Facebook Twitter Google +1     Admin

josemarco


Contador de visitas

Temas

Enlaces

Archivos

 

Se muestran los artículos pertenecientes a Agosto de 2008.

PARÉNTESIS ESTIVAL

20080803125455-verano.jpg

Se desliza el verano entre naranjos.

Caminos polvorientos

surcados del silencio

de una tarde de agosto.

A lo lejos,

una ligera bruma

envuelve las pequeñas montañas

del Levante.

Eminencias desnudas.

Amenaza constante de cemento y asfalto en lugares

recónditos.

Se desliza el verano sosegado.

Verano de contrastes,

de altibajos,

de crudas paradojas.

Las playas, atestadas.

Las terrazas pobladas de turistas.

La crisis aparcada

indefinidamente.

Se desliza el verano entre quimeras.

Entre sueños, recuerdos

y nostalgia.

Un verano que apunta hacia el futuro.

Crepúsculo estival en el Levante.

La brisa es un regalo en estas

horas muertas.

Mientras tanto,

los problemas esperan,

se toman un respiro.

Y la vida discurre por caminos

abiertos.

02/08/2008 21:54 josemarco Enlace permanente. LITERATURA No hay comentarios. Comentar.

LA TAREA DE ESCRIBIR

20080806194138-patinete.jpg

     Hay días en que uno no sabe de qué escribir. Y uno se planta ante la pantalla blanca del ordenador sin un pequeño guión o sin una idea más o menos original que compartir. 

    Tal vez sea el calor asfixiante de estos primeros días de agosto. O quizás la ausencia de noticias relevantes que comentar o criticar.  Sin embargo, la realidad cotidiana no deja de sugerirnos temas, asuntos o motivos. En los medios de comunicación, en las vivencias aparentemente anodinas de cada día, en los proyectos de futuro, en los blogs amigos o en los recuerdos del pasado hay siempre un filón literario por explotar.

     Hoy me ha sugerido un pequeño motivo la lectura del artículo de Víctor Juan Borroy en su blog "Solanar". El escritor y pedagogo recuerda los años de su infancia en el pueblo con sus abuelos. Y evoca con exquisita elegancia cómo se encaprichó con unos patines elaborados artesanalmente con cojinetes, un palo de escoba y una tabla. Con ese improvisado juguete bajaba las cuestas más empinadas. Luego su abuelo se lo escondió y le dijo esta mentira piadosa: "alguien se lo ha llevado". Poco tiempo después, recuperaría el patín, pero ya había perdido la ilusión inicial por ese artilugio.

     Todos los que hemos vivido en un pueblo durante los años de la infancia hemos jugado por las calles con patinetes, con aros, con chivas o con antorchas con madera de tea. La evocación de Víctor Juan me ha trasladado a los ya lejanos años sesenta. A veces, los recuerdos de una persona de tu generación te iluminan algunas zonas oscuras de la memoria y te animan a hilvanar una líneas en medio de la tarde bochornosa. Aunque sólo sea para no perder la práctica y mantener -  bajo mínimos - la valiosa tarea de escribir.

* La fotografía es de Gerald Bloncourt (1957)

 

06/08/2008 19:20 josemarco Enlace permanente. IMPRESIONES No hay comentarios. Comentar.


EL PERFIL DE LA NOTICIA

20080808183738-pekin-2008.jpg

     Agosto suele ser un mes de escasas noticias. Al menos aparentemente. A medida que ascienden las temperaturas, descienden los ecos políticos, los grandes rumores económicos e, incluso, las noticias deportivas. Menos mal que este año acaban de comenzar los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 y ese acontecimiento mantendrá encendida durante casi un mes la llama de los aficionados al atletismo y a otros deportes de masas.

     La ausencia de noticias de este mes se ve compensada casi siempre con el triste filón de los indeseables y evitables sucesos. Ya han comenzado los casi tópicos incendios - ¡qué pena!, sigue aumentando la cifra de los fallecidos en accidentes de tráfico y la montaña y el mar se cobran día tras día víctimas que se encuentran disfrutando de unos merecidos días de ocio. Es una pena que agosto sea el mes de los récords de todo tipo de accidentes. Y es una pena que no disminuya sino que aumente el número de víctimas por esa mal llamada violencia de género.

     Agosto es también el mes de las prórrogas. Todo lo que no consideramos urgente ni importante lo posponemos para el mes de septiembre. Da la impresión, incluso, de que la misma crisis está solapada y se mantiene agazapada por unos días. Nadie quiere saber nada de crisis económica en este mes de vacaciones. La mayoría piensa que la crisis va a afectar solamente al bolsillo del vecino. Otros opinan que son sólo rumores. Pero la crisis está ahí. En el bolsillo del consumidor, en la subida de las hipotecas, en la disminución de la venta de coches... Eso sí, uno va por las calles de una gran ciudad y parece que aparentemente no hay crisis: terrazas atestadas, restaurantes de bote en bote y movimiento en los grandes almacenes comerciales.

     De todos modos, hay que seguir disfrutando de unos días de descanso y apurar el mes. Ya llegará septiembre con sus demandas, problemas y exigencias. No será el primero ni el último.

08/08/2008 18:34 josemarco Enlace permanente. IMPRESIONES No hay comentarios. Comentar.

BAÑOS DE SEGURA

20080810132029-segura-de-banos.jpg

     A cinco kilómetros de Segura de Baños, pequeño pueblo de la comarca de las Cuencas Mineras en la provincia de Teruel, se encuentra un balneario de aguas termales con propiedades terapéuticas que tuvo sus mejores momentos durante los siglos XIX y XX. El balneario, emplazado a mil metros de altitud, a orillas del río Aguasvivas, conforma un enclave agreste y pintoresco.

      Después de treinta años cerrado y casi abandonado y tras superar diversas dificultades de tipo burocrático y escollos económicos, este manantial de aguas que se remonta al siglo XVIII va a ser restaurado y rehabilitado casi en su totalidad. Es una buena noticia para este pueblo turolense y para su comarca, una de las más deprimidas y deshabitadas de Aragón. Si se cumplen las previsiones y los plazos, el balneario comenzará a funcionar dentro de dos o tres años. Todo ello supondrá un impulso turístico para esta zona aislada y castigada por la emigración.

        Segura de Baños fue destruida en su mayor parte durante las guerras carlistas por el general Espartero. Cabrera, el famoso líder carlista, eligió este enclave como refugio y fortificación. Hoy queda como recuerdo un castillo en ruinas y un grupo de casas apiñadas a su alrededor. Pero Segura tiene su encanto en el paisaje que le rodea. Vale la pena desviarse de la ruta habitual desde Cortes de Aragón y acercarse a estos pequeños núcleos rurales: Maicas, El Salcedillo, Segura. Con la reapertura de los Baños se puede dar un pequeño impulso a esta zona de Teruel. El auge del turismo rural puede contribuir a ello. Y la voluntad de hacer las cosas bien por parte de los políticos locales y provinciales.

10/08/2008 13:19 josemarco Enlace permanente. PUEBLOS No hay comentarios. Comentar.

EVOCACIÓN DEL PASADO

20080814013009-lavadero.jpg

     Mientras se despereza en Aliaga esta mañana agradable de agosto, oigo desde el solanar el sonido de unas jotas que son el preámbulo de uno de los muchos pregones que se anuncian a los cuatro vientos durante estas fechas. La verdad es que estos anuncios públicos suelen ser bastante eficaces y llegan con relativa nitidez al público interesado. Pero los pregones ya no son lo que eran. Recuerdo todavía, en los lejanos años sesenta, a aquel pregonero que con su trompetilla dorada en forma de cuerno recorría todas las calles y plazoletas del pueblo anunciando esto, eso o aquello. En Aliaga me viene a la memoria la figura de Marcelino, al que muchos niños reverenciaban y otros admiraban entre calladas sonrisas.

     Hoy ya no quedan casi vestigios de esos pregones vivos, directos, espontáneos, eficaces. Como tampoco permanecen otras costumbres. Afortunadamente, el progreso ha dejado atrás los viajes a la fuente más cercana para llenar con agua cristalina los cocios de casa. También han desaparecido las idas y venidas hacia el lavadero o hacia el río para lavar y aclarar la ropa sucia. El basurero ya no pasa con su caballería y su carro por nuestros portales. Y la leña se pudre en los montes en lugar de alimentar las estufas y cocinas. El cambio ha sido radical. En sólo unas décadas. Ha cambiado más el mundo rural en los últimos cincuenta años que en varios siglos.

     Todos nos hacemos, sin embargo, la siguiente reflexión: ¿será para bien? Aparentemente, así lo parece. De todos modos, desde el punto de vista ecológico, da pena ver el caudal del río cada vez más mermado, los chopos cada vez más viejos y abandonados, el lavadero, solitario y la hierba avanzando por doquier en calles, huertas y tejados.  Nadie quiere, de todos modos, un retorno al pasado. Pero hay costumbres que no deberían desaparecer.

DE ALIAGA A CASTEL DE CABRA

20080821233437-castel-de-cabra-1.jpg

Recorrer en bicicleta una parte de la comarca turolense de las Cuencas Mineras es una sugerente actividad lúdica y deportiva que hemos realizado en estos días de agosto. Una de las rutas elegidas ha sido la que enlaza Aliaga con Castel de Cabra, dos pueblos que tienen ciertas similitudes. El paisaje es similar - los dos están en las inmediaciones de la sierra de San Just -, pequeños ríos surcan sus huertas y están flanqueados por chopos centenarios - Aliaga recibe al río Miravete y al río La Val, que confluyen en el Guadalope -, Castel recibe en sus inmediaciones los cauces de los ríos Cañaperera y Hurón que forman el río Cabra, que desemboca en el río Martín. Aliaga puede estar orgullosa de su ermita dedicada a la Virgen de la Zarza, Castel conserva la ermita de Santa María Magdalena, gracias al esfuerzo y preocupación de todos sus vecinos.

La ruta elegida para llegar a Castel de Cabra comienza por el valle del río La Val, continúa por el ascenso al puerto de San Just (1406 metros) y atraviesa el pueblo de Escucha. Antes de llegar a esta última población, hay que hacer una parada obligada en la fuente que mana de la sierra y que está a pocos metros del túnel después de coronar el puerto. Es un agua deliciosa. Desde Escucha una carretera en obras nos encamina a Palomar de Arroyos, un pueblo situado en un promontorio. La ruta está llegando a su fin. Queda lo más sencillo: un descenso desde Palomar hasta Castel de Cabra, que aparece en todo su esplendor y de modo inesperado después de la última curva. El recorrido termina hacia las 12 horas. Han sido casi tres horas de pedaleo, de contemplación del paisaje y de esfuerzo intermitente. En Castel nos esperan unos amigos. Ellos nos acompañan a visitar los lugares más pintorescos de este municipio situado a casi 1.100 metros de altitud. Ha valido la pena la ruta elegida. El regreso será por otra muy distinta.

FOTOGRAFÍA: Vista panorámica de Castel de Cabra

21/08/2008 23:12 josemarco Enlace permanente. PUEBLOS No hay comentarios. Comentar.

PARAJES CON ENCANTO

20080822134229-cerro-de-santa-barbara.jpg

 

Amanece en Castel de Cabra. Cielos azules, diáfanos, limpios. Silencio en las calles, paz en el ambiente. Después de la ruta de ayer por el camino de los peirones hasta la ermita de Santa María Magdalena, en la zona de Adobas, donde se encuentra el molino viejo que tiene tallado en piedra el escudo de la localidad y hasta la famosa cascada situada en un estrecho valle, nos preparamos para una nueva excursión por los lugares más emblemáticos y pintorescos de este pueblo turolense.

La ruta de hoy es más variada y ambiciosa. Iniciamos la ascensión al cerro de Santa Bárbara, que ya contaba con civilización en la Edad de Hierro y en el que todavía quedan ruinas del antiguo castillo que da nombre a la primera parte del pueblo. Antes de ascender a este pequeño monte, visitamos dos túneles de la proyectada línea de ferrocarril de los años veinte del siglo pasado entre Teruel y Alcañiz. Un proyecto que nunca se llegó a realizar. Es una pena observar esta ambiciosa obra y pensar en las posibles consecuencias positivas para una provincia cada vez más despoblada.

Ya hacia el mediodía, nos acercamos hasta uno de los lugares más encantadores. Es un valle recoleto, discreto, orlado de chopos cabeceros, en el que nace el pequeño río Hurón. Desde allí se toma el agua potable para la población. Una comida campestre con los amigos Castel y un rato de descanso nos ayudan a recuperara fuerzas. Se respira el aire fresco de la sierra y se agradecen los rayos de sol. La tarde anuncia tormenta y regresamos al pueblo contemplando las huertas semiabandonadas y el antiguo apeadero del ferrocarril del que sólo quedan las paredes.

Se dilata la tarde estival. Por las calles del pueblo juegan los niños con sus bicicletas. Un grupo de ancianos disfruta de la buena temperatura en un banco del paseo principal. Los jóvenes apuran las últimas horas del día en la terraza de la piscina municipal. El verano comienza a dar sus últimos coletazos. Dentro de pocos días, Castel se quedará mucho más tranquilo, con sus calles silenciosas y el inicio de largos meses de invierno. Al igual que Aliaga. Al igual que tantos pueblos de Teruel.

22/08/2008 13:25 josemarco Enlace permanente. PUEBLOS No hay comentarios. Comentar.

DE CASTEL DE CABRA A ALIAGA

20080824012034-castel-de-cabra-2.jpg

      Aprovechamos las primeras horas de una mañana soleada para ascender, como aperitivo, el puerto de Las Traviesas en dirección a Alcañiz. Son casi dos kilómetros de cuesta progresiva. Las piernas responden, aunque todavía están algo agarrotadas. El descenso hacia el cruce de La Zoma es un pequeño alivio antes de cambiar totalmente de dirección. Tomamos una carretera estrecha y sinuosa. Eso sí, el paisaje es muy distinto: pinos y pequeñas carrascas nos acompañan durante una dura y exigente ascensión hasta que contemplamos las primeras huertas y aparece La Zoma, pequeño y tranquilo pueblo situado en una pequeña eminencia.

      Después de un pequeño tentempié, continuamos la ruta hacia Ejulve. Este tramo de siete kilómetros es más llevadero que el anterior. A lo lejos, ya se contemplan las antenas que coronan el puerto de Majalinos (1450 metros). Es nuestra próxima meta, el reto de este día de regreso a Aliaga desde Castel de Cabra. La ascensión es dura y tomamos un ritmo lento. Comienza a apretar el calor. De todos modos, al filo de las once coronamos el puerto y respiramos aliviados: lo peor de la etapa ha pasado. Ya sólo quedan menos de veinte kilómetros, la mayor parte de descenso. Eso sí, la última ascensión desde el cruce de la piscifactoría hasta el embalse de la térmica de Aliaga nos hace sudar de lo lindo. Pero, ya en la Aldehuela incrementamos el ritmo. El final de la etapa se acerca y volvemos al punto de partida dos días después. Nos queda la experiencia de casi cien kilómetros en bicicleta, de dos días maravillosos en Castel de Cabra y del cumplimiento de uno de los sueños de este verano.

ENTRE EL RECUERDO Y LA ESPERANZA

20080829194217-tarde-de-tormenta-en-aliaga.jpg

    Todo regreso supone un pequeño desgarro, una sorda despedida, un adiós silencioso. Regresar a la ciudad después de un mes de vacaciones conlleva, además, un reajuste mental. Porque la nueva situación - asociada a la rutina de lo cotidiano - nos exige un esfuerzo complementario después de la relajación, el ocio más o menos activo y el olvido voluntario de problemas, inquietudes o proyectos.

     Regresar a Zaragoza después de dos semanas en Massalavés y otras dos en Aliaga ha supuesto para mí una vuelta a la nostalgia del pasado, al recuerdo de momentos de intimidad, de amistad, de familia. Pero esta "vuelta a casa" ha sido para mí un nuevo reto para la etapa que está a punto de comenzar. Porque la vida está hecha de retos, de ilusiones y de esperanza. Por ello, a pesar de la nostalgia, a pesar del recuerdo, ya comienzo a pensar en mi próxima visita a la Expo - tantas veces aplazada -, en el reencuetro con mis compañeros de trabajo y con mis alumnos. Tampoco olvido la vuelta de Javier a los entrenamientos y a los partidos de la Unión Deportiva San José y el descanso de los fines de semana, que están muy bien inventados.

     El bagaje de vivencias de estos meses de verano ya ha quedado atrás. Ha habido de todo. Pero prefiero quedarme con lo bueno: las rutas en bicicleta, las partidas de guiñote con los amigos, las tertulias vespertinas, los paseos por el campo, las horas de lectura en el solanar, las tormentas de verano en Aliaga, los campos de naranjos de Massalavés, el calor de la familia y la satisfacción de seguir viviendo. 

FOTOGRAFÍA: Tarde de tormenta en Aliaga

DOCE HORAS EN LA EXPO

20080831175705-iceberg-en-la-expo.jpg

    A pesar de que mi visita a la Exposición Internacional Zaragoza-2008 ha coincidido con un récord en el número de visitantes, a pesar de las inmensas colas para visitar los pabellones, a pesar de las aglomeraciones y el bullicio, a pesar del bombardeo publicitario y de los montajes comerciales, mi impresión de esta fugaz estancia en el recinto de Ranillas es positiva.

     Positiva desde el punto de vista de la reflexión sobre la problemática del agua en nuestro cada vez más amenazado Planeta Tierra. Positiva por su ambicioso y elocuente lema - "Agua y desarrollo sostenible" - que invita a la reflexión y, sobre todo, a actuaciones a nivel mundial cada vez más urgentes. Positiva por haberse atrevido a afrontar un tema cada vez más vital como es la distribución justa y equitativa de un bien día a día más escaso entre todos los habitantes del Planeta.

     De mis doce horas de estancia en la Expo, me quedo con la estética y la creatividad del Pabellón Puente, con los mensajes acuciantes de las plazas temáticas "El Faro" y "La Sed" y con la brillante escenificación poético-musical del Iceberg, en plena noche, a orillas del Ebro. Uno se marcha a casa después de contemplar este espectáculo de veinte minutos con una serie de interrogantes sobre el futuro de la Tierra, con una profunda reflexión sobre la cruda realidad de nuestra única casa común - cambio climático, residuos, deforestación, consumo irresponsable,... - y con un gran interrogante para las próximas generaciones. El Planeta está Enfemo. ¿llegaremos a tiempo para controlarle la fiebre y evitar lo irremediable? Los hombres y mujeres del siglo XXI tenemos la palabra.

31/08/2008 17:54 josemarco Enlace permanente. SOCIEDAD No hay comentarios. Comentar.


Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris