Facebook Twitter Google +1     Admin

josemarco


Contador de visitas

Temas

Enlaces

Archivos

 

ESTIAJE

20160723100411-albergue-de-aliaga-la-tosca-x-andada.jpg

     En Aliaga todas las estaciones del año dejan su sello y su identidad. Una identidad única e intransferible. Esta se manifiesta en el paisaje, en la luz matinal, en los atardeceres, en las noches apacibles o gélidas, en el entorno o silueta de las montañas, en el color de los chopos, en el verdor de los pinos, y el los mil detalles que a veces se nos escapan de las manos.

     No sabría decir en este momento cuál es la mejor estación del año en este pueblo rodeado de un entorno privilegiado. Porque todas tienen su encanto. Personalmente, vivo con más intensidad la del verano, unos meses en los que parece que la naturaleza se despereza, que los colores se intensifican y que la luz nos inunda a raudales.

      Pero, en ocasiones, como está ocurriendo durante este cálido y seco mes de julio, no podemos disfrutar de escenas tan refrescantes como la de la fotografía. El río Guadalope sufre los rigores del estiaje y nos muestra descarnado un cauce seco, unas riberas desoladas, una ausencia de vida y lozanía.

      No sé si llegarán las tan necesarias tormentas de verano. No sé cuándo tardará en recuperarse este río que ha surcado durante siglos este valle silencioso. No sé cuándo volverán las aguas a su cauce. Mientras tanto, habrá que disfrutar de esta imagen del pasado, en la que el agua invade con su bravura los lugares más recónditos y pintorescos de este encantador pueblo turolense.

23/07/2016 10:02 josemarco Enlace permanente. IMPRESIONES No hay comentarios. Comentar.

SIN RETORNO

20160627172322-sin-retorno.jpg

No regreses Ulises.

Es mejor que te quedes
en ese mar de sueños
de sirenas
y escuches desde lejos
el canto lastimero
de las aves aladas.

No vuelvas nunca a Itaca.
Sería por tu parte
un error lamentable
volver a la rutina
y a esa cueva oscura
donde tu esposa teje
cual ícaro indolente
y tu hijo te ignora.

Deja por fin tu patria.
Abandona ahora mismo
la nostalgia infinita
de tu infancia
lejana
y surca sin retorno
aquellos derroteros
que han dejado una huella
irrepetible
en tus ojos ajados
y en tu mirada azul
hecha de mar y luz,
enamorada.

 

27/06/2016 17:23 josemarco Enlace permanente. IMPRESIONES No hay comentarios. Comentar.

EL CAMINO MÁS FÁCIL

20160621191629-minas-de-aliaga.jpg

 

Ocurre casi siempre. Está comprobado y no podemos negarlo. La historia más reciente nos lo recuerda de vez en cuando. Pero siempre se suele tropezar más de una vez en la misma piedra.  Alguno se preguntará a qué me refiero. Mi pequeño artículo hace referencia al Proyecto de Explotación de una mina a cielo abierto de arcillas blancas en el término municipal de Aliaga, concretamente en el valle de Santilla por parte de la empresa Minera Sabater.

            ¡Qué fácil es el camino! ¡Qué pronto se planifica para alterar el medio ambiente, destruir el patrimonio natural y dejar un rastro irreparable en uno de los lugares más incontaminados de la provincia de Teruel! Todo ello para que la riqueza de nuestro suelo se la lleven en camiones a la vecina región de Levante, donde las industrias la transformarán en cerámica y allí sí que crearán puestos de trabajo y fijarán población. Pero aquí, en este Teruel olvidado, nada de nada.

            Porque no son buenos los recuerdos que nos quedan de las minas a cielo abierto en esta provincia cada vez más despoblada. Y si no que se lo pregunten a los habitantes de Galve. Pero no hay que ir tan lejos para comprobar cómo la última mina a cielo abierto en Aliaga – esta vez de carbón – ha dejado una huella en el paisaje que parece más un cráter lunar que un lago encantado.  Las estadísticas hablan de que sólo el 14% de la zona explotada se restaura. Lo demás queda al descubierto durante décadas, con todo lo que supone afección natural y ecológica.

            En Aliaga sabemos mucho de minería y de explotación del carbón. Y conocemos también la difícil situación que ha quedado después del cierre de la Térmica en 1982. Todavía se puede ver la escombrera cual nido negro de suciedad. Y todavía permanece en pie, cual un testigo mudo, el esqueleto de la central. Es verdad que Aliaga se benefició durante más de tres décadas de una de las primeras industrias de transformación del carbón en España. Pero el precio que se ha pagado ha sido, al parecer, demasiado alto. Por eso los grupos municipales del Ayuntamiento y el Parque Geológico se han opuesto de entrada a una explotación que no va a aportar prácticamente puestos de trabajo fijos. Pero como es tan fácil y tan rentable aparentemente…

            No sé cómo acabará este contencioso. No sé si saldrán adelante las alegaciones contra esta instalación. Pero lo que está claro es que no es el camino para asentar población, generar empleo de calidad y mantener el valor turístico que está adquiriendo esta población desde hace unos años. 

21/06/2016 19:14 josemarco Enlace permanente. IMPRESIONES No hay comentarios. Comentar.

PAISAJE PRIMAVERAL

20160510100213-20160508123803-desde-el-solanar-2016.jpg

      Hay ventanas abiertas a un paisaje idílico y maravilloso. Hay miradores ocultos que nos ayudan a viajar hacia el pasado y a apuntalar ese presente a veces quebradizo y lleno de vaivenes. Hay atalayas desde las que se contempla el mundo de otra manera, con más sosiego, con más serenidad, con más confianza.

     El inicio del mes de mayo es en algunos pueblos de la sierra turolense el pistoletazo de salida de una primavera tardía y todavía algo desapacible. Pero eso no impide que podamos comprobar cómo el verde se enseñorea del paisaje y los chopos cabeceros comiencen a renacer un año más. Es un paisaje solitario, que nos invita a ver de manera distinta la realidad cotidiana. Eso sí, lejos del bullicio, del ajetreo y del estrés de la gran ciudad.

     Y es que a veces echamos de menos unas horas de silencio, un clima adecuado para una buena lectura o una charla sosegada con los amigos. Y eso nos lo brindan estos núcleos rurales, cada vez más deshabitados. Esos pueblos que pertenecen a la España vacía, esos pueblos que ya no son  ni volverán a ser lo que eran hace cuatro o cinco décadas.

     Por eso, mientras tanto, es bueno recrearse desde el solanar con la contemplación de un paisaje que nos invita a volver a los años de la infancia, cuando los sueños eran una realidad cotidiana y la ilusión brotaba a raudales desde todos los rincones. Ahora sólo quedan las calles solitarias, las casas vacías y una gran dosis de nostalgia.

CESARACOSTA, CIUDAD VISIGODA

20160422110844-erik-el-godo.jpg

    Se ha hablado y se ha escrito  mucho de la Zaragoza romana, de esa Caesaraugusta convertida en cruce de caminos y en uno de los baluartes de un imperio en expansión. También nos han llegado ecos y vestigios de la presencia de los musulmanes en la ciudad del Ebro. El palacio de la Aljafería es, precisamente, uno de los edificios más representativos de esta época medieval difícil y controvertida. Se han escrito numerosas obras sobre la Zaragoza romana y sobre la Zaragoza islámica. Pero pocos han abordado con acierto y determinación las décadas del siglo VII en las que la entonces llamada Cesaracosta se había transformado en una urbe muy importante en el marco de una Spania que acogía en su seno a culturas tan distintas como la romana, la judía o la musulmana.

            La escritora zaragozana Isabel Abenia acaba de publicar Erik el Godo, una novela en la que reconstruye minuciosamente el siglo VII de una ciudad en la que se codean los personajes más diversos. La autora de El alquimista holandés, novela que bucea en la apasionante vida de El Bosco, nos ha  vuelto a sorprender con este su segundo relato histórico. En él fusiona la ficción con la historia real de unos siglos apasionantes y desconocidos. Desde el primer momento nos atrapa la historia tamizada por la ficción del joven escandinavo Erik, que viaja a Zaragoza portando una carta misteriosa. El clan al que pertenece este niño de una excepcional precocidad atraviesa los Pirineos a mediados hacia el año 646 y se encuentra no sólo con la hostilidad de los habitantes de los lugares que visitan sino con el  cansancio, el frío y el hambre.

            En esta excelente novela, los ojos del joven protagonista se convierten en ventanas privilegiadas desde las que podemos contemplar la vida cotidiana de una ciudad amurallada, dominada todavía por los nobles romanos y sujeta a las vicisitudes de unos años en los que las enfermedades, la miseria y la marginación eran el pan de cada día. Pero no todo el panorama que nos ofrece esta obra es negativo. Ni mucho menos. Hay algunos personajes que prosperan y alimentan inquietudes culturales y humanitarias. Como el obispo san Braulio, al que sirve Erik durante los últimos años de su vida. De la mano de este joven e inquieto godo conocemos esa Cesaracosta que se convirtió junto con Toledo y Sevilla en uno de los faros culturales de España. Porque era un lujo para la época disponer de una buena biblioteca, de dos escuelas y de la iglesia de san Vicente, ubicada donde se encuentra la actual catedral de la Seo.

            Pero no todo es bueno en esta Zaragoza visigoda. Las prohibiciones de la iglesia católica de todo lo que recordara al paganismo anterior supusieron un retroceso en mejoras como los baños públicos o en actos festivos como las representaciones teatrales. Por eso, Cesaracosta soportó varias epidemias que diezmaron su población y tuvo que resistir numerosos asedios desde todos los ámbitos. Eso sí, mantuvo su independencia y demostró una vez más ese talante luchador que siempre ha caracterizado a los aragoneses.

            Hoy día, cuando está tan candente en Europa el problema de los refugiados, cuando la convivencia entre culturas vuelve a ser un hecho irreversible, cuando las diferencias políticas y sociales se acrecientan con los años, la evocación novelada de esta Cesaracosta visigoda nos ayuda a reflexionar sobre un presente convulso y sobre un futuro preñado de incertidumbre. Porque está claro que, aunque no hay ninguna adivina como la controvertida Galeswintha, sí que existen premoniciones que nos señalan caminos inexplorados e indicios de futuro. Así lo manifiesta este singular personaje en un sugerente epílogo: “No desaprovechéis vuestra vida venerando falsos ídolos…Buscad la sabiduría entre las páginas de los viejos libros y transmitidla a vuestra descendencia, tened en cuenta los errores de otros, las cruentas guerras y los desastres provocados por la ambición de unos pocos”.

22/04/2016 11:02 josemarco Enlace permanente. LITERATURA No hay comentarios. Comentar.

PROYECTOS DE FUTURO

20160331190355-castillo-de-aliaga.jpg

      Volver a Aliaga para las ahora llamadas vacaciones o puente festivo de Semana Santa es acercarse a recorrer los escenarios del pasado y a rememorar vivencias ya lejanas. Porque los que hemos vivido durante nuestra infancia las Semanas Santas de los años cincuenta y sesenta, nos frotamos los ojos al comprobar cómo se vivían estas fechas. Los días llamados "santos" estaban marcados por la tristeza, la austeridad y un silencio que surcaba las calles y llegaba a todos los hogares. El día de Viernes Santo estaba especialmente marcado por ese dolor de la muerte de Jesucristo. En las casas lo vivíamos desde un cierto recogimiento, en la iglesia se sucedían los turnos de vela en el Monumento, los santos permanecían ocultos por un paño morado, las campanas dejaban de repicar y eran sustituidas por las carraclas, se ascendía al Calvario para rezar y cantar el Víacrucis y la procesión del Santo Entierro.

      En estas fechas de vuelta al pueblo y de reencuentro con muchos amigos y vecinos, es bueno comentar y compartir diversas inquietudes relacionadas con la mejora de los servicios del pueblo. Porque está claro que hay que seguir explotando el sector turísticos, a pesar del bajón de los meses invernales. Una de las propuestas consiste en la restauración del edificio de la antigua Central Térmica y su transformación en un centro de interpretación industrial. Es algo positivo y ojalá se pueda llevar a cabo. También se sugiere la restauración del castillo cada día más olvidado y deteriorado. Tal como vemos en la fotografía, se convertiría en un lugar privilegiado para contemplar este pintoresco valle del Guadalope y disfrutar de una orografía única en toda Europa. Al mismo tiempo, los numerosos visitantes que llenan durante estos días y, especialmente,  durantelos meses de verano los hoteles, casas rurales, albergues y restaurantes. 

De todos modos, sería bueno ir pensando en alguna alternativa industrial, en la regeneración de la zona de cultivo agrícola, en la construcción de una residencia de ancianos y - ¿por qué no? - en la orientación para uso turístico del río y del cada vez más anegado embalse de la Aldehuela.  No son sueños ni utopías. Es una posibilidad por la que habría que luchar desde todos los ámbitos.

31/03/2016 19:02 josemarco Enlace permanente. IMPRESIONES No hay comentarios. Comentar.

ENHIESTA ROCA

20160304124840-16695.jpg

¡Hola, amigos! Quiero compartir con vosotros mi último poema. Se titula TARDE DE FEBRERO y está inspirado en un paisaje único e inigualable: la vertiente rocosa que se asoma sublime y amenzante a la carretera que comunica Aliaga con el barrio de la Aldehuela.

                                        No estás solo.

                                        Eres como esa roca

                                        enhiesta

                                        al borde de un camino

tortuoso

                                        o como el árbol firme,

                                        herido por el cierzo.

                                        Somos muchos

                                        los que aún eludimos

                                       ese lastre fugaz de los

                                       recuerdos

                                       y afrontamos sin más,

                                       cual un Sísifo eterno,

                                       la lucha cotidiana 

                                       contra las injusticias,

                                       contra la intransigencia,

                                       contra oscuros silencios,

                                       contra retornos grises

                                       al pasado.

                                       No estás solo

                                       en esta tarde ausente

                                       de un febrero alocado.

                                       Sabes que somos muchos

                                       los que aún buceamos

                                       contra las pesadillas

                                       de este tiempo fugaz,

                                       intrascendente.

                                        

UN DÍA MUY SINGULAR

20160229193534-images.jpg

          El 29 de febrero se ha convertido en un día singular. Nos llega como un regalo - para muchos envenenado - para redondear o servir de coletilla a un mes que muchos califican de loco, voluble y poco seductor. Eso sí, hay que recordar que este mes que hoy nos dice adiós nos trae efemérides más o menos arraigadas y con tintes comerciales como el Carnaval o San Valentín. Y en el santoral, tampoco hay que olvidar a La Candelaria, san Blas o santa Águeda. De todos modos, me siguen gustando poco estas jornadas todavía invernales e incluso más desapacibles de muchos días de diciembre o enero.

         Y volviendo a este año bisiesto y a esta fecha que aparece sólo cada cuatro años, al igual que las Olimpíadas, hay que destacar el carácter siniestro que algunos le atribuyen. El refranero lo pregona con claridad: "Año bisiesto, año siniestro", y algunos relacionan este año divisible por cuatro con catástrofes como la del hundimiento del Titanic, en 1912, o tragedias como el inicio de la Guerra Civil española, en 1936. De todos modos, estas fechas peculiares siempre han sido un filón para supersticiosos o agoreros.

        Según las últimas estadísticas, en España hay unos 32.000 habitantes nacidos un 29 de febrero. Y en Aragón poco más de 800 personas vieron la luz durante estas 24 últimas horas del febrero más largo. Yo conozco a alguno nacido en este fecha y me confiesa que se siente orgulloso de ello y que lo celebra cada año, aunque sea el día 28 de febrero o el 13 de marzo. Otros prefieren celebrarlo sólo cada cuatro años, pero reconocen que no tienen más remedio que sumar de cuatro en cuatro si no quieren eludir al paso del tiempo o engañarse a sí mismos.

        Lo que está claros es que una decisión de tipo astral, que se remonta al tiempo de los romanos, ha dejado como huella singular esta fecha que nos regala un día más cada cuatro años y, al parecer, fluye con normalidad como otro día más.

29/02/2016 19:31 josemarco Enlace permanente. IMPRESIONES No hay comentarios. Comentar.

EL DESPERTAR DE LA LUCIDEZ

20160130122604-mujeres-lucidas.jpg

     El próximo sábado, 6 de febrero a las siete de la tarde, el catedrático y escritor Prudencio Herrera, nacido en Aliaga, presenta su segundo poemario: Mujeres lúcidas ante el espejo. Después de dos años de la publicación de su primera antología, Prudencio nos regala una excelente selección de poemas que presentan dos motivos esenciales: el despertar de la lucidez y el simbolismo del espejo.

     En este su segundo libro de poemas, el autor turolense indaga en lo más profundo del ser humano con unos versos rotundos y descarnados. Y para ello ha utilizado un símbolo clásico en la literatura universal: el espejo. ¿Quién no recuerda las obras de Oscar Wilde, Lewis Carroll o Tolkien? A través del espejo el autor nos irá desvelando recuerdos de su infancia, las huellas del amor, evocaciones de viajes apasionantes, las lacras de una sociedad injusta, el paso inexorable del tiempo, el placer de la amistad, las reflexiones sobre la tarea poética y la inevitable presencia de la muerte.

     Pero este poemario, excelentemente ilustrado por la artista Cristina Franco Roda, va mucho más allá del ritmo pausado y rotundo de unos versos que nacen del fondo del alma del autor. Es además un homenaje explícito a todas aquellas mujeres que han empujado la historia luchando contra las adversidades y contribuyendo a cambiar un poco el mundo. Homenaje que culmina con un recuerdo especial a Ana María Matute, escritora inquieta, comprometida y deseosa de mejorar el mundo a través de su obra.

       Tal como afirma en su dedicatoria, escribir un libro es para Prudencio Herrera  una aventura maravillosa, pues considera a la poesía como una expresión vital que detecta las heridas de la condición humana cual "un jardín que nos reconcilia con la existencia y con la muerte".

30/01/2016 12:26 josemarco Enlace permanente. LITERATURA No hay comentarios. Comentar.

UN FUTURO NEGRO

20160116202436-centraltermicaaliaga00-fotoantigua-2.jpg

      Sin eufemismos, sin rodeos, sin paños calientes, quiero suscribir las palabras de Joaquín Noé, alcalde del pueblo turolense de Ariño, cuando se refiere al futuro de la comarcas turolenses de las Cuencas Mineras y de Sierra de Arcos dibujando un perfil pesimista y utilizando el mismo adjetivo - negro - que aplicamos a ese mineral que da de comer a unas cuantas familias de la zona y que frena la cada vez más amenazante despoblación.

     Son nada más y nada menos que 33 despidos en una de las minas de la localidad. A esto se suma que la térmica de Andorra tienes previsto prescindir de 42 empleados. Todo un hachazo para la comarca y para la cada vez más desolada provincia de Teruel. Porque la historia nos está demostrando que, como cantaba el gran José Antonio Labordeta, "vamos camino de nada". Se cerró la central térmica de Aliaga en el año 1981, se clausuraron las minas de Aliaga, Campos, Castel de Cabra, Escucha, Utrillas, Rillo,...y dejó de funcionar hace pocos años la térmica de Escucha. El castigo ha sido tan duro que es muy difícil que esta comarca levante la cabeza, al menos a corto plazo.

     Para los más optimistas hay que señalar que sólo nos queda el turismo. Pero es un turismo de temporada o de fines de semana. Y es un turismo limitado. Esa es la realidad. Porque si no se buscan otras alternativas industriales, esta provincia seguirá el imparable camino de la despoblación. El clima, las comunicaciones, la orografía,...todo está en contra de un Teruel del que sólo resiste la capital, la comarca del Bajo Aragón, y poco más.

     Está claro que no son buenos momentos para invertir. Pero algo tendrán que hacer nuestros políticos para revertir la situación si no quieren ver en pocos años una provincia desolada, sin jóvenes, sin emprendedores, sin futuro.

16/01/2016 20:20 josemarco Enlace permanente. ARAGÓN No hay comentarios. Comentar.


Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris