Facebook Twitter Google +1     Admin

josemarco


Contador de visitas

Temas

Enlaces

Archivos

 

FLORES DE PRIMAVERA

20170412111038-20170410-101431.jpg

     El mes de abril se despereza en Aliaga y va rompiendo paulatinamente el caparazón gris del largo invierno. Tanto si te asomas por la ventana como si paseas por la Vega o el Cascajar, puedes observar los frutales en flor y los chopos que, aún con timidez, ya muestran sus primeros brotes. Llaman la atención este año los perales en flor. Una flor blanca, nítida, generosa. Es una flor distinta a la del azahar, pues su aroma no es tan intenso ni tan dulce. Si durante estos primeros días de primavera - esa primavera tardía machadiana - las heladas respetan los frutales, será un año generoso en frutas otoñales. Eso sí, es una pena que haya tantas huertas abandonadas y expuestas a la invasión de las zarzas y de la maleza. Porque, al parecer, el futuro de esta tierra cultivada en otros tiempos podría ser la construcción de pequeñas casas o segundas residencias.

     La primavera avanza en estos días previos a la Semana Santa. Una Semana Santa distinta, más aséptica, más lúdica y recreativa. Los tiempos han cambiado tanto que cada vez es más difícil evocar aquellas celebraciones religiosas de los años sesenta y setenta. Las procesiones eran multitudinarias y el sonido de los tambores y las trompetas retumbaba por todo el pueblo. Ahora, en cambio, la asistencia a los oficios es minoritaria y los jóvenes se mantienen alejados de la iglesia. También ha cambiado el ambiente del pueblo. Hay muchas casas cerradas, las calles están vacías y sólo durante estos cuatro días se nota algo más de movimiento.

     Por eso es importante en esta mañana de miércoles santo recrearse en esta incipiente primavera que será tan efímera como estos días de descanso. Porque a veces es importante buscar un oasis de soledad, un paréntesis de silencio y un espacio para la reflexión. Lo demás habrá que pensar que obecece al cambio de los tiempos y a una nueva mentalidad más laica y menos dependiente de una mentalidad religiosa que abarcaba todos los ámbitos de la vida durante estos días.

12/04/2017 11:05 josemarco Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

INQUIETUD EN EL MUNDO RURAL

20170311111332-images.jpg

Resuenan en la capital más centralizada o centralista de Aragón los ecos del hombre del campo, de los habitantes de comarcas en declive como las Cuencas Mineras, de los olvidados invierno tras invierno, de esta España vacía que camina irremediablemente hacia la inanición. Los tractores surcan las calles de Zaragoza para pedir más ayudas, más consideración y más inversiones para los agricultores y ganaderos de nuestra comunidad. Una comunidad autónoma en la que, gracias a la factoría Opel - pue esperemos se mantenga muchos años - y a su privilegiada situación geográficas, goza de los privilegios de la industria. Pero lo que ocurre es que el valle del Ebro se lleva la palma y para las demás comarcas quedan las migajas.

Basta viajar cualquier fin de semana a unos de estos pueblos que rondan o apenas superan los cien habitantes en invierno para darse cuenta de que el fantasma de la soledad avanza día tras día, de que las calles están vacías y las casas totalmente cerradas, de que la ausencia de vecinos, cada vez más envejecidos, sume a estos lugares en la más absoluta tristeza. Sin embargo, algunos aún se salvan de la quema - al menos de momento -. Así en Aliaga todavía disponemos de un supermercado, de un centro médico comarcal y de una pequeña industria. pero eso no es suficiente. Ni mucho menos. Hace unos meses cerró la gasolinera y también cesó en su actividad el hotel de montaña del Molino. Son duros golpes para una población que tuvo tanta vida y actividad a mediados del siglo pasado. 

El único consuelo que nos queda es que el turismo siga en alza y que las iniciativas privadas para invertir en la zona sigan adelante. De momento, me alegró contemplar un grupo de niños jugando en la escuela del puablo. Muy pocos, pero suficientes para mantener un pequeño resquicio de esperanza para el futuro del medio rural aragonés.

11/03/2017 11:07 josemarco Enlace permanente. IMPRESIONES No hay comentarios. Comentar.

DESEOS PARA EL 2017

20170115184206-central-termica-de-aliaga.jpg

Retomo a mi blog después de más de dos meses de paréntesis. Hay tantos medios para plasmar los sentimientos, hay tantas redes sociales, revistas digitales, periódicos digitales,... que a veces uno deja de lado esta empresa que comenzó hace casi doce años y que, al parecer, se va apagando poco a poco.

De todos modos, no puedo evitar seguir escribiendo sobre ese futuro incierto de nuestros pueblos, esa sangría de población y esa España vacía que recorre de este a oeste no sólo la provincia de Teruel sino otras colindantes. Esta es la triste y cruda realidad, en especial cuando llega lo más duro del invierno y el hielo o la nieve - esta con cuentagotas - tiñen de blanco los caminos y las montañas.  No sé cuál es la palabra que podría calificar lo solos que se quedan los pueblos después del verano o después del paréntesis de las Navidades. Tal vez podríamos hablar de desolación. 

Como una metáfora, adjunto esta fotografía que he rescatado del Heraldo Digital de hoy, para expresar la soledad, el abandono y la dejadez en que queda el mundo rural que se va desangrando poco a poco. Pero, a pesar de todo, habrá que tener algo de esperanza en el futuro y pensar en la posibilidad de que el ciudadano de a pie valore la vida de los pueblos, mejore su entorno natural y se decida a invertir a pesar de las dificultades económicas y trabas burocráticas.

Porque es una pena que la vida de algunos núcleos rurales sólo dure los tres meses escasos del verano. Algo habrá que hacer ¿no? Pero no hay que esperar que se resuelva todo desde arriba. Los políticos están demasiado ocupados en sus problemas internos. A ver si algún día los resuelven y miran por el retrovisor. Igual se les cae la cara de vergüenza.

15/01/2017 18:42 josemarco Enlace permanente. IMPRESIONES No hay comentarios. Comentar.

NOVIEMBRE

20161113123820-aliaga-en-otono.jpg

El mes de noviembre siempre ha sido para mí un mes caduco, anodino, tristón. Son días que invitan más a la melancolía y que nos llenan de nostalgia. Los días se acortan, los árboles se despojan y la naturaleza presaenta un aspectos entre amarillento y grisáceo. Por eso, este poema intenta reflejar un estado de ánimo que espero vuelva a su tono normal en primavera.

DÍAS ACOTADOS

                                Noviembre sabe a niebla y a días acotados

                                surcados de silencios y gris en las aceras

                                teñidas de nostalgia.

                                Noviembre sabe a bruma y a solares vacíos,

                                a ladridos oscuros de perros sin destino

                                en el solar estéril de los dulces ocasos.

Si cruzas el umbral de las tardes opacas,

                                encontrarás el eco de inciertas madrugadas

                                y la farola azul solitaria y ausente

                                al filo de la nada.

                                Si atraviesas la luz que conduce al abismo,

                                vivirás la experiencia de los zombis reales

y añorarás la dicha de los días felices,

                                cada vez más lejanos.

Todo es tan fantasmal

                                que prefiero la vida de las tardes sin tregua

                                a esta niebla sin fin que oculta las vivencias

                                de las noches calladas.

13/11/2016 12:38 josemarco Enlace permanente. IMPRESIONES No hay comentarios. Comentar.

OCTUBRE

20161015201151-marina-casado.jpg

     Octubre es un mes cargado de promesas, preñado de nostalgia. Es un mes de recuerdos, de olvidos, de flores y de frutos. Es la antesala del otoño, orlada por una sinfonía de colores y por unos crepúsculos melancólicos. Nadie como Marina Casado, una joven poeta madrileña, ha plasmado mejor los latidos de este mes agridulce. El poema octubre pertenece a su primer libro Los despertares. Ahora acaba de publicar otro excelente poemario: Mi nombre de agua.

                              Octubre viene lleno de promesas doradas,

                              de pisadas crujientes e imposibles miradas

                              teñidas de silencio y de melancolía.

 

                              Los vientos amarillos que agitan mis sentidos

                              me hablan de pasados ahora ya remotos,

                              de niños que jugaban a pisar los caminos

                              atónitos por el crujir

                              de las hojas secas.

 

                              Un resplandor dorado que baña los paisajes,

                              los sentimientos vanos y los cuartos oscuros

                              enterrados en los sepulcros que guarda la memoria.

 

                              Una risa infantil que se pierde conmigo,

                              errabunda por los caminos ajenos a la angustia,

                              blanca como la voz del ululante viento

                              cargado de semillas, y de hojas y frutos.

 

                              Y de hojas y frutos...y de polvo dorado de hadas

                              que se pierde en el tiempo, allá donde los cuentos

                              sí tenían final, y donde las princesas

                              despertaban del sueño de su eterna añoranza.

 

                              Pero yo no despertaré, vagaré para siempre

                              por entre los otoños de oro y fuego, dormida,

                              susurrando a los vientos antiguas melorías,

                              mientras el tiempo parece detenerse

                              en los densos boscajes de mis sueños.

 

                              Por entre los otoños y las melancolías,

                              renunciaré a mi vana espera;

                              no se producirá aquel beso

                              que rompiese el hechizo.

 

                              Octubre se va lleno de atardeceres rotos,

                              y de sueños truncados,

                              y de caminos vanos que recorre

                              la doncella hechizada por la eternidad.

                              Todo bañado por el oro de las hojas marchitas

                              y el lamento del viento que susurra

                              que nada en esta vida es realidad.

15/10/2016 20:11 josemarco Enlace permanente. LITERATURA No hay comentarios. Comentar.

ATALAYA PRIVILEGIADA

20161007180026-20160925-125611.jpg

     Con lentitud, con rapidez, contemplando el paisaje, mirando hacia lo alto y con mucha ilusión. Así se puede ascender a lo más alto del castillo de Aliaga desde hace un mes. Han instalado una escalera sobre la estrecha y cada vez más deteriorada senda antigua para facilitar la subida a todo aquel que no tenga vértigo y camine con normalidad. Desde los más pequeños hasta la gente mayor, vecinos del pueblo y muchos visitantes suben estas cincuenta escaleras de metal y se plantan junto a la cruz de unos tres metros que corona la piedra que servía de parapeto al castillo.

    Hay que valorar la iniciativa y hay que valorar también los dos carteles informativos que hay en dos remansos del recorrido. Nos ofrecen fotografías antiguas de lo que fue este castillo medieval, que se remonta al siglo XII. Y nos informan de la destrucción casi total durante la guerra carlista del siglo XIX y del deterioro y el abandono posterior. Ojalá este primer impulso sirva para recordarnos que las ruinas se pueden restaurar, que el pasado no se puede dejar sepultado para siempre y que este castillo tiene una historia que habría que exhumar.

07/10/2016 17:58 josemarco Enlace permanente. IMPRESIONES No hay comentarios. Comentar.

¿OTOÑO O FINAL DEL VERANO?

20160922203737-otono.jpg

     Acaba de comenzar el otoño hace unas horas. Y nadie diría que hemos llegado a este equinoccio. Porque, casi sin darnos cuenta, el verano parece que se resiste a abandonarnos y continúa con esas temperaturas bonancibles, sobre todo por las tardes. Eso sí, sólo las mañanas más frescas y el progresivo acortamiento de las horas de luz nos recuerdan que estamos a las puertas de la estación de la decrepitud, de la caída de las hojas, de los frutos amarillos y de la melancolía.

     Personalmente, nunca me ha gustado esta estación. Es verdad que tengo recuerdos gratos del mes de octubre y ausencias dolorosas. Pero lo que menos me gusta es esa desnudez paulatina del paisaje, esos crepúsculos cada vez más prematuros y esa nostalgia que, no sé por qué, surca cada año mi columna vertebral.

De todos modos, como se trata de vivir estos tres meses lo mejor posible, habrá que pasar de puntillas por la celebración de Todos los Santos, habrá que pensar en los reencuentros con los amigos, en los fines de semana al calor de la lumbre, en las nuevas lecturas, las novedades literarias y alguna - muy pocas - series de televisión que valgan la pena. Sin embargo, la mejor medicina contra estos días grises o amarronados es buscar una buena ocupación que nos aleje de la nostalgia y que destierre de una vez por todas el fantasma de la melancolía.

22/09/2016 20:29 josemarco Enlace permanente. IMPRESIONES No hay comentarios. Comentar.

AGOSTO EN ALIAGA (7)

20160830171745-p1050930.jpg

     Una de las rutas más interesantes que se pueden realizar desde hace unos días es la caminata desde Aliaga hasta hasta la presa del embalse de la antigua central térmica. Paralelamente al río Guadalope, pero desde la otra orilla, se ha construido una vía ferrata que salva los barrancos y sortea los inconvenientes. A partir de ahora se van a poder observar nuevas vistas de este tramo del río que discurre entre Aliaga y la Aldehuela. Son parajes inéditos, casi nunca hollados por los vecinos y visitantes. Todo ello está orientado a fomentar el turismo. Han sido muchos los que se han acercado a realizar este recorrido de una hora y media aproximadamente entre ida y vuelta. Y la mayoría no han vuelto defraudados. Eso sí, hay que ir bien preparado, con buen calzado y sin miedo al vértigo.

30/08/2016 17:17 josemarco Enlace permanente. IMPRESIONES No hay comentarios. Comentar.

AGOSTO EN ALIAGA (6)

20160822200326-campos-pueblo32.jpg

     El mes de agosto va avanzando. Echamos de menos el agua. Echamos de menos las tormentas de verano. Echamos de menos ese cauce del Guadalope surcado por aguas cristalinas. Mientras tanto, llenamos los momentos de ocio con rutas a pie, rutas en bicicleta y partidas de guiñote. El penúltimo fin de semana de este mes caluroso nos lleva a Campos, esta pedanía de Aliaga que celebra sus fiestas patronales. Allí hay entretenimiento para todos: niños, jóvenes y mayores. Nadie se aburre mientras suena la música, actúan los payasos y se estremecen los castillos hinchables.

    Es bueno contemplar este ambiente festivo, esta armonía, este bullicio que echaremos de menos dentro de dos o tres semanas. Luego llegará el otoño con su silencio amarillo y el largo y rutinario invierno. Pero, mientras tanto, estamos disfrutando de unos días que volverán a repetirse el próximo mes de agosto. Va a ser una larga espera, pero los habitantes de este pequeño enclave rural turolense ya están pensando en las próximas celebraciones y en cómo mejorar la calidad y la cantidad de actividades. Eso sí. El listón está muy alto. Nuestra enhorabuena.

22/08/2016 19:56 josemarco Enlace permanente. IMPRESIONES No hay comentarios. Comentar.

AGOSTO EN ALIAGA (5)

20160819101458-agosto-2016-8.jpg

     A pesar de la sequía, las riberas del Guadalope se han convertido en un camino ideal para pasear, caminar o hacer footing. A primera hora de la mañana son muchos los vecinos de Aliaga que aprovechan para practicar algo de deporte. Luego llega la calma y la tranquilidad. Hasta última hora de la tarde, momento ideal para buscar una buena sombra y disfrutar de una temperatura envidiable.

      Hay que cargar las pilas antes de llegar a la rutina de septiembre. Agosto se va esfumando y hay que exprimirlo al máximo. Todavía quedan dos fines de semana apasionantes, nuevas rutas por recorrer y algunos pueblos por visitar. Mientras tanto, intentamos captar imágenes inéditas de Aliaga. Unas fotografías a vista de pájaro de las que aquí compartimos una muestra. Están realizadas desde la "olla" esa montaña caprichosa que bordea el este del valle y que se enrosca como si de una caracola se tratara. Son los caprichos de la Geología y las huellas del paso del tiempo.

 

19/08/2016 10:14 josemarco Enlace permanente. IMPRESIONES No hay comentarios. Comentar.


Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris