Facebook Twitter Google +1     Admin

josemarco


Contador de visitas

Temas

Enlaces

Archivos

 

Se muestran los artículos pertenecientes a Julio de 2015.

OLEADAS ESTIVALES

20150715184308-aliava-verano-2015.jpg

      Después de unos días alejado del ordenador, vuelvo a teclear desde mi pueblo, desde Aliaga. Un lugar idílico que este verano tampoco se ha librado de las sucesivas olas de calor que azotan nuestra península. Por eso hay que aprovechar las primeras horas del día y las horas del crepúsculo vespertino para pasear, ir en bicicleta o practicar nuestro deporte favorito. Esta tarde de mediados del mes de julio el cielo se ha tornado gris y, a lo lejos retumban los truenos. Es un amago de tormenta que quizás llegue hasta este valle verdeante.

     A todos nos sorprenden estos días calurosos tan prolongados y nos preguntamos si será definitivamente una consecuencia de esta cambio climático que hace años merodea por el sur de Europa. Porque no es normal que dentro de una habitación se mantengan los treinta grados y haya que descender a la parte más baja de las casas para disfrutar de una temperatura agradable para estas fechas. Por eso buscamos las orillas del río, la sombra perpetua de los chopos cabeceros y el frescor de la vega. Por eso buscamos un alivio natural, lejos de los aires acondicionados y del frío artificial. Y esperamos una nueva tormenta, al menos para refrescar el ambiente y humedecer el paisaje.

    Es verdad que, en comparación con otras zonas de España, seguimos siendo un lugar privilegiado para los meses más calurosos del año. Es verdad que siempre encontramos un rincón para refrescarnos, para dejarnos acariciar por la brisa, para contemplar un horizonte distinto cada día. Porque el verano es tan fugaz que, a pesar de estas inusuales temperaturas, intentamos apurar hasta el último sorbo de solaz, de reposo, de reflexión, de tertulia, de reencuentro. Todavía nos queda un mes y medio por delante. Y en estas páginas reflejaremos vivencias, aventuras y nuevas experiencias cotidianas. 

15/07/2015 18:34 josemarco Enlace permanente. IMPRESIONES No hay comentarios. Comentar.

POR JARQUE DE LA VAL

20150716121445-20150716-102130.jpg

     Hoy he realizado mi primera ruta ciclista veraniega. Como aperitivo he elegido la más asequible, desde Aliaga hasta Mezquita. Una carretera tranquila, sinuosa y bien señalizada.  Es predominantemente llana, con pequeños repechos y discurre por la margen izquierda del río de La Val. Se pasa por el barrio de Santa Bárbara, por Cobatillas, por Hinojosa de Jarque, por Jarque de la Val y por Cuevas de Almudén. En Mezquita de Jarque, parada obligada en la fuente de la entrada el El pueblo y pequeño descanso.

    De regreso, me detengo en la fuente de cuatro caños de Jarque de la Val, que podéis ver en la fotografía. Un pequeño pilón construido en 1971 y que, según me ha dicho una vecian, recoge las aguas de un antiguo y bien valorado manantial. Jarque se despierta tranquilo en esta mañana soleada de la virgen del Carmen y exhibe sus huertas y sus calles limpias y arregladas. Destaca sobre todo la Casa Consistorial, declarada Bien de Interés Cultural y la iglesia de la Asunción, cuya torre fue restaurada en el 2008.

    La fotografía adjunta está hecha debajo de una morera y al lado del lavadero municipal, todavía en uso y en un buen estado de conservación. Pronto llegarán las fiestas de San Roque y de la Asunción. De momento, el pueblo se anima los fines de semana. Durante el año la asociación cultural El Torrejón organiza otros eventos y mantiene viva la llama cultural y recreativa.

16/07/2015 12:14 josemarco Enlace permanente. VIAJES No hay comentarios. Comentar.

A VISTA DE BUITRE

20150718132305-a-vista-de-buitre-1.jpg

     Nunca había estado en este lugar escarpado y escabroso. Después de trepar por unos peñascos encima de la carretera de Camarillas, me asomo a una oscura y escondida cueva y diviso a dos buitres. Me miran sorprendidos y huyen despavoridos emprendiendo el vuelo a lo lejos. Desde allí diviso un paisaje inédito. El castillo de Aliaga, que oculta la parte más antigua del pueblo, y el pueblo nuevo, que se extiende a la izquierda muy cerca de la orilla del Guadalope.

     Mientras contemplo el paisaje montañoso, que me es tan familiar y admiro las formaciones y plegamientos caprichosos de este parque geológico, evoco los rigurosos inviernos de hace cincuenta años, los caminos pedregosos, los bancales cultivados en las laderas de las montañas, los rebaños de ovejas, las caballerías y la huerta cultivada a la orilla del río de la Val.

     Ahora queda muy poco de todo eso. Sólo permanecen las montañas enhiestas, solitarias, eternas. Y el valle verdeante y el castillo semiderruido. Me preguntaba también si valdría la pena reconstruir el castillo y convertirlo en un lugar de atractivo turístico con mirador y centro de interpretación incluido. Sería un proyecto ambicioso e interesante. Y muy útil para este pueblo que se beneficia del turismo, especialmente en los meses estivales.

     Mientras desciendo cuidadosamente entre sabinas humildes y aliagas rebeldes, me imagino a los buitres que volverán a su cobijo, a esa cueva que quizás en el pasado albergó a algún fugitivo o a algún maqui. Es viernes y no paran de llegar coches a Aliaga para disfrutar del fin de semana, para huir del calor agobiante de Zaragoza o de Valencia, para disfrutar del paisaje y del solaz. Dejo a mi derecha la porra, otro icono del pueblo y contemplo desde el puente la eminencia en la que he estado a la altura de los buitres. Quizás haya sido una pequeña locura de una tarde calurosa y apacible.

18/07/2015 13:17 josemarco Enlace permanente. IMPRESIONES No hay comentarios. Comentar.

ALLEPUZ EN FIESTAS

20150720105142-allepuz-2015-2-1-.jpg

     Durante los fines de semana de julio y agosto son muchos los pueblos que celebran sus fiestas patronales. En la sierra de Teruel lo combinan de tal modo que las fiestas no coinciden y así los vecinos de los pueblos más cercanos se reúnen para asistir a las vaquillas, disfrutar de un concierto o participar en un concurso de guiñote.

     Ayer por la tarde nos acercamos a Allepuz, un municipio de poco más de cien habitantes, que se alza cerca del puerto de Sollavientos a más de 1400 metros de altitud. El ambiente era festivo y la animación se palpaba en todos los rincones, especialmente en la plaza principal. Todo ello contrastaba con el ambiente invernal, sinn casi niños para mantener la escuela. Pero la tarde del domingo estaba dedicada sobre todo a los más jóvenes: concursos de parchís, de guiñote, de morra, de disfraces y mucha participación. Alegraba ver a tantos jóvenes y niños llenando una plaza que se volverá a quedar desierta en pocas semanas. Esta es la tónica de todos los pueblos durante estos breves meses de verano.

    Con todo, hay que reconocer, que gracias al esfuerzo de las comisiones de fiestas y al apoyo de los ayuntamientos, se mantienen estos actos festivos que contribuyen a que las nuevas generaciones no pierdan contacto con el pueblo que vio nacer a sus padres y a sus abuelos. Allepuz celebra las fiestas de La Magdalena y lo hace por todo lo alto. Sus fiestas son muy valoradas en toda la comarca y sus vecinos hacen gala de su hospitalidad y simpatía. Así lo comprobamos ayer en una breve visita para participar en el concurso de guiñote. Javier y Pablo llegaron a semifinales. Un paso más hacia la gloria. Otra vez será. Además, la tormenta amenazante respetó los actos programados y el calor volvió a ser el protagonista en este municipio tan pintoresco con sus casas arracimadas sobre las rocas y su excelente mirador al valle del Sollavientos.

20/07/2015 10:45 josemarco Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

ATARDECER APACIBLE

20150722200958-aliaga-verano-2015.jpg

    Después del bochorno de los últimos días, parece que el calor nos da un respiro y deja el paso a la brisa suave y a una temperatura casi ideal. Al menos en Aliaga. La tormenta del domingo y los amagos tormentosos de ayer y de hoy han dado paso a un clima más adecuado para las fechas en las que nos encontramos.

   El río Guadalope se resiste al estiaje y las huertas muestran toda su lozanía. Todavía se recuerdan las generosas lluvias del mes de junio y se quiere pasar página de los días inusualmente calurosos para estas fechas. Eso sí, aún queda mucho verano y puede pasar de todo.

    En mi paseo por la calle mayor observo que se están reparando algunos tejados y se están adecentando algunas casas para recibir a los vecinos que esperan con ilusión las vacaciones de agosto. Porque agosto es el mes estrella. Las ciudades se quedan semivacías y las playas se llenan de visitantes. Pero muchos elegimos la tranquilidad de los pueblos que, con una altitud de más de mil metros, nos permite dormir a pierna suelta, disfrutar de los paseos vespertinos y tomar la fresca en la calle o en las terrazas de los bares después de la cena.

     La fotografía nos muestra la torre de la iglesia de San Juan, un monumento inconfundible de Aliaga. El verde de la ribera del río todavía se mantiene a pesar de la escasa lluvia de los últimos días. Y los niños y jóvenes recorren las calles con aire festivo y con sabor a vacación. Están mucho mejor que en la ciudad, por supuesto.

22/07/2015 20:09 josemarco Enlace permanente. IMPRESIONES No hay comentarios. Comentar.

UN PUEBLO PINTORESCO

20150725120234-linares-de-mora-10.jpg

     En la comarca turolense de Gúdar-Javalambre, asentado sobre una roca y rodeado de montañas teñidas del verdor oscuro de los pinos silvestres se halla Linares de Mora, uno de los pueblos más pintorescos de la provincia de Teruel. Sus calles empinadas, sus casas señoriales, su majestuosa iglesia barroca, los restos de su castillo medieval y su entorno natural lo convierten en un lugar digno de una visita que cautivará a cualquier viajero.

    Con motivo del inicio de sus fiestas patronales, nos acercamos desde Aliaga a Linares ayer por la tarde. Un viaje de una hora por carreteras sinuosas y empinadas que, al fin y al cabo, valió la pena. Alcanzamos la altura de más de 1.800 metros antes de llegar a Valdelinares y nos detuvimos en un lugar acogedor, ya en el municipio de Linares, el pino centenario del Escobón.

    Es pueblo estaba muy animado, como muestra la fotografía. Son muchos los vecinos que durante estos días multiplican el número de habitantes que en invierno ronda los doscientos. De todos modos, no sólo es un lugar encantador para el verano, por su clima suave y a veces frío. En invierno tiene la ventaja de encontrarse a sólo quince minutos de las pistas de esquí de Valdelinares. Esta situación privilegiada anima el turismo y da vida a los establecimientos hoteleros y restaurantes de la localidad.

    Tengo intención de volver con más calma el próximo verano, ascender hasta el castillo, visitar la Cueva de la Mona, participar en el concurso de guiñote, ver la bodega taurina y degustar algunos de los platos típicos de este pueblo de la sierra de Teruel.

25/07/2015 12:02 josemarco Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

TARDE TAURINA EN VILLARROYA

20150727122125-villarroya-2015-13.jpg

     Como todos los años, Villarroya de los Pinares ha celebrado las fiestas patronales en honor de Santiago Apóstol. Han sido unos días intensos, repletos de actos lúdicos y muy bien organizados por la comisión de fiestas. El fin de semana ha atraído a este pueblo de la sierra turolense a muchos vecinos de los pueblos cercanos, especialmente de Aliaga.

     Los festejos taurinos son los que atraen a más visitantes. No sólo el toro embolado de las noches del viernes y del sábado, sino las vaquillas de la tarde. Precisamente la tarde del sábado nos deparó un evento singular, organizado por una empresa de actos taurinos. Las vaquillas de la empresa Navarre de Mora de Rubielos fueron toreadas como si de una corrida se tratara por cuatro cuadrillas de jóvenes adecuadamente uniformadas. Cada una de ellas se distinguía por el color de sus trajes. Una de las que más atrajo las miradas del público fue la compuesta por seis miembros de la peña "Los zumbaos" de Aliaga. Con Pablo como torero principal, Javier como picador, Jorge como espada y tres excelentes banderilleros llevaron a cabo una faena incruenta y totalmente lúdica. Las vaquillas contribuyeron al festejo con una inusual nobleza y todas las cuadrillas fueron ovacionadas y recibieron los correspondientes trofeos en orejas y rabo.

    Es verdad que este tipo de festejos tiene cada vez más detractores. Pero es una tradición que, de momento, no se quiere perder. Además, se tiende cada vez más a que los festejos no hagan sufrir al animal y sean cada vez más lúdicos. Así se demostró el sábado en Villarroya y esperemos se repita en Aliaga el próximo mes de septiembre.

Fofografías: Los componentes de la cuadrilla de Aliaga.

27/07/2015 12:21 josemarco Enlace permanente. PUEBLOS No hay comentarios. Comentar.

ATALAYAS

20150729121116-atalaya-2015-12.jpg

    En una tarde apacible y tranquila de finales de julio, cuando el sol comienza a perder su fuerza y se levanta una suave brisa, comienzo a ascender desde Las Casillas a una de las atalayas privilegiadas que rodean a Aliaga - este valle retorcido según la etimología árabe -. Desde lo alto, contemplo todas las montañas que rodean al pueblo, esas formaciones geológicas de hace millones de años, que han convertido a este lugar en un enclave privilegiado, en un Parque Geológico de los mejores de Europa.

   Las sombras se ciernen sobre el caserío, situado al cobijo de las montañas y bajo la custodia silenciosa de los restos de un castillo medieval. La herida del silencio toca mi sensibilidad y sólo se oye a lo lejos el sonido de las campanas que señalan las ocho de la tarde. Por lo demás, mientras recorro esta colina escarpada, sorteo las aliagas, acaricio las sabinas y esquivo las hierbas aromáticas, especialmente el espliego  y el tomillo.

     Con mi cámara quiero dejar constancia de este momento y realizo varias fotografías panorámicas como la que aparece en esta entrada. No me canso de contemplar el paisaje, las calles perdidas en la lejanía, la torre inconfundible de la iglesia de San Juan, la cúpula del santuario de la Virgen de la Zarza, el perfil del pueblo nuevo, los chopos cabeceros que flanquean el río Gualalope y siembran de verdor sus orillas. Nunca había observado mi pueblo desde esta privilegiada atalaya. Acaso en mi infancia. Pero ya no lo recuerdo. Porque cada día y en cada momento se puede ver de distinta manera el mismo valle, los mismos caminos, las mismas calles, los mismos tejados. Hoy ha sido una tade distinta. Una tarde en la que la distancia me ha hecho sentir más cerca de la tierra que me vio nacer.

29/07/2015 12:11 josemarco Enlace permanente. IMPRESIONES No hay comentarios. Comentar.


Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris