Facebook Twitter Google +1     Admin

josemarco


Contador de visitas

Temas

Enlaces

Archivos

 

UN VIAJE A LA MEMORIA

20100311013644-susurro-2.jpg

     Acabo de leer en edición digital la novela El susurro de los árboles. Con ella, la periodista y escritora María Dolores García Pastor ha obtenido en 2009 el primer premio del VII certamen Yo Escribo.com. Tengo que confesar que es la primera obra que leo íntegramente en formato electrónico y que, a pesar de no estar muy habituado, me ha entusiasmado desde el primer momento.

     La escritora catalana, licenciada en Ciencias de la Información, realiza en este conmovedor relato un viaje a la memoria, un viaje al dolor, un viaje al corazón de Chile.

     Son varios los aspectos que quisiera destacar en esta narración: la autora recupera al contador de historias, ese anciano que vive en Arica y que le abre las puertas de la memoria a una inquieta buscadora de historias.  Se podría hablar de una novela dentro de la novela, porque lo que impulsa la trama argumental es el propio proceso creador de la periodista, que aprovecha al cien por cien su viaje al país más largo del mundo. No podemos olvidar cómo va profundizando, con la inestimable ayuda de testigos privilegiados, en los hechos que desencadenaron el golpe militar del general Pinochet aquel fatídico 11 de septiembre de 1973 y la desaparición del líder democrático Salvador Allende.

     "El susurro de los árboles nos librará de la desmemoria". Son las palabras finales de una novela que representan metafóricamente a esos testigos mudos que nos ayudan a recordar una tragedia que nunca se debería repetir. La reaparición de Roberto Rivas, gracias al esfuerzo de la protagonista, es sólo una gota de agua en medio del océano de torturas, secuestros indiscriminados, desapariciones, mentiras e hipocresía.

     La lectura de El susurro de los árboles ha sido un nuevo aldabonazo a mi conciencia y a mi solidaridad con tantas familias de chilenos, que hace más de treinta años quedaron rotas por la tristeza y el dolor. Adela, la protagonista, me ha recordado a otros periodistas y escritores que han arriesgado su vida por la justicia y la verdad. Por la libertad. Los demás personajes representan a un pueblo solidario, hospitalario y casi resignado a convivir con el dolor. También he vuelto a comprobar cómo Pinochet tenía atenazados a los suyos y utilizó el soborno y toda clase de artimañas para convencer al mundo de la necesidad de una asonada que acabó con miles de vidas de jóvenes misteriosamente desaparecidos.

     En la novela, escrita con un estilo ágil y sugerente, también aparece la amistad, la generosidad, el amor, el sacrificio,...Me quedo con esta frase de Víctor Jara: "El amor es un camino que, de repente, aparece". Y, como dice la protagonista, "El amor puebla cada rincón de este mundo y sólo es necesario que sepamos verlo y apreciarlo". Un amor que se debería expandir como ese susurro silencioso de los árboles plantados en el Parque de la Paz, en homenaje a los desaparecidos durante la dictadura de Pinochet.

 

Comentarios » Ir a formulario

josemarco

gravatar.comAutor: María Dolores García Pastor

Mil gracias por tus palabras, mil gracias por considerar que mi libro merecía algo de tu tiempo y un espacio en tu blog. Un abrazo muy fuerte y nos seguimos leyendo.

Fecha: 11/03/2010 03:54.


gravatar.comAutor: Ainara

JoseMarco me ha encantado tu reseña del libro de Maria y ya tenía muchas ganas de leerlo pero después de leerte han aumentado. Maria te leeré en breve ;)

Fecha: 20/03/2010 23:05.


gravatar.comAutor: Jordan Spizikes

What on earth is the secret ingredient of difficult those that allows them to succeed?Why do they survive the challenging occasions when others are conquer by them? Why do they win when other folks drop? Why do they soar when others sink?

Fecha: 05/11/2010 04:35.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris