Facebook Twitter Google +1     Admin

josemarco


Contador de visitas

Temas

Enlaces

Archivos

 

HISTORIA VIVA

20140604110912-memes-de-la-abdicacion-del-rey.jpg

     Siempre se ha considerado la asignatura de Historia como una materia fósil, lejana, acartonada. Pero la realidad nos está desmostrando lo contrario. 
     Los que amamos las Humanidades y hemos sido educados en esa curiosidad intelectural que va más allá de la cultura general, nos estamos dando cuenta durante estos días de que vivimos momentos importantes que pasarán a la historia como algo relevante para las próximas generaciones. Porque la Historia es algo vivo, actual, cotidiano y, en cierto modo, apasionante.

     En su columna de hoy en Herado de Aragón, la periodista Cristina Delgado habla de Clase de Historia y nos invita a reflexionar sobre la importancia de esta materia en Secundaria y Bachillerato. Es a esa edad cuando los adolescentes tienen que estar abiertos a la realidad más cercana y conocer el entorno político, social y económico que les rodea. Porque, aunque no han vivido los momentos de la transición, la abdicación del rey Juan Carlos I debería ser un motivo de reflexión, de actualización de conocimientos e, incluso, de vivencias compartidas.

     Porque está claro que la historia es algo vivo. Y que, a pesar del paso de los años, los acontecimientos históricos mantienen una relación más estrecha y cercana de lo que pensamos. Es el momento, por tanto, de recordar a nuestros alumnos - y no sólo en la clase de Historia - los avatares de la monarquía española, el breve período de la Segunda República, los primeros pasos de la transición, el papel de la monarquía en los momentos difíciles y el período democrático del que estamos disfruntando.

    He guardado ejemplares de la prensa de ayer. Quizás acaben en el baúl del olvido. Pero, al menos, quiero que quede un testimonio escrito de este momento irrepetible en la Historia de España: la abdicación de Juan Carlos I, la próxima coronación de Felipe VI y todas las consecuencias que ello conlleva para la sociedad española. No todos apoyan a la monarquía. Pero desde la discrepancia se pueden vivir acontecimientos únicos que quedarán para siempre en los libros de Historia. Una historia viva. Una clase de Historia cotidiana, muy alejada de la historia tradicional puramente memorística y mediatizada.

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris