Facebook Twitter Google +1     Admin

josemarco


Contador de visitas

Temas

Enlaces

Archivos

 

CUANDO LAS HORAS PASAN LENTAS

20071201172208-tarde-gris.jpg

     Hay días en que da la impresión de que las horas se deslizan con más lentitud de lo habitual. Hay jornadas vestidas de gris, que avanzan pesadas como el plomo. Hay inicios de mes que vienen acompañados de sobresaltos y de cifras de víctimas de la nueva enfermedad del siglo XX. Hay tardes que parecen abocar a un ceniciento y casi irónico disfraz prenavideño.

     Tengo entre mis manos el número 84 de la Revista Cultural Turia. Dedica su cartapacio al escritor francés Patrick Modiano. Trae, además, dos jugosas conversaciones con Francisco Brines y con Federico Mayor Zaragoza. Y en la sección Cuadernos Turolenses se vuelve a recordar al cineasta Segundo de Chomón. Suelo comenzar su lectura por la sección Poesía. Entre varios poemas de diversas tendencias estéticas, me quedo con estos versos de Sara Mesa, que parecen recoger en cierto modo el latido lento y moroso de esta gris tarde de diciembre.

                               Caen las horas como gotas de aceite,

                              pesadas, lentas, doradas, tibias.

                               El aire está inflamado de plegarias,

                              de cánticos oscuros y enigmáticos.

                              Yo sé que algo sucede.

                              Debe de ser que es jueves y algo pasa los jueves.

                              Debe de ser que es lunes y algo pasa los lunes.

                              Debe de ser que es sábado y algo pasa los sábados.

                              ¿Por qué no quedan huellas de mis pies

                              en este asfalto ardiente?

                              Debe de ser que no peso bastante.

                              Debe de ser que está lejos la arena.

                              Debe de ser que el tiempo pasa lento

                              y aún no te he encontrado.

                               Se suceden las horas como un hondo rosario,

                             como un rosario en sombras.

                             Yo debería pensar ahora en otras luces,

                             nadar con otros peces.

                             Aquí estoy resguardada.

                             La lluvia no me moja.

                             Mis párpados se cierran sin asombro.

                              El tiempo pasa lento;

                             no duele, no me toca.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris