Facebook Twitter Google +1     Admin

josemarco


Contador de visitas

Temas

Enlaces

Archivos

 

PARAJES CON ENCANTO

20080822134229-cerro-de-santa-barbara.jpg

 

Amanece en Castel de Cabra. Cielos azules, diáfanos, limpios. Silencio en las calles, paz en el ambiente. Después de la ruta de ayer por el camino de los peirones hasta la ermita de Santa María Magdalena, en la zona de Adobas, donde se encuentra el molino viejo que tiene tallado en piedra el escudo de la localidad y hasta la famosa cascada situada en un estrecho valle, nos preparamos para una nueva excursión por los lugares más emblemáticos y pintorescos de este pueblo turolense.

La ruta de hoy es más variada y ambiciosa. Iniciamos la ascensión al cerro de Santa Bárbara, que ya contaba con civilización en la Edad de Hierro y en el que todavía quedan ruinas del antiguo castillo que da nombre a la primera parte del pueblo. Antes de ascender a este pequeño monte, visitamos dos túneles de la proyectada línea de ferrocarril de los años veinte del siglo pasado entre Teruel y Alcañiz. Un proyecto que nunca se llegó a realizar. Es una pena observar esta ambiciosa obra y pensar en las posibles consecuencias positivas para una provincia cada vez más despoblada.

Ya hacia el mediodía, nos acercamos hasta uno de los lugares más encantadores. Es un valle recoleto, discreto, orlado de chopos cabeceros, en el que nace el pequeño río Hurón. Desde allí se toma el agua potable para la población. Una comida campestre con los amigos Castel y un rato de descanso nos ayudan a recuperara fuerzas. Se respira el aire fresco de la sierra y se agradecen los rayos de sol. La tarde anuncia tormenta y regresamos al pueblo contemplando las huertas semiabandonadas y el antiguo apeadero del ferrocarril del que sólo quedan las paredes.

Se dilata la tarde estival. Por las calles del pueblo juegan los niños con sus bicicletas. Un grupo de ancianos disfruta de la buena temperatura en un banco del paseo principal. Los jóvenes apuran las últimas horas del día en la terraza de la piscina municipal. El verano comienza a dar sus últimos coletazos. Dentro de pocos días, Castel se quedará mucho más tranquilo, con sus calles silenciosas y el inicio de largos meses de invierno. Al igual que Aliaga. Al igual que tantos pueblos de Teruel.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris