Facebook Twitter Google +1     Admin

josemarco


Contador de visitas

Temas

Enlaces

Archivos

 

Se muestran los artículos pertenecientes a Febrero de 2008.

AVENTURAS, MISTERIO Y TERROR

20080204103438-jose-maria-latorre1.jpg

      Estas tres palabras se mezclan y entrecruzan en los relatos de José María Latorre (Zaragoza, 1945). El escritor zaragozano afincado en Barcelona ha visitado esta mañana el instituto "Ramón y Cajal" de la capital del Ebro y ha dialogado abiertamente con los alumnos de tercero y cuarto de secundaria. Dos de las novelas más representativas de Latorre - La mirada de la noche (2002) y La profecía del abad negro. (2006)

     José María Latorre, además de ser un excelente crítico cinematográfico, destaca como narrador de relatos para adultos y jóvenes que enganchan inmediatamente al lector. El inicio de La mirada de la noche es revelador y está basado, según el autor, en hechos supuestamente reales: "Nunca había creído en fantasmas, aparecidos y vampiros hasta que vi que el cuerpo de su abuelo se movía dentro del ataúd". Además, nos ha anticipado el título de su próximo relato: Los ojos del espejo.

     Al acabar el acto, algunos alumnos manifestaron su deseo de leerse otras obras del autor o de otros autores que cultivan ese mismo género. El mismo Latorre les animó a adquirir este hábito de la lectura, que tantos incovenientes encuentra en la sociedad actual, dominada por la imagen y por internet. Les comentó que hay que empezar leyendo lo que a uno le gusta y continuar después con obras más difíciles o de mayor dificultad estilística.

01/02/2008 19:42 josemarco Enlace permanente. LITERATURA No hay comentarios. Comentar.

CARNAVALADAS

20080202225443-carnaval.jpg

     Siempre que llega el mes de febrero, comienzan una serie de celebraciones populares - la mayoría de raíces religiosas - que siembran de ilusiones este mes anodino, enloquecido y paradójico. Porque febrero es un mes de transición entre el final de las celebraciones navideñas y el anuncio de la primavera. Y entre estas celebraciones tradicionales destaca la fiesta de carnaval, de origen pagano y con miles de ramificaciones en todo el planeta.

     Cuando se acercan estas fechas, me vienen a la memoria dos escritores del siglo XIX: el romántico Mariano José de Larra y el realista-naturalista Leopoldo Alas Clarín. Ambos intentaron hacerse eco en sus artículos o relatos de esta festividad tan arraigada en la época. Cada uno veía y valoraba el carnaval de modo distinto: Larra criticó con agudeza y con un humor agridulce las fiestas de su época en el artículo "El mundo todo es máscaras. Todo el año es carnaval". Leopoldo Alas escribió un relato breve, "El entierro de la sardina", en el que plasma magistralmente cómo los habitantes de un pueblo asturiano celebran la despedida del carnaval. Clarín, con su ingenioso estilete crítico ofrece a los lectores lo que podríamos denominar costumbres de carnaval, "carnavaladas". El pueblo aprovechaba estas fechas para desahogarse y evadirse de la cruda realidad. Han pasado más de cien años y quizás el sentido actual de esta fiesta  se más lúdico y menos reivindicativo. Aunque, eso sí, todos los días hay carnavaladas. Y si no que se lo pregunten a nuestros políticos.

     Plasmo un fragmento del relato de Larra, que puede ayudarnos a comprender el sentido primitivo del carnaval. O quizás a valorar cómo esta fiesta se ha ido adaptando a las circunstancias sociales. Eso sí, cuando no estaba prohibida, como ocurría durante mi infancia.

    

     No hay habitante de Rescoldo, hembra o varón que no confiese, si es franco, que el mayor placer mundano que ofrece el pueblo está en la noche del miércoles de Ceniza, al enterrar la sardina en el paseo de los Negrillos. Si no llueve o nieva, la fiesta es segura. Que hiele no importa. Entre las ramas secas brillan en lo alto las estrellas; debajo, entre los troncos seculares, van y vienen las antorchas, los faroles verdes, azules y colorados; la mayor parte de las sábanas limpias de Rescoldo circulan por allí, sirviendo de ropa talar a improvisados fantasmas que, con largos cucuruchos de papel blanco por toca, miran al cielo empinando la bota. Los señoritos que tienen coche y caballos los lucen en tal noche, adornando animales y vehículos con jaeces fantásticos y paramentos y cimeras de quimérico arte, todo más aparatoso que precioso y caro, si bien se mira. Mas a la luz de aquellas antorchas y farolillos, todo se transforma; la fantasía ayuda, el vino transporta, y el vidrio puede pasar por brillante, por seda el percal, y la ropa interior sacada al fresco por mármol de Carrara y hasta por carne del otro mundo. Tiembla el aire al resonar de los más inarmónicos instrumentos, todos los cuales tienen pretensiones de trompetas del Juicio final; y, en resumen, sirve todo este aparato de Apocalipsis burlesco, de marco extravagante para la alegría exaltada, de fiebre, de placer que se acaba, que se escapa. Somos ceniza, ha dicho por la mañana el cura, y... ya lo sabemos, dice Rescoldo en masa por la noche, brincando, bailando, gritando, cantando, bebiendo, comiendo golosinas, amando a hurtadillas, tomando a broma el dogma universal de la miseria y brevedad de la existencia...

02/02/2008 22:50 josemarco Enlace permanente. SOCIEDAD No hay comentarios. Comentar.


UNA SANTA ASOCIADA AL FOLKLORE

20080205185443-santa-agueda.jpg

     Mientras Pablo Piferrer y Francisco Javier Parcerisa se disponían a emprender un viaje por el Principado de Cataluña en 1839, cuando la guerra carlista creaba pánico y desconcierto en algunas regiones de España, un intelectual de la época - J.M. Avrial - escribía una interesante y bien documentado artículo sobre la celebración de la fiesta de santa Águeda - martirizada en el siglo III a manos del gobernador Quinciano - en el pueblo segoviano de Zamarramala.

     En esta década tan convulsa del siglo XIX, el costumbrismo se convirtió en un lugar común y los escritores románticos y realistas explotaron ese filón al máximo. El fragmento de J. M. Avrial me recuerda descripciones similares en alguno de los once volúmentes de Recuerdos y Bellezas de España. Tanto Piferrer en el volumen de Mallorca, como José María Quadrado en los tomos de Asturias y León y de Aragón se recrean en la contemplación del vestuario de los habitantes de la isla balear, de los trajes de los maragatos o de la indumentaria de los habitantes de los valles oscenses de Hecho y Ansó, plasmada por Parcerisa en una excelente litografía.

     La descripción de esta fiesta de las mujeres casadas en Zamarramala - que se remonta según Caro Baroja y otros historiadores al siglo XIII, en plena reconquista del Alcázar - tiene ingredientes folklóricos, aderezos costumbristas y trasfondo realista. Todo un regalo para los amantes de la historia, de la tradición y de la buena literatura. Porque santa Águeda sigue teniendo en pleno siglo XXI la frescura de lo popular. Y si no que se lo pregunten a los cientos de personas que guardaban impacientes a las puertas de la parroquia del Portillo de Zaragoza para venerar las reliquias de la santa. Una vez más, religión, tradición y folklore se dan la mano. Y todo ello dentro de la semana de Carnaval. ¿Es que la celebración que describe el autor decimonónico no tiene algo de carnavalesca? 

     El siguiente fragmento nos puede ayudar a reflexionar sobre las fiestas populares y su repercusión en el ciudadano de a pie:

     El tamboril y la dulzaina les anuncian desde muy temprano que aquel es día de asueto y holganza; los dos alcaldes primero y segundo, se disponen a ceder su autoridad, en honor de su santa patrona, a las lindas alcaldesas que, engalanadas con todo el lujo zamarriego, se presenten a recibir de manos de sus esposos la vara de la justicia y la autoridad que aquella vara representa, quedando reducidos los alcaldes, así como todos los maridos, a la obediencia y servidumbre, porque como dicen en el pueblo, aquel día mandan ellas".Esta autoridad era efectiva cuando había que resolver alguna riña o disputa entre mozos, etc.Las alcaldesas, llegada la hora de la misa, salen de casa con dulzaina y tamboril al frente, en medio del estrépito de los cohetes, y en el templo, ocupan en banco concejil o de la justicia.A la salida de la misa, que es mayor y solemne, se colocan en los lados de la puerta y piden limosna para la santa, y cuando no queda nadie dentro vuelven a casa con la misma pompa. En el resto del día, las mujeres no hacen nada y los hombres se tienen que encargar incluso de la comida de los niños.A la tarde, con la venida de la alcaldesa mayor, se anuncia el baile, en el que sólo las mujeres casadas intervienen, hasta las más viejas. Mientras tanto, los hombres juegan en la taberna y los chiquillos imitan los ademanes coreográficos de sus madres. Si algún varón indiscreto pretende entrar en la rueda, al punto es expulsado a alfilerazos. Las alcaldesas piden a los curiosos, que van a ver tan extraña fiesta, limosna, siempre para Santa Águeda. Una comida en la que entran los hombres cierra la fiesta, y el día siguiente "Santa Aguedilla", que llaman, rota la ceremonia no sólo bailan las casadas, sino también los casados, las solteras y los mozos. 

 

05/02/2008 18:45 josemarco Enlace permanente. SOCIEDAD No hay comentarios. Comentar.

POLÉMICAS PREELECTORALES

20080206194048-polemica-preelectoral.jpg

     Mientras los días se deslizan presurosos y el invierno nos quiere decir su adiós definitivo, muchos ciudadanos españoles ponemos la mirada en el día 9 de marzo, domingo previo al inicio de la Semana Santa. Es una fecha marcada con rojo en el calendario político. Los partidos afilan metafóricamente sus armas y cada formación política busca el punto más flaco de su rival. Aunque parezca mentira, da la impresión de que lo más importante es atacar al contrario, rebatir sus ideas, echar por tierra sus logros, menospreciar sus propuestas, criticar porque sí, descalificar sin más, avasallar sin motivo.

     Eso es lo que estamos viendo en la escena política. Yo hablaría más bien de escenario. Porque la política cada vez se acerca más al teatro, no tanto como arte dramático, sino como farsa, como parodia o como esperpento. Pronto lo veremos en los mítines electorales, que se extenderán por la península dentro de dos semanas. Predominará la retórica huera, la demagogia, la autocomplacencia. Y echaremos de menos la autocrítica, los planteamientos serios y coherentes, el compromiso firme ante los electores.

     Mientras se acerca el inicio de campaña electoral, algunos han empezado a echar leña al fuego. Entre otros representantes sociales, llaman la atención algunas intervenciones de los representantes del episcopado español. Muy pocos se han expresado con objetividad. Muy pocos han planteado problemas sociales. Muy pocos se han preocupado de la injusticia, la marginación o el desempleo. Al parecer, les duele más el terrorismo - y ahí se equivocan -, les duele el divorcio, les duele el aborto. Hay que respetar su opinión. Pero desearíamos que orientaran su legítima doctrina hacia los más pobres, hacia los desheredados, hacia los sin techo, hacia los que luchan día a día por sobrevivir. Eso sería más importante que su preocupación por la implantación o no de la asignatura Educación para la Ciudadanía. Si no fuera por un reducido grupo de disidentes, esta asignatura habría pasado inadvertida. Los que conocemos su contenido, no vemos nada amoral en ella. Todo lo contrario. Eso sí, el papel de la familia es fundamental. La hora semanal de esta asignatura sólo complementa la labor de los padres. Pero de eso a tildarla de imposición partidista hay un largo trecho.

CAMINO DE MIRAFLORES

20080211214527-camino-de-miraflores2.jpg

     Hay calles en Zaragoza cuyos nombres reflejan irónicamente su aspecto, ubicación y trazado. Una de ellas es el Camino de Miraflores, en el barrio de San José. Es una calle - aunque le viene mejor el nombre de camino - corta, sinuosa y llena de sorpresas. Si accedes desde Zaragoza la Vieja, piensas que es un itinerario normal. Pero pronto salta la sorpresa: después de dejar a sendos lados el colegio María Moliner y el instituto Pablo Gargallo y, una vez has superado la cuesta que desciende a las flamantes instalaciones del Club Deportivo San José, te adentras en un recorrido de unos quinientos metros llenos de emociones y sobresaltos. El ancho de la calzada se estrecha por momentos y, ya a la altura del colegio de escolapias Santa Engracia, comienza el vaivén del vehículo que puede acabar con las suspensiones más duras y sofisticadas. Son doscientos cincuenta metros de tortura, de burla, de guasa. Parece que viajas en una montaña rusa de feria o en un auto de choque zarandeado a diestra y siniestra. Como te lo tienes que tomar con calma - ¡qué remedio! - contemplas unas casas semiabandonadas, el solar desolado del antiguo campo del C.D. Arenas y, a lo lejos, la futura estación de Miraflores y el solar donde, al parecer, se ubicará el futuro campo de La Romareda.

     Una vez llegas al tercer cinturón, en dirección a Las Fuentes, respiras aliviado. Un día más - menos mal que sólo son tres días a la semana - has separado la dura prueba de esta travesía infernal. Ya en tu casa te preguntas por qué se sigue llamando Camino de Miraflores. ¿No sería mejor denominarlo camino del infierno, camino de feria o camino de perdición? Cualquier apelativo sería más adecuado a este casi maldito itinerario. Es de desear que las autoridades municipales, tan ocupadas ahora en la maratoniana preparación de los fastos de la Expo, se percaten del tema y adopten las soluciones pertinentes. O quizás tengan que reclamar los vecinos del barrio, o los alumnos de los colegios colindantes, o los deportistas del San José. ¿Nos harán caso? De momento, lo veo difícil. Quizás con el nuevo campo de fútbol la zona se mejore por eso del entorno. Pero no se tendría que llegar a ese extremo. Mientras tanto, seguiremos dando bandazos a diestra y siniestra. O elegiremos una ruta alternativa, aunque sea más larga y complicada.

EUFEMISMOS POR DOQUIER

20080209193116-eufemismos-por-doquier.jpg

     El poder y la versatilidad del lenguaje alcanzan, en ocasiones, cotas insospechadas. Cada vez me convenzo más de que un uso determinado de la lengua puede obrar milagros. Cada vez me sorprende más la retórica vacua de tantos comunicadores, que roza con frecuencia aquella pedantería que se criticó con acertadas parodias en la prosa aparentemente insulsa del siglo XVIII. Quiero recordar al respecto la obra Historia del famoso predicador Fray Gerundio de Campazas, alias Zotes (1758) del famoso jesuita leonés José Francisco de Isla. Esta parodia contra los pedantes, engolados y ridículos predicadores de la época - que fue prohibida por la trasnochada Inquisición - podría trasladarse al momento actual. Doscientos cincuenta años después, muchos escritores como Isla tendrían materia prima para escribir parodias similares. Aunque, en este caso, no irían dirigidas a los representantes eclesiásticos sino a los políticos de primera, de segunda o de tercera fila. (Si es que se puede establecer este tipo de jerarquía).

     Y es que la precampaña cunde mucho y da para mucho. En realidad, es como una campaña disfrazada, como un auténtico eufemismo preelectoralista. Pero esta licencia del lenguaje - manifestación suave o decorosa de ideas cuya recta y franca expresión sería dura o malsonante (según del Diccionario de la Real Academia) - da mucho más de sí en el mar cada vez más embravecido de la política. A medida que se acerca la fecha mágica del 9M, a medida que se multiplican los mítines, las entrevistas, las declaraciones y los debates, las manifestaciones de los candidatos o de quienes les apoyan siguen unos vaivenes casi imprevistos, como si de caprichosos dientes de sierra se tratara. La lengua se desata, los ánimos se encrespan y el corazón va más allá de la cabeza. No es de extrañar, por eso, que algún representante político de primera fila diga algo que no quería decir y luego tenga que rectificar sin convencer a unos ni a otros. No es de extrañar que algunos candidatos hablen de transferencias en vez de trasvases, de pactos en lugar de hechos consumados, de visados para emigrantes en lugar de control discriminatorio, de libertad y tolerancia en lugar de mando y ordeno. Son unos pocos ejemplos de eufemismo, una mínima muestra de expresiones que están a la orden del día y que pueden engatusar el más ingenuo o crédulo. La retórica vacua del Siglo de las Luces vuelve a estar de moda. O, tal vez, nunca ha dejado de estarlo. Lo que ocurre es que ahora los medios de comunicación nos acercan más a esa realidad. Pero, eso sí, cada vez es más difícil discernir una verdad de una falacia, una promesa convincente de un cuento chino, una puesta en escena coherente de una farsa teatral.

09/02/2008 19:04 josemarco Enlace permanente. SOCIEDAD No hay comentarios. Comentar.

NIEBLA Y TAMBORES

20080210125312-niebla-y-tambores.jpg

                   Mañana de febrero desgarrada

                  por el sonido gris de los tambores

                  a la orilla del Ebro.

                  Mañana de domingo estremecida

                  por una niebla densa, incandescente,

                  al borde del abismo.

                  Sonido de tambores gris violeta,

                  anticipo de largas procesiones

                  cual una noria eterna

                 que comienza en mi infancia,

                 tan lejana.

                 Se despereza el día entre tinieblas

                 y me agarro a la vida

                 cual náufrago de luz crepuscular.

                  Es milagro nacer cada mañana

                  al gris acantilado cotidiano,

                  aunque sea un domingo de febrero

                  herido de nostalgia y desencanto.          

 

¿REAPERTURA DEL CANFRANC?

20080212183235-estacion-de-canfranc.gif

     El periodista Ramón J. Campo evoca en su columna de Heraldo los años gloriosos del paso fronterizo del Canfranc. Y lo hace recordando a don Mariano Aso, alcalde la ciudad oscense de 1969 a 1975. Ramón publicó en 2002 el libro El oro de Canfranc, después de unos años de esmerada documentación y concienzudas entrevistas. Uno de los entrevistados fue precisamente don Mariano, testigo directo del cierre anunciado el trayecto Canfranc-Pau. Un cierre que ya estaba previsto por el gobierno francés, que usó para ello la excusa del tren caído en el puente del Estanguet. Pero la memoria de este exalcalde, recientemente fallecido, evoca el paso de unas mil doscientas toneladas mensuales de oro nazi siguiendo la ruta Alemania-Suiza-España- Portugal durante los años 1942-1943, en plena Segunda Guerra Mundial.

    Este adiós a don Mariano podría coincidir - paradojas de la vida - con un intento definitivo y serio (hasta ahora todo han sido buenas intenciones) de la reapertura de este paso del Pirineo Central. Las ventajas serían evidentes en todos los sentidos. Parece mentira que se estén impulsando con fuerza los tramos del AVE y se dejen de lado esos pequeños ejes por pasividad, falta de decisión política o pocas ganas de negociar. Mientras tanto, la flamante estación, inaugurada con solemnidad en 1928, se va empequeñeciendo día a día y sigue ahí, anclada como un viejo fantasma gris. Don Mariano soñó con la reapertura... Ya no lo podrá comprobar en persona, pero tal vez sus hijos y nietos logren que ese sueño se haga realidad. De momento, parece que algo se mueve. Un amigo me ha dicho que la estación altoaragonesa está cubierta de andamios. ¿Será un indicio de reapertura? ¡Ojalá! Me temo, sin embargo, que tal vez se trate de un simple lavado de cara.

INICIATIVAS INDUSTRIALES PARA TERUEL

20080213185630-horno-en-la-canada.jpg

      El gobierno central ha presentado esta semana un Plan de Actuación Específico para la provincia de Teruel. La idea es buena e incluso loable. Lo que ocurre es que estos 19 millones de euros para proyectos empresariales no vayan a parar adonde todos quisiéramos y se concentren en pocas poblaciones, especialmente en Andorra y en Utrillas. Es verdad que las infraestructuras ya están preparadas, es verdad que el proceso ya está en marcha, es verdad que ya tienen una cierta tradición industrial. Lo que ocurre, sin embargo, es que la tarta siempre se la reparten entre unos pocos. Y la verdad es que no hay demasido que repartir.

     He leído con detención la noticia, he comprobado los proyectos y las adjudicaciones y me ha quedado un sabor agridulce. No sé cuál puede ser la causa: si la ausencia de propuestas, la escasez de población o las deficientes comunicaciones. El caso es que - con excepción de Villarroya de los Pinares y la citada Utrillas - las comarcas del Maestrazgo y las Cuencas Mineras se quedan prácticamente como estaban: huérfanas de proyectos  industriales. Es cierto que el plan habla de reindustrialización, es decir, de una acción sobre algo que ya funciona de antemano. Y esto es como el pez que se muerde la cola: las zonas con una pequeña industria se verán revitalizadas - Alcorisa, Andorra, Cedrillas, Mora de Rubielos - y las demás (la inmensa mayoría) seguirán unos años más en el olvido. Al menos en lo que a infraestructuras industriales se refiere. Aliaga, en concreto, no figura en esta relación. No sé cuál será la causa. Inquietudes creo que no faltan. Pero, si se sigue esperando, tal vez sea demasiado tarde.

     Mientras tanto, se habla de turismo, de restauración de rehabilitación de edificios antiguos o de adecentamiento de monumentos históricos. Sin embargo, quizás sean insuficientes estas actuaciones para fijar la población o para crear nuevos empleos. La industria es, sin embargo, el complemento ideal para el turismo y los servicios. Porque sin un mínimo tejido industrial, desaparecen los comercios, se cierran las entidades bancarias, se clausuran las escuelas y los pueblos de convierten en un atractivo turístico sólo para los cortos meses de verano.  Y en un oasis para los jubilados.  Esa es la realidad. No deja de alegrarnos, de todos modos, la rehabilitación del antiguo horno de pan de la Cañada de Benatanduz. Pero nos gustaría que fuera el indicio de la recuperación de una de las comarcas turolenses más castigadas por la emigración durante las décadas de los sesenta y de los setenta. El reto es difícil. Y va mucho más allá de un plan de reindustrialización que no le vendrá mal a la provincia.

 

¿HACIA UNA PRIVATIZACIÓN DE LA ENSEÑANZA?

20080214180653-maestros-estudiantes-manifiestan-barcelona.jpg

      En la vecina comunidad autónoma de Catalunya soplan vientos revueltos en el ámbito educativo. Ochenta y cinco mil docentes han sido convocados hoy a una huelga para protestar contra las nuevas fórmulas de gestión en los centros escolares. Los representantes del profesorado opinan que las bases de esta ley (LEC) abrirán la puerta a la privatización y supondrán un empeoramiento de las condiciones de trabajo de los docentes.

      No es la primera vez que los docentes se manifiestan reclamando algo que es de sentido común: que se les deje participar y que se les escuche a la hora de elaborar las bases de una futura ley de educación. En Aragón se ha intentado que la futura ley de educación (LEA) sea fruto de las aportaciones de todos los protagonistas de la tarea educativa: padres, profesores, alumnado y, por supuesto, la Administración Educativa. Sin embargo, lo que no está tan claro es hasta qué punto las propuestas del personal docente han tenido suficiente eco en los ámbitos del Departamento. Sería conveniente fuera así, no sea que el asunto termine como en la comunidad vecina.

     Habrá que volver a recordar que el profesor es el protagonista más directo de la tarea educativa. Es el que mejor conoce el contexto, es el que lidia día tras día en el ruedo de las aulas y el que posee más elementos de juicio para sentar las futuras bases educativas. Es verdad que hay que escuchar también a los padres, que hay que oír a los representantes de los alumnos. Pero, sobre todo, hay que mimar al docente. Un colegio, un instituto, una escuela rural, un centro de educación de adultos funcionan mejor cuando el profesorado está más comprometido. Y ese compromiso conlleva no sólo buena voluntad, sino adecuada formación, tolerancia, flexibilidad y diálogo. Por eso los docentes quiere que se les escuche, se les consulte y, de vez en cuando, se les haga caso.

HÁBITOS ALIMENTICIOS SALUDABLES

20080216181734-desayuno-saludable.jpg

      Día a día podemos comprobar cómo los niños y adolescentes se atiborran de todo tipo de chucherías y eligen para sus desayunos o meriendas productos de bollería industrial barata. La obesidad está a la orden del día y el colesterol se detecta cada vez a edades más tempranas. Nos ha llegado, por fin, la moda alimenticia americana. No podía ser de otra manera. Imitamos en todo a los Estados Unidos. Pero nos quedamos, especialmente, con lo negativo. Esperemos no nos llegue la costumbre de llevar armas encima y utilizarlas para apuntar a todo el que se ponga por delante.

     En la otra cara de la moneda se sitúan las adolescentes. Quieren adelgazar como sea. Sacrifican todo por ese erróneo culto al cuerpo. Y no se trata de echar la culpa a las pasarelas de moda, pero el espejo donde se miran muchas jóvenes es ahí, en las modelos casi anoréxicas que presumen de belleza. Yo diría que algunas son como maniquíes casi esqueléticos. Si las viéramos sin maquillar, quizás nos asustaríamos. Parece que hoy día sólo triunfa la delgadez. Y eso es una pesada carga para nuestras niñas y adolescentes. No quieren comer. Cualquier pequeño tentempié les llena y, en ocasiones, prefieren devolver cuanto antes lo que acaba de llegar al estómago.

      Son las dos caras del dios Jano. Es el fruto de una sociedad consumista y excesivamente preocupada por la estética corporal. Y la estética no va siempre asociada a la salud. Ni mucho menos. Pero la publicidad tiene mucho poder. Y los niños imitan lo que ven y se comportan de manera mimética. Lo peor de todo es que en algunos comedores escolares tampoco se respete esta dieta. O que en algunos centros educativos haya máquinas con todo tipo de productos. Habría que seleccionar esos productos y contribuir a que los alumnos sepan distinguir entre la comida basura y la alimentación saludable. Aunque, eso sí, los padres son los que tienen la primera y la última palabra.

16/02/2008 18:08 josemarco Enlace permanente. SOCIEDAD No hay comentarios. Comentar.

UNA BUENA NOTICIA PARA ARAGÓN

20080217123418-autovia.jpg

     El próximo jueves, 21 de febrero se inaugurará el último tramo de la autovía mudéjar, que enlaza Calamocha con Romanos. Después de casi dos décadas de esperas, retrasos, paréntesis y otros inconvenientes, quedarán unidas por autovía la capital de Aragón con la capital de la Comunidad Valenciana. Para los que nos desplazamos con frecuencia hacia Teruel o hacia el Levante español es una buena noticia. Aunque llega tarde y se ha hecho esperar, por fin podremos desplazarnos a la capital del Turia en menos de tres horas. Está claro que las infraestructuras ferroviarias entre ambas capitales tendrán que mejorar mucho si quieren llegar a competir con el turismo o el autobús. Es un impulso más a las comunicaciones en Aragón. Pero no se trata de un punto final, sino de un punto y seguido.

     Quedan pendientes otros tramos de esta autovía, que debería llegar cuanto antes a la frontera francesa. Queda pendiente la autovía Jaca-Pamplona, la autovía Huesca-Lérida, el desdoblamiento desde El Burgo de Ebro hasta Alcañiz, el desdoblamiento desde Pina de Ebro hasta Fraga, el desdoblamiento desde Figueruelas a Mallén. Y un largo etcétera. La tarea no ha hecho más que comenzar. Los próximos gobiernos nacionales y autonómicos deberán tener en cuenta todos estos proyectos - algunos de ellos en marcha - para que no ocurra lo mismo que con la autovía mudéjar. Los cambios de gobierno, los cambios de legislatura no deberían influir en los planes de futuro. Sin embargo, últimamente se ha podido comprobar lo contrario. Bastaría consultar las hemerotecas para informarnos de la continua paralización de proyectos debido a motivos políticos.

      De todos modos, bienvenido sea este nuevo tramo. El tiempo dirá si, además de acortar el trayecto y mejorar la seguridad, beneficiará o perjudicará a los pueblos por los que discurría la antigua carretera nacional. Habrá que ver qué ocurre con Daroca y sus infraestructuras turísticas. Habrá que comprobar qué ocurre con Calamocha y sus comercios, bares y restaurantes a pie de carretera. La autovía es un gran avance pero, paradójicamente, podría dejar sin vida a los habitantes de los pueblos que se dedican al sector servicios, al sector turístico y a la hostelería. Es la otra cara de la moneda, la cara oculta del progreso. ¿Cuál puede ser la solución? Habría que crear nuevas infraestructuras y buscar fórmulas imaginativas para que esas zonas de las provincias de Zaragoza y Teruel no sean sólo un lejano lugar de paso. Sería, en cierto modo, una pequeña vuelta atrás. Y eso no le interesa a nadie. 

MINAS A CIELO ABIERTO

20080219120821-minas-a-cielo-abierto.jpg

     He visitado en alguna ocasión explotaciones de minerales a cielo abierto y se me ha caído el alma a los pies. En un caso concreto, me llamó la atención la irreversible afección al paisaje, a la fauna y a la flora del lugar. Pocos años después, se intentó poner remedio a esta alteración del ecosistema. Pero todo se vino al traste unos meses después. Debido tal vez a alguna tormenta, a la inevitable erosión o a las periódicas sequías, la débil capa o manto vegetal que ocultaba cenizas, escombros y residuos desapareció. Y el aspecto de ese agujero grisáceo volvió a mostrarse en toda su crudeza. Sólo una pequeña laguna de agua verdosa disimulaba un poco la herida de las entrañas de la tierra.

     El debate y la polémica siguen vigentes: ¿explotaciones subterráneas o a cielo abierto? Desde el punto de vista económico está claro que son más rentables las últimas. Pero los siguientes datos pueden motivar una profunda reflexión:

           - Este tipo de minas genera aproximadamente el setenta por ciento de los residuos industriales en España.

           - Además de su impacto ambiental, los problemas para la salud humana también se incrementan: enfermedades respiratorias o del sistema nervioso.

           - Las minas a cielo abierto alteran de tal modo el entorno natural que no es posible recuperarlo por completo.

     Todo esto viene a cuento porque Alfredo Boné, Consejero de Medio Ambiente de la Diputación General de Aragón, quiere tomar medidas para reducir al máximo el impacto ecológico negativo de estas explotaciones. Me pregunto si la solución no llega demasiado tarde. Tal vez el paisaje esté ya excesivamente degradado, la fauna autóctona se haya alejado de la zona y los pequeños cauces de los arroyos no lleguen a tomar su color natural. De todos modos, no es una mala idea. Aunque tal vez llegue a destiempo. 

 

UN SUEÑO HECHO REALIDAD

20080220195700-ave-barcelona-madrid.jpg

     Si  alguien nos hubieran dicho a los jóvenes estudiantes que nos desplazábamos de Barcelona a Madrid una vez al año para realizar alguna gestión o para presentarnos a alguna prueba oficial, a principios de los años setenta, que la capital de España estaría comunicada por un tren de alta velocidad que tardaría sólo poco más de dos horas y media para realizar este recorrido de 659 kilómetros, le hubiéramos calificado de quijotesco, soñador o visionario. Hoy, treinta y cinco años después, ese sueño se ha hecho feliz realidad. Porque no deja de ser un avance y una ventaja del progreso poder viajar con comodidad, sin el inevitable miedo a volar del avión y en un tiempo récord desde Barcelona a Zaragoza o a Madrid o a Málaga o a Sevilla.

      El AVE ya no es un proyecto de futuro. El AVE ya puede competir con algunos trayectos realizados con el avión. El AVE ya ha llegado a su madurez. De todos modos, el camino de este medio de transporte eficaz, rápido y competitivo no ha hecho más que comenzar. Habrá que analizar y estudiar - para eso están los amantes de las estadísticas - qué tipo de viajeros lo usan, con qué frecuencia y con qué finalidad. Habrá que multiplicar las ofertas y crear bonos especiales para los que lo utilizan habitualmente, habrá que agilizar y aplicar con realismo las ofertas de billetes vía internet. Porque da la sensación - al menos eso es lo que se desprende de los medios de comunicación - que los trenes de alta velocidad sólo están reservados para un tipo de viajero con un nivel adquisitivo alto o muy alto. Al parecer, dados los precios de cada trayecto, sólo unos pocos podrán acceder a este tipo de transporte. Los demás quizás se puedan permitir una vez al año - o una vez en la vida - el capricho de viajar en el AVE para experimentar sus bondades y poder contárselo a sus amigos.

      ¿Llegará el AVE al ciudadano medio? La pregunta, hoy por hoy, queda en el aire. Quizás tengan que pasar unos años - o tal vez alguna década - para poder hablar de un AVE popular, democrático y asequible a todos los bolsillos. Mientras tanto, habrá que esperar. Nos queda el coche o el autobús. Menos es nada. Lástima que las carreteras dejen todavía mucho que desear y que los coches no puedan alcanzar velocidades de ensueño. Competir con el AVE por autopista o autovía sería un caos. Y una bofetada al código de la circulación y a la propia seguridad de los viajeros. 

20/02/2008 19:54 josemarco Enlace permanente. SOCIEDAD No hay comentarios. Comentar.

CON PIEL DE CORDERO

20080221175801-con-piel-de-cordero-2.jpg

     La mayoría de los políticos están impacientes por comenzar una campaña electoral, que culminará dentro de dos semanas con la convocatoria a las urnas a todos los ciudadanos españoles, el día 9 de marzo. Sin embargo, aunque la campaña oficial comienza hoy a las 12 de la noche, con la tradicional pegada de carteles, los inquietos aspirantes a un escaño en el Congreso o en el Senado hace días que viajan de aquí para allá a golpe de agenda para comunicar, plantear, debatir o prometer. Sobre todo para prometer. Es el verbo que más veces hemos oído desde inicios de año y el que con más facilidad sale de la boca de los candidatos.

     Pero no sólo se trata de promesas más o menos creíbles, más o menos utópicas. Al futuro votante hay que ganarle con gestos, con talante, con agradable apariencia. Y está de moda en estas fechas - siempre lo ha estado - vestirse de piel de cordero durante estos quince días maratonianos. Todos buscan el disfraz que más se ajuste a su personalidad. Todos evocan el reciente carnaval y se llenan la boca de mansedumbre, tolerancia, libertad y visión de futuro. La desmemoria campa por sus anchas. Nadie quiere mirar hacia atrás. Nadie quiere recordar los momentos de crispación, el veneno negro de la crítica, la sistemática descalificación, los traspiés, las equivocaciones,... La autocrítica desaparece radicalmente durante estos días. Los políticos se visten con piel de cordero. Unos más que otros. A veces parece el mundo al revés. Y resulta hasta chocante, divertido, grotesco y esperpéntico.

     Habrá que ver de todos modos cómo se desenvuelven los principales espadas de esta lidia por el poder durante los próximos días. Habrá intensos debates, encendidos mítines, sosegadas entrevistas, innumerables saludos, cenas preelectorales, paseos por las principales avenidas, olor de multitud,... Habrá que ver qué esconde cada político - ser humano, al fin y al cabo - debajo de esa piel de cordero tan cacareada últimamente. Si somos agudos y perspicaces, quizás descubramos los colmillos del lobo. En ese momento podremos afirmar que nuestro voto será coherente, responsable y ajustado a la memoria de los últimos cuatro años. No a la de los últimos cuarenta días.

21/02/2008 17:33 josemarco Enlace permanente. SOCIEDAD No hay comentarios. Comentar.

PUBLICIDAD INOPORTUNA

20080222201707-fantasmas-del-pasado.jpg

     Vivimos en unos momentos en los que el todo vale parece convertirse en una moneda común. Lo paradójico, lo esperpéntico, lo carnavalesco, lo chocante, lo contradictorio y lo inoportuno no sólo se han adueñado del ámbito de la política. También alcanzan de lleno - no podía ser de otra manera - al mundo publicitario. Pero se puede ser original sin buscar recursos tendenciosos. Se puede ser creativo sin llegar a la chabacanería. Se puede ser genial sin nombrar la soga en casa del ahorcado.

      Me refiero concretamente a un anuncio que ha aparecido con fuerza en los medios de comunicación, que inunda los paneles de las calles de Zaragoza y que ha servido esta mañana de portada a algunos periódicos gratuitos. La conocida empresa ha tenido la genial idea de recordarnos a todos los que tenemos más de treinta y cinco años - al parecer no cuentan con la clientela joven - de revivir aquella fatídica tarde-noche del 23 de febrero de 1981. Bajo los lemas - asociados al último golpe de estado - ¡Daremos el golpe! y ¡Todos los precios al suelo! intentan convencer al consumidor de las bondades de sus productos y de una revolución económica que suele durar todo el año. Pero muchos, afortunadamente, no saben nada del 23F o sólo tienen vagos recuerdos.

     Pero el anuncio va más allá. Porque la imagen asociada a las conocidas palabras es la de un militar golpista repleto de medallas  que muestra su autoridad e impone de modo grotesco su mandato dictatorial. Podría ser Pinochet, o Tejero, o el general Pavía. En mi modesta opinión, lo inoportuno del mensaje se convierte en oportuno. No hay que olvidar que acaba de iniciar la campaña electoral y que todavía se dan actos de indisciplina en los militares españoles. Uno de ellos, el general Blas Piñar - hijo del conocido fundador de Fuerza Nueva - ha sido expedientado por indisciplina. Otro, el coronel Lorenzo Fernández, ha sido arrestado por defender sin recato los símbolos franquistas. Hay que tener en cuenta que el primero de ellos firmó en 1981 el Manifiesto de los 100, en apoyo a los golpistas del 23F.

     Quizás a la mayoría les haga gracia el anuncio. A otros les puede dejar indiferentes. Pero a unos pocos - y me incluyo entre ellos - nos ha vuelto a recordar algo que parecía ya olvidado. Nos ha vuelto a revivir los fantasmas del pasado. Es de esperar que sea sólo eso: parodia, farsa y esperpento.

22/02/2008 20:04 josemarco Enlace permanente. SOCIEDAD No hay comentarios. Comentar.

POR LA RIBERA BAJA DEL EBRO

20080223203534-el-piquete-de-quinto-de-ebro.jpg

     En una tarde primaveral nos hemos dirigido en autobús por la Ribera Baja del Ebro hacia la pintoresca localidad de Quinto de Ebro. El motivo de este viaje ha sido el encuentro de fútbol entre los infantiles del Club Deportivo San José y los jugadores del Quinto. En lo deportivo, el choque ha sido muy igualado y, de no haber sido por dos despistes defensivos en los últimos cinco minutos, habría terminado en tablas. Eso habría sido lo más justo. Pero de la victoria visitante - se ha estrellado un balón en el larguero - a la victoria local ha mediado sólo un contraataque. Es decir, que hemos regresado con la sensación de haber perdido lo que teníamos ganado o, al menos, empatado. A partir de ahora, habrá que apretar mucho el acelerador para mantener ese privilegiado segundo puesto que con tanta ilusión estaban defendiendo nuestros chavales.

     Pero la apacible tarde ha dado mucho más de sí. Contemplar la ribera del Ebro teñida de un verde primaveral - especialmente a partir de Fuentes de Ebro - en estos tiempos de sequía, es algo que alegra la vista y levanta el ánimo. Llegar después a Quinto de Ebro, después de dejar a la izquierda el cruce de Pina y contemplar el paisaje ribereño en lontananza es algo de lo que no se disfruta todos los días. Quinto nos ha recibido a la hora de la siesta, con el arco de San Miguel, al final de la calle Mayor. Las calles son sinuosas, y casi todas van a morir a la carretera de Alcañiz. Al derecha, en dirección al campo de deportes, nos indica cómo llegar hasta el monumento más representativo de Quinto, el Piquete, situado en lo alto de este mismo cerro. Esta joya artística, castigada duramente durante la última guerra civil y restaurada recientemente en su parte exterior, no es otra que la iglesia mudéjar de Nuestra Señora de la Asunción. Vale la pena subir por una empinada calle para contemplar un panorama de la villa y de gran parte de este valle, surcado por el Ebro y beneficiado por sus cada vez más preciadas aguas.

     Quiero plasmar a continuación una pequeña síntesis de un gran conocedor de este municipio zaragozano para aquellos que no conozcan Quinto de Ebro y quieran animarse a visitar sus calles, su entorno y sus monumentos: 

    Lo primero que llama la atención de Quinto son sus sinuosas calles, de origen morisco, que serpentean para desembocar siempre en el lugar más inesperado. Adornan el camino unos arcos sencillos y hermosos, que dignifican los pasos del caminante.

     Tal vez no son tan espectaculares como los de otras localidades, pero los arcos de Quinto tienen un sabor humilde y austero, propio de las gentes de la zona, acostumbradas a luchar contra la inclemente naturaleza y su poca dadivosidad.

       Pero la joya más preciada del municipio, que seguro valorará el viajero con la misma intensidad que los propios quintanos, es el conocido como "Piquete".   Se trata de un templo mudéjar situado en lo alto de la localidad, cuya silueta conforma su paisaje más característico. La iglesia de la Asunción (ese fue su verdadero nombre) sufrió graves destrozos durante la Guerra Civil, pero hoy todavía conserva una abigarrada decoración mudéjar, formada por amplios paños de "sebka", en la antigua torre de planta cuadrada.

    Quinto recibe al visitante con el rumor de los viejos muros, que entrañan miles de historias que se intuyen claramente y demuestran la riqueza de su patrimonio a pesar del abandono y de la dejadez de aquellos que han permitido y consentido la perdida irreversible de los Baños de Quinto que fueron referente internacional en el siglo XIX, el total abandono del palacio renacentista conocido como "la casa del cura" o las continuas agresiones de las que han sido y son objeto el "Piquete" (hoy restaurado en su exterior) y los Arcos de Quinto.

     Pasear por sus aceras es acercarse un poco más, de manera más fértil, a los orígenes que Quinto comparte con otras muchas localidades, entre ellas Salduie, que tras otros nombres es hoy Zaragoza. 

23/02/2008 20:33 josemarco Enlace permanente. PUEBLOS No hay comentarios. Comentar.

BOCHORNO Y RIDÍCULO EN EL SÁNCHEZ PIZJUÁN

20080224122356-sevilla-5-zaragoza-0.jpg

     Como aficionado al Real Zaragoza, me dispuse a presenciar en abierto el partido de fútbol entre el Sevilla y el equipo aragonés en el estadio Sánchez Pizjuán. Más que ilusión, tenían expectativa por conocer cómo se encontraba el equipo visitante después de la injusta derrota ante el Barcelona y tras la media hora decente de juego en la segunda parte. Pero pronto se vino abajo ese falso andamio al que le falta una base sólida y firme. Transcurridos unos diez minutos de juego, le comenté a Javier que se avecinaba una humillación sin paliativos y una goleada de escándalo. Y así fue, en efecto. Me duele como aficionado, pero la imagen que ofreció ayer el Real Zaragoza ante toda España fue la de un equipo de segunda o tercera división. Las figuras - ¿tenemos alguna? - brillaron por su ausencia y muy pocos - sólo el portero, César, que nos salvó de una derrota escandalosa - se puso el mono de trabajo.

     Y ahora, ¿qué? Se preguntarán esta mañana muchos socios y aficionados del equipo de la capital de Aragón. La pregunta no tiene de momento más que una respuesta - o quizás miles -. Ahora, a evitar el descenso. ¿Cómo? Recurriendo una vez más a la cantera. A los que sudan la camiseta. A los que se sienten de casa. A los que no están pensando en un futuro europeo lejos de la capital del Ebro. Porque no se trata de echarle toda la culpa al entrenador - que también la tiene -, ni al cuerpo técnico - que debería hablar con más hechos -, ni a la directiva - que debería actuar con más coherencia. Las razones de esta situación, que puede acabar de nuevo en el pozo de la segunda división, son muy complejas. Pero hay unas conclusiones que parecen bastante razonables. Que el lateral Diogo debería seguir los pasos de D' Alessandro. Que los fichajes de Ayala, Luccin, Pavón, Paredes... no eran necesarios. En la cantera los hay iguales o mejores. Que Oliveira no es un jugador para la disciplina zaragocista... En resumen, que habrá que empezar de cero una vez acabe la liga. Eso sí, ya podemos rezar para que el equipo de nuestra tierra consiga ganar los cuatro o cinco partidos que necesita para mantenerse en primera. Después de lo que vimos ayer, hasta el Levante - prácticamente en segunda - puede complicarnos la vida el próximo domingo. Mientras tanto, los jóvenes valores de la cantera emigran a Madrid, a Barcelona o se van a la Sociedad Deportiva Huesca. Aquí no los quieren. Prefieren foráneos. Hasta que se convenzan de lo contrario. 

24/02/2008 12:17 josemarco Enlace permanente. DEPORTES No hay comentarios. Comentar.

LA HUELLA DE LA AUSENCIA

20080225180450-ausencia2.jpg

      La huella de la ausencia de Nieves sigue calando lentamente en mi corazón. El paso de los días no aminora el recuerdo profundo, cercano, nítido y radical del ser querido. A raíz de esta dolorosa experiencia, la vida se ve de otra manera, el tiempo se valora de modo distinto, la soledad acude a visitarte sin ser invitada y el futuro se tiñe día tras día de oscuras sombras.

      El poeta de Burbáguena Enrique Villagrasa - afincado en Tarragona - acaba de publicar Paisajes, un poemario en prosa poética. Plasmo uno de sus inspirados fragmentos porque me ha transmitido profundas sugerencias y me he visto reflejado en alguna de sus ideas creativas y metáfóricas:

          Cuando tú dejes de ser tú yo seré menos yo. Doblan lentas las voces. Estériles arpegios se repiten por ti. El rasgueo del alba duplica raudo su eco. No puedes verla. Te recreas en el olor de las sábanas. Marcha ella en un taxi. Llueve esta mañana, su otra casa espera. Regresas a tu papel, a escribir. Diríase que llevas en tus manos sus palabras. Has perdido un paisaje, nunca representarás ni el amor ni el dolor. Coge una botella de sombras y compra esta noche pasiones, para encender sus ojos. 

25/02/2008 18:05 josemarco Enlace permanente. IMPRESIONES No hay comentarios. Comentar.

EL TRIUNFO DEL TALANTE

20080226175540-debate-zapatero-rajoy-2.jpg

     Anoche seguí atentamente el debate entre Mariano Rajoy y José Luis Rodríguez Zapatero. No me aburrió, pero tampoco me entusiasmó. Ya me imaginaba que no iban a sacar nada nuevo a la palestra. Ya pensaba que todo lo que iban a argumentar estaba ya dicho con retintín en anteriores debates en el Congreso de los Diputados. Por eso no reparé tanto en el contenido - alusiones al terrorismo, al trasvase del Ebro, a la inmigración, al cambio climático, a la subida de los precios, a la Educación para la Ciudadanía ... - sino en el talante de cada uno de los "contendientes". Y, en ese sentido, no me cabe la menor duda de que Zapatero demostró algo que no logró alcanzar Rajoy. Porque el candidato del PP extrema demasiado los gestos, afila el brillo de las pupilas, se deja llevar por un entusiasmo desmesurado, por una pasión traicionera. Zapatero, en cambio, volvió a mostrar - una vez más - su buen talante. No sabría definir exactamente cómo. Pero advertí gestos, detalles, miradas, intenciones,... que no manifestó el contrincante. De todos modos, es sólo un  mínimo detalle en medio de la selva de expresiones, improperios, tópicos, frases hechas o descalificaciones que oímos ayer en el plató y que me imagino volveremos a escuchar el próximo 3 de marzo.

     Volviendo a los contenidos, me sorprendió no salieran a relucir temas como la injerencia de la iglesia y de los obispos en determinados temas sociales, la despoblación de determinadas zonas de España - entre ellas Teruel - las infraestructuras del futuro, el turismo, el deporte, la problemática agraria o el estamento miliar. Espero hayan reservado alguno de estos temas para el próximo debate. Porque si vuelven a la economía, el terrorismo y la inmigración, terminaremo de nuevo como ayer: sin ninguna idea clara y afianzados en nuestras posiciones. Me quedo, sin embargo, con el talante de Zapatero y con el buen hacer del moderador, el oscense Manuel Campo Vidal, curtido en mil batallas dialécticas. 

26/02/2008 17:42 josemarco Enlace permanente. SOCIEDAD No hay comentarios. Comentar.

MUSEO DE LA SOLEDAD

20080227204007-carlos-castan.jpg

     Ayer tarde el escritor Carlos Castán presentó en la sala Fnac de Zaragoza la reedición de su libro de relatos Museo de la soledad. Estuvo acompañado del poeta y crítico Manuel Vilas y de Óscar, coeditor de la obra. Ha sido un acierto que esta antología de doce narraciones breves apareciera de nuevo para disfrute de los que están acostumbrados a degustar la buena literatura. Porque Carlos es un buen narrador, un buen estilista y un excelente observador de la realidad cotidiana.

     Museo de la soledad presenta como motivo recurrente la soledad como evocación del pasado y como eco agridulce del presente. Porque la soledad es memoria, es recuerdo y es desolación. Plasmo un fragmento de uno de los relatos - Silencio tan de Silvia - con el que muchos lectores de la generación de Carlos se sentirán inmediatamente identificados.

     Los veranos entonces no se acababan nunca. No había nada, de entre todas las cosas que podíamos concebir, que se pareciese más a la eternidad; por eso la primera noche era tan difícil conciliar el sueño, pensando en todas las cosas que íbamos a hacer en ese paraíso de incertidumbre. Igual que en el tintero, antes de ser abierto por primera vez, de alguna manera están ya encerrados el poema o la sentencia que alguien escribirá más tarde, nosotros notábamos que todos los gritos que íbamos a dar ese verano, los de dolor y los de alegría, los de ilusión y de guerra, estaban ya agazapados en nuestra garganta; no todavía en el viento, desde luego, pero podíamos sentirlos allí, arañándonos en la oscuridad del dormitorio, en forma de insomnio y de latido.

    Bajo las sábanas escuchábamos los balidos procedentes del corral y urdíamos ya nuestros primeros planes, todo lo que haríamos a partir de que por fin se hiciera de día; excitados, nos dibujábamos el uno al otro, en el aire, los mapas de la aventura, los recorridos que seguiríamos para encontrar un tesoro al que nuestro sueño no habría alcanzado todavía a dar forma ni nombre, pero que sin saber bien por qué, a pesar de hallarnos tierra adentro hasta más no poder, relacionábamos vagamente con un mar al sur del mundo, salvajemente azul e infestado de piratas y ballenas gigantes. Y nos preguntábamos si habría llegado ya el resto de amigos forasteros con los que coincidíamos en el pueblo un año tras otro, chavales que venían de Madrid, como nosotros, o de Alemania, Cataluña y Zaragoza, todos tristes chicos de ciudad, mustios y pálidos en comparación con cualquier lugareño de nuestra edad, con un inconfundible olor a cerrado y a la humedad de la lluvia mirada sólo desde el balcón, ésa que mojaba al mundo y a los demás mientras nosotros, a buen recaudo, matábamos el rato con estúpidos rompecabezas y recortables de soldados, o llenando álbumes y más álbumes con los cromos que salían en las tabletas de chocolate y que nos mostraban un mundo más allá, barcos y volcanes, tiburones y actrices, todas las sorpresas ocultas en una caja mágica que nuestros dedos nunca alcanzaban a rozar, como en esas pesadillas en las que pretendemos alcanzar algo que a cada paso se nos escurre, la espada salvadora que resbala en nuestras manos o el seguro burladero que se va alejando como el horizonte.

PREMIOS DE NARRATIVA PARA DOS ZARAGOZANOS

20080228174322-agustin-sanchez-vidal.jpg

      Dos escritores zaragozanos, Agustín Sánchez Vidal - afincado desde joven en la capital del Ebro - y Luis del Val, han obtenido el primer y el segundo Premio Primavera de novela respectivamente.  Sánchez Vidal es ensayista, guionista y catedrático de Historia del Cine de la Universidad de Zaragoza. Con Nudo de sangre, su segunda novela, bucea en la historia del Perú y traslada al lector al siglo XVI en la primera parte y al siglo de la Ilustración en la segunda. Aprovecha el autor para reflejar experiencias personales - viajó a la tierra de los incas hace ocho años - y para desvelar entresijos históricos no demasiado conocidos.

     El periodista aragonés Luis del Val, ganador del Premio Gijón de novela en 1987 con Buenos días, señor ministro o el Ateneo con Las amigas imperfectas, ha quedado finalista de este certamen, convocado por Espasa Calpe, con la novela Crucero de otoño. El profesional de la radio ha creado una obra con todos los ingredientes de un relato moderno y clásico a la vez: intriga, espionaje, amor y ambiente cosmopolita. El autor intenta reflejar la hipocresía y el cinismo que inunda la sociedad occidental.

     Corren, al parecer, buenos tiempos para la novela. Al menos, en lo que se refiere a premios, certámenes o publicaciones. Otro tema muy distinto es el de la vida cada vez más efímera de los libros, la inflación de títulos y el poco aprecio de los lectores a este tipo de publicaciones, salvo contadas excepciones. Es positivo, de todos modos, que profesionales de la enseñanza - en el caso de Agustín - o de los medios de comunicación - en el caso de Luis - nos regalen mundos de ficción no exentos de realidad y nos intenten contagiar su propia experiencia como viajeros y como agudos observadores de las personas que nos rodean.

28/02/2008 17:42 josemarco Enlace permanente. LITERATURA No hay comentarios. Comentar.

ADIÓS, FEBRERO, ADIÓS

20080229203038-febrero-29.jpg

     Se despide un febrero atípico, un febrero bisiesto, un febrero que sólo vivimos cada cuatro años. Se despide un febrero alocado, un febrero sin nieves, sin apenas heladas, casi primaveral. Mientras tanto, la campaña electoral ha doblado ya la esquina de su ecuador. Pero todavía les quedan a los políticos siete días intensos, siete días llenos de incertidumbre y, es de desear, sin grandes sobresaltos. Mientras tanto, alborea marzo con un rostro distinto. Marzo siempre me ha parecido un mes más amable, más sosegado, más luminoso. Tal vez sea porque las horas del día se dilatan y las tardes se visten de asueto. O tal vez sea por la llegada de la primavera en el calendario - porque ahora el inicio o el final de las estaciones cada vez se desentiende más de las fechas.

     Desde la ventana de mi despacho contemplo el cielo de un azul ceniciento. Es un cielo crepuscular, que invita al reposo, a la nostalgia, a la melancolía. Mientras plasmo estas impresiones en la página blanca del ordenador, una música estridente llega a mis oídos. Son los Héroes del Silencio, tan lejanos y casi olvidados. El vecino escucha un día tras otro las mismas canciones. Y uno no tiene más remedio que oírlas a la fuerza y, como es lógico, aborrecerlas. En estos momentos, prefiero una música más suave, menos estridente. Aunque lo que más me apetece es el silencio. Un silencio creativo, aserenado, profundo, liberador. Porque la tarde invita a saborear el paso sosegado de los minutos después de una semana intensa. De momento, prefiero soñar. Y mirar al futuro. Y pensar en el paréntesis del fin de semana.

     Dentro de cuatro años volverá otro febrero bisiesto. Un capricho de los romanos. Un ajuste del calendario al ritmo de los astros y de las estaciones. Un día más de regalo en este año par, olímpico y electoral. 

29/02/2008 20:29 josemarco Enlace permanente. IMPRESIONES No hay comentarios. Comentar.


Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris