Facebook Twitter Google +1     Admin

josemarco


Contador de visitas

Temas

Enlaces

Archivos

 

FRUTOS DEL OTOÑO

20141013115420-cesta-de-rebollones.jpg

      El otoño va llegando mansa y tímidamente a las sierras, a los valles, a los campos y a las proximidades de las ciudades. Se acerca con recato, como si no quisiera romper aún el suave hechizo de la suave temperatura veraniega. El color amarillo se resiste a aparecer y la naturaleza está aún engalanada de verde después de las generosas lluvias del mes de septiembre.

     Es la estación de los frutos, la estación más dulce del año, la que nos regala más colores, excelentes crepúsculos e irrepetibles amaneceres. Uno de los frutos dei otoño es el rebollón o níscalo. Aparece recatado, casi oculto entre el musgo y los arbustos. Y este año hemos podido llenar las cestas ya que ha brotado con generosidad y abundancia.

     He disfrutado durante dos días recorriendo los montes cercanos a Aliaga y llenando mi cesta de este fruto otoñal que luego habrá que limpiar, freír y saborear acompañando a cualquier tipo de carne o como excelente aperitivo. Precisamente hace cinco años, en octubre de 2009, escribí una Oda al rebollón, que vuelvo a transcribir. La fotografía de la cesta es real: una buena cosecha en una excelente mañana en una vaguada orlada de pinos, sabinas, enebros y acariciada por el sol.

                                       Recatado, discreto, camuflado

                                      bajo la verde capa que el otoño

                                      viste de dulces ocres y amarillos

                                      colmando los sentidos del viajero.

                                       Con sangre anaranjada

                                      y tu silueta casi inconfundible

                                      asomas la cabeza engalanada

                                      de musgos y despojos vegetales.

                                       Te llaman níscalo - aunque tu nombre

                                      no está en el diccionario.

                                       Pero los que conocen tu sabor

                                      y ese suave rugoso inconfundible

                                      prefieren el agudo y contundente

                                      apelativo familiar, cercano.

                                       No todos los que buscan tu refugio

                                      te tratan con ternura y con cariño.

                                       Sólo los que conocen ese frágil

                                      y efímero latido tan caduco

                                      te acogen con calor de terciopelo

                                      en la cesta que colmas como un nido

                                      de esa sangre vinosa coagulada.

                                  

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris