Facebook Twitter Google +1     Admin

josemarco


Contador de visitas

Temas

Enlaces

Archivos

 

Se muestran los artículos pertenecientes a Octubre de 2010.

UNA NUEVA TEMPORADA

20101003115035-san-jose-2010-1.jpg

     Una nueva temporada, nuevas ilusiones, nueva equipación, nueva categoría. Los componente del equipo de cadete A de la Unión Deportiva San José, cuyo campo está ubicado en este barrio zaragozano, comenzaron ayer una nueva etapa en su feudo. Era ya el segundo partido de la temporada y, después de una victoria a domicilio en el campo de Agustinos, recibían a un rival difícil, bien conjuntado y que toca bien el balón, el San Gregorio.

     El partido se decantó para los de casa, con un 2-1 a favor. Pero hasta el último momento se mantuvo la incógnita y la tensión. Una tensión que se contagió a la grada con gritos de ánimo y alguna crítica acerba a la actuación arbitral. Está claro que cada uno ve las jugadas dudosas con su propia subjetividad, que todos queremos ser árbitros, pero hay que comprender que no es nada fácil bajar al ruedo y decidir en décimas de segundo. Se ven mejor los toros desde la barrera.

     Y mientras los cadetes buscaban lo mejor para su equipo, un Zaragoza frágil y desafortunado comenzó el partido perdiendo con el modesto Sporting de Gijón. Menos mal que Sinama resurgió de sus propias cenizas y marcó dos golazos que igualaron el partido. Agapito respiró desde el palco y Gay sintió una punzada de alivio. Aunque puede ser que sea pan para hoy y hambre para mañana. Y que Agapito Iglesias continúe con sus reflexiones y con su soledad. Esa soledad que manifestaba en el paseo de Sagasta el día de la huelga general camino de las oficinas de Codesport. La soledad del presidente. Un contraste brutal con los piquetes  - ¿informativos? - que intentaban asaltar, una vez más, el Corte Inglés, como quien aspira a conquistar la Bastilla del capitalismo.

    Llegamos a la Romareda cuando estaba ya todo el pescado vendido y el partido se había vuelto loco. Podía haber ganado cualquiera, pero fue el Sporting el que dispuso de las ocasiones más claras. Menos mal que estaba Doblas - ¿quién se acuerda de Leo Franco? - y que la suerte, por una vez, estuvo de aliada.

     Nos queda el recuerdo del partido del San José, del entusiasmo de los jóvenes jugadores, del afán por ser una piña, como la que muestra la fotografía.

03/10/2010 11:50 josemarco Enlace permanente. DEPORTES No hay comentarios. Comentar.

VARGAS LLOSA, UN NOVELISTA INNOVADOR

20101007172505-mario-vargas-llosa.jpg

    Me acabo de enterar que han concedido el Premio Nobel de Literatura 2010 al escritor peruano Mario Vargas Llosa. Dejando de lado los dimes y diretes y las polémicas gratuitas que despierta año tras año la concesión de este prestigioso galardón, hay que reconocer que el autor de obras como La ciudad y los perros (1963), La guerra del fin del mundo (1981) o La fiesta del chivo (2001) merece con creces este reconocimiento mundial.

    Este premio es también un reconocimiento para las letras españolas que no eran reconocidas por la Academia Sueca desde hace nada más ni nada menos que 20 años, cuano lo recibió el poeta y ensayista Mexicano Octavio Paz.

     Siempre he leído con interés las novelas de Vargas Llosa. Desde el primer relato, Los jefes (1959) hasta sus últimas narraciones, he seguido con interés los escritos de este peruano que recaló en España a principios de los años sesenta y, gracias al apoyo de la agente literaria Carmen Balcells, comenzó a darse a conocer junto con Gabriel García Márquez y otros jóvenes creadores que formaron el llamado "boom" de la novela hispanoamericana.

     Mi mejor homenaje a Mario es releerme una de sus novelas. He elegido Los cachorros (1967). Mis alumnos de segundo de Bachillerato la tienen que leer este año para preparar la prueba de selectividad. Ahora quizás lo hagan con más interés. Y con más motivación.

* La fotografía es del diario digital EL PAÍS



JAVIER CERCAS, NARRADOR Y ENSAYISTA

20101008174401-javier-cercas.jpg

     No es la primera vez que dedico unas líneas a este escritor extremeño (Ibahernando, Cáceres, 1962), afincado en Barcelona. Conozco sus cuentos, he leído sus novelas y me acerco con frecuencia a sus artículos sobre la actualidad.

     Me fascinó su novela Soldados de Salamina (2001), adaptada al cine de manera magistral por David Trueba dos años después, y me gustó su última novela Anatomía de un instante (2009), una crónica novelada del intento de golpe de estado del 23 de febrero de 1981 y un acercamiento lúcido, profundo y muy bien documentado a tres figuras clave de la transición a la democracia: Adolfo Suárez, Santiago Carrillo y Gutiérrez Mellado.

     No me sedujo tanto esta novela como Soldados de Salamina, pero me atrajo esa mezcla de crónica, ensayo y ficción. Es una novela híbrida, una narración de ideas y una apuesta por un modo distinto de escribir y relatar.

     Tengo que reconocer que me costó meterme en la trama. Esperaba un relato de ficción y me encontré con lo que sugiere el título. Eso sí, me abrió los ojos a una nueva visión de la transición y a una nueva e inquietante interpretación de la historia reciente de nuestro país. En mi post del 6 de febrero de 2010 hablaba de la soledad de  Adolfo Suárez y la comparaba con la soledad de José Luis Rodríguez Zapatero. Son situaciones difíciles, a veces paradójicas, del que está en el poder. Es la intrahistoria de España a través de los ojos clarividentes de este narrador que, en mi modesta opinión, se defiende mejor en las distancias cortas.

AMOR DE OTOÑO

20101013104610-aliaga-noviembre-2009-1.jpg

Como estas gotas de lluvia,

frágiles, recatadas, presurosas,

que repiquetean en mi ventana

en esta tarde otoñal,

así son tus caricias.

 

Como esta luz crepuscular,

que tiñe de color cárdeno el horizonte

en esta tarde dulce y silenciosa,

así son los destellos

de tu mirada densa, enamorada.

 

Como este paraje solitario,

inundado de verdes y amarillos

cual  una nueva arcadia,

así  es tu presencia,

fugaz e inadvertida

como la vida misma.

EDUARDO MENDOZA, UN EXCELENTE FABULADOR

20101016180905-eduardo-mendoza.jpg

    En poco más de dos semanas, han sido galardonados con tres merecidos reconocimientos los escritores Mario Vargas Llosa, premio Nobel; Javier Cercas, premio Nacional de Narrativa y Eduardo Mendoza, premio Planeta. En mi modesta opinión son tres escritores de primera fila, tres narradores densos, profundos, tres literatos que se convertirán en clásicos de las letras castellanas.

    ¿Qué voy a decir de Eduardo Mendoza que no hayan publicado durante las últimas horas los distintos medios de comunicación? En su página web podemos encontrar toda la información relativa a este escritor barcelonés que ha elevado la narrativa de las últimas décadas a la categoría de lo exquisito.

    Voy a hablar brevemente de ese autor que descubrí con la lectura de su novela La verdad sobre el caso Savolta (1975), que marcó un antes y un después en la narrativa española. El autor se vio obligado por la censura - todavía vivía Franco - a cambiar su título original Los soldados de Cataluña. Vendrían después una serie de novelas detectivescas plasmadas en una trilogía encabezada por El misterio de la cripta embrujada (1979). Pero momento culminante de su trayectoria literaria le llegó con la publicación en 1986 de su obra maestra - injustamente valorada por algunos medios - La ciudad de los prodigios (1986). Luego vendrían obras "menores" como Sin noticias de Gurb (1991), El año del diluvio (1992) o Una comedia ligera (1996). Pero la novela en la que se muestra la evolución social y humana de Barcelona entre las dos exposiciones universales de 1888 y 1929 merece un capítulo especial. La he leído y releído, la he trabajado con alumnos de bachillerato. Y nunca, nunca me ha decepcionado. Si tuviera que ponerla entre las diez mejores novelas en lengua castellana del siglo XX, allí estaría, sin lugar a dudas.

    No sé cómo será su última novela, Riña de gatos. Madrid 1936. Creo que no me decepcionará. Eduardo Mendoza se mueve como un pez en el agua en los terrenos de la historia y las convulsiones sociales. Y la obtención de este merecido premio dará a conocer el resto de sus obras. Una buena noticia para Eduardo; una buena noticia para la editorial Planeta.

16/10/2010 18:09 josemarco Enlace permanente. LITERATURA No hay comentarios. Comentar.

NUEVA NOVELA DE ANA ALCOLEA

20101018182737-ana-alcolea-260609.jpg

     Acabo de leer de un tirón la última novela de la escritora y profesora zaragozana, Ana Alcolea. Me ha parecido simplemente genial y me ha recordado pasajes de sus tres primeras novelas juveniles, en especial de El medallón perdido (2001), esa novela que entusiasmó a tantos adolescentes y que despertó el hábito de la lectura en tantos alumnos y alumnas de nuestra geografía.

     La sonrisa perdida de Paolo Malatesta - así reza el título del octavo libro de la autora - forma parte de la colección "El árbol de la Lectura" que presentó la editorial Oxford en la Feria del Libro de Huesca el pasado mes de junio. Es una novela dirigida a lectores jóvenes, pero que merece la pena ser leída por cualquier adulto interesado por el arte, por el teatro y, sobre todo, por las reflexiones profundas sobre la vida, el amor y los sueños de futuro.

     La novela surgió de un viaje a Zurich de la autora en mayo de 2009 para asistir al cumpleños de una amiga. Este será el punto de partida de casi trescientas páginas de intriga policíaca, entremezclada con retazos de literatura, de arte y de teatro. Ana Alcolea alcanza con esta novela un escalón más en su trayectoria creativa. Su prosa diáfana, sus descripciones exquisitas y sus acertadas reflexiones  convierten a los personajes en seres cercanos, personas de carne y hueso que podemos encontrar cualquier día en nuestro camino.

    Como decía Ana el día de la presentación: "Todos llevamos un adolescente dentro. Quizá es lo que nos ayuda a escribir estos libros". En La sonrisa perdida de Paolo Malatesta confluyen tantos caminos, se dan cita tantas inquietudes, que yo diría que es una síntesis creativa de sus tres primeras novelas.

    Quiero acabar esta modesta y cariñosa valoración de la obra con una reflexión que la autora pone en boca de Carolina, la joven coprotagonista, en los primeros compases de la novela: A veces es difícil asomarse a la vida. A veces, la vida es un acantilado del otro lado de la terraza a la que nos da vértigo asomarnos. En cambio, otras, la vida tiene vidrieras que nos pintan de colores los momentos que nos parecen más grises.

 

 

18/10/2010 18:25 josemarco Enlace permanente. LITERATURA No hay comentarios. Comentar.

FERNANDO LALANA, PREMIO CERVANTES CHICO

20101021202104-portada1287499294-portada.jpg

     El escritor aragonés Fernando Lalana (Zaragoza, 1958) recibió ayer en Alcalá de Henares de manos de la princesa doña Letizia el premio Cervantes "chico". Con este galardón - que no tiene compensación económica - se quiere reconocer la labor de un autor que ha escrito más de cien obras dirigidas especialmente a un lector juvenil.

     Desde que escribió El secreto de la arboleda (finalista premio Barco de Vapor en 1981) y El zulo (premio Gran Angular en 1984), Fernando se ha dedicado a la creación literaria con el objetivo de despertar en los niños y jóvenes el amor a la lectura y las inquietudes literarias. 
     Una de las novelas que más me impactaron fue Morirás en Chafarinas, llevada a la pantalla por el director Pedro Olea en 1995. Lalana vino al instituto zaragozano de Miralbueno a dialogar con unos jóvenes encantados con una obra que reflejaba en cierto modo su etapa de servicio militar en este enclave melillense. Después siguieron muchas otras obras, todas caracterizadas por ese lenguaje fluido, terso, directo, sin concesiones a la galería ni a la literatura fácil.

     Porque si algo caracteriza a las novelas de Fernando Lalana es - según han manifestado los que le han concedido este prestigioso premio - "la capacidad de crear obras que cautivan a los jóvenes por la profundidad de sus protagonistas y por ser tan bien contadas, además de tener una gran aceptación en el ámbito escolar y educativo". Porque han sido muchos los niños y jóvenes que, gracias a Fernando, se han enganchado a un hábito lector que tal vez no abandonen nunca. Lalana lo sabe y por eso escribe lo que le gustaría leer. Y, aunque sus obras vayan dirigidas a un público juvenil, también los adultos pueden sumergirse en un mundo de aventuras, teñido de un enfoque humorístico y aderezado de reflexiones sobre la historia, el presente y el porvenir.

EL VIOLÍN NEGRO

20101026115926-cubiertaviolinnegro1.jpg

     El corazón de París y los subterráneos de la Ópera Garnier son el marco privilegiado que ha elegido la joven escritora zaragozana Sandra Andrés Belenguer para ambientar su primera novela El violín negro.

     El violín negro no sólo es un homenaje a Gastón Leroux, autor de la famosa obra El Fantasma de la Ópera. Es, además, un buceo original e inteligente en uno de los mitos que, hace ya más de cien años, corrieron de boca en boca por los mentideros de la capital francesa. La novela de Sandra Andrés nos sumerge desde el principio en un mundo de leyenda, en un ambiente esotérico, en una ciudad llena de edificios emblemáticos y surcada por catacumbas pestilentes.

    Así comienza la novela: Atardecía ya en París. Enfundado en un abrigo negro y una desgastada gorra, un hombre atravesaba precipitadamente Le Pont des Arts dirigiéndose hacia el lado derecho del Sena. La ciudad entera sufría el temporal propio de diciembre y el frío se dejaba sentir con intensidad por los escasos viandantes que aún circulaban. París se sepultaba poco a poco bajo la nieve, y sus calles, casi desiertas, le conferían un aspecto gris y fantasmal. El único sonido existente era el inquietante bramido del gélido viento y el ruido de las ruedas de los carruajes sobre los blancos adoquines.

    Una novela dirigida a todo tipo de lectores, especialmente a aquéllos que se sienten atraídos por un mundo distinto al que vivimos todos los días. Bajo una apariencia rutinaria, puede surgir un secreto o una pista inefable que nos hermane misteriosamente con nuestros antepasados. Es lo que le pasa a Christelle, la joven protagonista, que intenta averiguar cuál es el secreto del violín que llega a sus manos. La intriga está servida. Además, hay un movimiento pendular que nos sumerge alternativamente en el París de mediados del siglo XIX, en la ciudad preindustrializada de inicios del siglo XX y en la actual capital europea de principios del siglo XXI.

     Hay que destacar, además, que la redacción de la novela es fluida, sin aderezos inútiles y con una prosa clara, con acertadas descripciones detallistas y diálogos ágiles. Cualquier lector interesado en la buena literatura disfrutará con la lectura de una novela que está despertando gran interés entre jóvenes y adultos.

25/10/2010 11:32 josemarco Enlace permanente. LITERATURA No hay comentarios. Comentar.

OJOS DE NIÑO

Quisiera traspasar

esta niebla agrisada de los años

y volver a esa vida de la infancia

con mis ojos de niño,

ojos de soledad y de ternura,

ojos escrutadores,

ojos enamorados del futuro.

 

Quisiera revivir

esos años de luces y de sombras,

de sueños agridulces

vividos al compás del blanco y negro,

entre montañas grises

y un río enmarañado

sin rumbo ni destino.

 

Fue mi primera vida,

esa que sólo queda en una imagen,

casi difuminada,

con mis seres queridos,

con mis ojos de asombro,

con la esperanza azul de las mañanas.

 

Me cuesta recordar esos momentos,

cada vez más lejanos.

Sólo me gustaría

revivirlos sin más

en la memoria

de los pasos perdidos.



Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris