Facebook Twitter Google +1     Admin

josemarco


Contador de visitas

Temas

Enlaces

Archivos

 

ESCLAVOS DEL PETRÓLEO

20080522194007-esclavos-del-petroleo.jpg

     Vivimos en una sociedad cada vez más global, cada vez más compleja, cada vez más paradójica. El progreso - esa arma de doble filo - nos ayuda a llevar un nivel de vida cada vez más alto (al menos en teoría), pero conlleva multitud de servidumbres y un lastre importante de problemas para las generaciones futuras.

     En el Año Internacional del Planeta, los problemas energéticos se están multiplicando y, cual efecto dominó, la especulación y la falta de alternativas a la hora de utilizar otros carburantes más baratos y menos agresivos contra el medio ambiente, convierten la situación en una bola de nieve que no cesa de envolvernos día tras día. Porque el incremento brutal del "oro negro" en los últimos meses no sólo repercute a la hora de llenar el depósito del vehículo, influye también en el transporte público, en los alimentos, en las industrias y en muchos servicios. Y, al parecer, el problema - según dicen los expertos - no ha hecho más que empezar.

     Algunos usan el automóvil por capricho; otros, por necesidad. Me incluyo en el segundo grupo. No me gusta usar el automóvil por la ciudad. Prefiero ir andando o en transporte público. Lo que ocurre es que el horario laboral, la difícil conciliación de la vida laboral y familiar,...me obligan a usar el coche con más frecuencia de la que desearía. Es verdad que podría ir en bicicleta, o en autobús, pero no podría hacer todo lo que hago a lo largo de un día laborable. Eso sí, el fin de semana, prefiero dejar al coche tranquilo y usar la bicicleta o caminar por la ciudad (Zaragoza es llana casi en su totalidad  y se puede ir andando a muchos sitios).

     Eso no quita que me considere esclavo del petróleo, como todo hijo de vecino. Dicen los responsables de las gasolineras que se nota un descenso en el consumo de carburante. También ha descendido la venta de turismos. Y se ven más bicicletas por el casco urbano. ¿Será la punta del iceberg de una crisis? ¿Será el inicio de un periodo de "vacas flacas"? Lo que está claro es que hay que buscar cuanto antes alternativas eficaces al petróleo. Eso sí, que no ocurra lo mismo que con los biocombustibles. Porque, al final, sigue subiendo el petróleo y han subido casi escandalosamente la mayoría de los alimentos básicos.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris