernando hace unos diez años. Me sorprendió gratamente su talante humano y su visión optimista de la vida. Visité su casa de Oliete un domingo tormentoso de agosto y me impactó su nutrida librería, su despacho orlado de silencio y soledad y el huerto que le sirve de ocio e inspiración para sus escritos y poemas. Con Aprendizajes tardíos se dio a conocer como poeta. Pero su larga trayectoria literaria lo consagran como un gran ensayista y como un creador de relatos sugerentes y simbólicos.

     El acto de ayer supuso un merecido reconocimiento a su labor y un nuevo impulso a esta Asociación que organiza más de cuatrocientos actos culturales al año y que tiene en su seno a escritores de primera fila como José Luis Corral, Angel Guinda, Miguel Ángel Yusta o Luisa Miñana. Fue significativa la presencia de la Consejera de Cultura del Gobierno de Aragón Dolores Serrat que esbozó un discurso de buenos propósitos para el futuro cultural de Aragón, tan castigado por la crisis. Intentó responder a las palabras de José Luis Corral, presidente de la Asociación que destacó la importancia de la cultura en estos momentos de crisis y reclamó una mayor atención a este ámbito, tan olvidado por nuestros representantes políticos.

   (En la fotografía: Fernando Aínsa, acompañado por Dolores Serrat y José Luis Corral)

30/11/2013 12:22 josemarco Enlace permanente. CULTURA No hay comentarios. Comentar.


Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris