Facebook Twitter Google +1     Admin

josemarco


Contador de visitas

Temas

Enlaces

Archivos

 

NOVIEMBRE (III)

20131123133630-20131123-102542.jpg

     Un sol otoñal se cuela por los cristales en esta mañana aparentemente apacible de noviembre. Digo apacible porque aún no me ha golpeado el cierzo del valle del Ebro que lame las esquinas y altera el sosiego de las aceras. La mañana se presenta tranquila. Eso sí, con una agenda distinta a las del fin de semana. Café con leche y churros en la cafetería-restaurante Los Tulipanes, un lugar acogedor en el que uno se encuentra como en su propia casa. Luego me acerco a una tienda de muebles que ha roto los precios esta semana y está abarrotada de clientes. Eso queremos todos: ofertas, bonificaciones, precios especiales. Porque el fantasma de la crisis sigue ahí, en cada recoveco de las calles, con mendigos a la puerta de los supermercados, con buscadores de algo para sobrevivir en el vientre oscuro de los contenedores, con los establecimientos cerrados, llenos de polvo y dejadez.

     Mi regalo matinal - o auto-regalo - ha sido la revista TURIA, su número 108 que coincide con su treinta aniversario. Se celebró en Teruel el martes. Y rinde homenaje a la que fue iniciadora y codirectora Ana María Navales. También colaboran escritores de primera fila como Paul Auster y Fernando Savater. Hojeo la revista con cariño, con deleite y me detengo en una página de poesía que me llama la atención y no puedo evitar leer antes de llegar a casa. Me identifico totalmente con el poema de Luis García Montero y lo plasmo aquí como un regalo otoñal para todos los docentes, para todos los adolescentes que acuden a nuestras aulas, para todos los que empezamos a ver la vida desde una atalaya agridulce.

                                            VIGILAR UN EXAMEN

                                   Ser dos ojos

                                  que deben contemplar la triste historia

                                  del joven español que se hace viejo.

                                   Al fondo de la clase,

                                   un murmullo de himnos, canciones y protestas.

                                    Miro en aquel pupitre

                                   a ese niño que fui. Estaban las preguntas

                                   en un folio marcado con yugos y sotanas.

                                    De memoria sabía

                                   rezar, callar, decir que sí, perdón,

                                   no me lo tome en cuenta.

                                    Me veo adolescente. El muchacho de al lado

                                   aprendió sus lecciones. Yo procuro copiarme

                                   para correr y luego

                                   imaginar los ríos de montaña,

                                   el agua pura

                                   hasta donde no llegan las mentiras,

                                   ni el privilegio impune,

                                   ni la pobreza calculada

                                   como una enfermedad de la nación.

                                    En la última fila

                                   rebusca en su libreta el joven descarado

                                   que ya no tiene miedo,

                                   que no soporta el gris,

                                   que no piensa perder porque desprecia

                                   el dinero del rey

                                   y la corona del banquero.

                                    Vigilar un examen

                                   sobre historia de España. Ser dos ojos

                                   de persona mayor

                                   doctorada en antiguas esperanzas

                                   que una vez más observa

                                   la fatuidad, la corrupción, la falta

                                   de pudor en los jefes de la tribu.

                                    No hay nada más cansado en este mundo

                                   que corregir exámenes. Ver cómo pasa el tiempo,

                                   envejecer, sentirse tachadura

                                   sobre papeles amarillos,

                                   víctima y responsable

                                   de un amargo suspenso general.   

                                      

 

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris