Facebook Twitter Google +1     Admin

josemarco


Contador de visitas

Temas

Enlaces

Archivos

 

TARDE FESTIVA EN CAMARILLAS

20150810115743-20150809-174342.jpg

     A poco más de diez kilómetros de Aliaga se encuentra Camarillas, ya en la comarca de Teruel. Situada en una eminencia de más de 1300 metros, exhibe su arquitectura civil y sus monumentos religiosos, entre los que destaca la ermita de la Virgen del Campo. Antes de entrar en el pueblo, a mano derecha, se puede contemplar el nevero, uno de los pocos que quedan en la provincia. Ya en el pueblo, surcado por una larga calle, se advierte el bullicio de las fiestas patronales en honor de San Roque. A lo lejos, se oye el sonido de las jotas que amenizan la sobremesa en el pabellón municipal y el parque de atracciones muestra una imagen poco frecuente durante el resto del año: niños en los columpios, con la bicicleta o dándose un remojón en la piscina.

     Nos detenemos delante de la iglesia de la Virgen del Castillo, un monumento barroco del siglo XVII que se hundió a finales del siglo XX. Su restauración será costosa, como la de tantos otros edificios civiles o religiosos. Al contemplar su esbelta torre cuadrada que emerge cual centinela entre las ruinas, nos imaginamos un pasado no muy lejano con las bóvedas intactas y el recinto lleno de fieles. Eso ya ha pasado a la historia y, lamentablemente, el edificio se va desmoronando paulatinamente y se va cubriendo de zarzas y maleza. Si estuviéramos en la época del Romanticismo, podríamos hablar de una poética de las ruinas. Unas ruinas que comparte con la iglesia primitiva, situada junto al castillo en lo más alto de la población.

    En nuestro recorrido por Camarillas llaman la atención las casas de piedra que están siendo restauradas o edificadas de nuevo. Paradójicamente, podemos comprobar que ahora que los pueblos se quedan casi sin habitantes durante los largos meses de invierno, es cuando mejor fisonomía presentan. Sus vecinos cuidan de las casas de sus antepasados, las restauran e invierten en el lugar que les vio nacer. Eso sí, los monumentos civiles o religiosos que sustentan sus raíces tendrán que esperar para ser restaurados. ¿Se hará realidad algún día este sueño?

  

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris