Facebook Twitter Google +1     Admin

josemarco


Contador de visitas

Temas

Enlaces

Archivos

 

OCTUBRE

20161015201151-marina-casado.jpg

     Octubre es un mes cargado de promesas, preñado de nostalgia. Es un mes de recuerdos, de olvidos, de flores y de frutos. Es la antesala del otoño, orlada por una sinfonía de colores y por unos crepúsculos melancólicos. Nadie como Marina Casado, una joven poeta madrileña, ha plasmado mejor los latidos de este mes agridulce. El poema octubre pertenece a su primer libro Los despertares. Ahora acaba de publicar otro excelente poemario: Mi nombre de agua.

                              Octubre viene lleno de promesas doradas,

                              de pisadas crujientes e imposibles miradas

                              teñidas de silencio y de melancolía.

 

                              Los vientos amarillos que agitan mis sentidos

                              me hablan de pasados ahora ya remotos,

                              de niños que jugaban a pisar los caminos

                              atónitos por el crujir

                              de las hojas secas.

 

                              Un resplandor dorado que baña los paisajes,

                              los sentimientos vanos y los cuartos oscuros

                              enterrados en los sepulcros que guarda la memoria.

 

                              Una risa infantil que se pierde conmigo,

                              errabunda por los caminos ajenos a la angustia,

                              blanca como la voz del ululante viento

                              cargado de semillas, y de hojas y frutos.

 

                              Y de hojas y frutos...y de polvo dorado de hadas

                              que se pierde en el tiempo, allá donde los cuentos

                              sí tenían final, y donde las princesas

                              despertaban del sueño de su eterna añoranza.

 

                              Pero yo no despertaré, vagaré para siempre

                              por entre los otoños de oro y fuego, dormida,

                              susurrando a los vientos antiguas melorías,

                              mientras el tiempo parece detenerse

                              en los densos boscajes de mis sueños.

 

                              Por entre los otoños y las melancolías,

                              renunciaré a mi vana espera;

                              no se producirá aquel beso

                              que rompiese el hechizo.

 

                              Octubre se va lleno de atardeceres rotos,

                              y de sueños truncados,

                              y de caminos vanos que recorre

                              la doncella hechizada por la eternidad.

                              Todo bañado por el oro de las hojas marchitas

                              y el lamento del viento que susurra

                              que nada en esta vida es realidad.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris