Facebook Twitter Google +1     Admin

josemarco


Contador de visitas

Temas

Enlaces

Archivos

 

Se muestran los artículos pertenecientes a Noviembre de 2011.

TARDE DE NOVIEMBRE

20111101205811-cementerio.jpg

     Nunca me ha gustado el día de Todos los Santos. Ni siquiera cuando era pequeño. Ese ir y venir a los cementerios, esos simulacros encubiertos, esa solapada hipocresía, ese tener que recordar a nuestros seres queridos precisamente este primer día de noviembre. Flores y más flores; velas y más velas; recuerdos, nostalgias y sensación agridulce típicamente otoñal.

     Cada ver recuerdo más al gran escritor romántico Mariano José de Larra, que en su famoso artículo Noche de difuntos de 1836 caricaturizó y criticó con amargura esa peregrinación casi rutinaria al camposanto madrileño. Otros literatos como Leopoldo Alas Clarín en La Regenta han plasmado con realismo las vivencias, emociones y sentimientos que despierta este día. Un día presidido por el sonido lánguido de las campanas, por las hileras de nichos más o menos engalanados, por los recientes jardines de la memoria.

     Es verdad que no hay que olvidarse de los que han compartido parte de nuestra vida. Pero para ello no es necesario fijar un día en el que unánimemente les recordemos de uno u otro modo. No sé si se perderá esta tradición cristiana. Tal vez con las incineraciones - que en algunas ciudades como Zaragoza  ya superan el cincuenta por ciento - las flores y las velas vayan pasando poco a poco a segundo plano. Y los rituales y ceremonias cedan el paso al sentimiento auténtico del corazón. Lo malo es que, desde hace unos años, la tradición anglosajona del Halloween está alcanzando cada vez más protagonismo. ¿Es otra manera de recordar a los muertos? ¿O de caricaturizar a la dama de blando? ¿O de buscar un hueco más para el ocio y el consumismo? Eso me parece a mí. Pero está claro que la seriedad, la tristeza y el recogimiento van cediendo el puesto al jolgorio y la alegría desbocada. Es el signo de los tiempos. El triunfo de lo macabro y de lo grotesco.

     Pero, a pesar de todo, seguiré considerando a noviembre como un mes anodino y a este día inaugural como una fecha inoportuna y artificial. Como tantas otras.

01/11/2011 20:47 josemarco Enlace permanente. IMPRESIONES No hay comentarios. Comentar.

EN CAMPAÑA

20111105210720-foto0011.jpg

     Casi sin darnos cuenta, ya tenemos encima otras elecciones generales. Parece que fue ayer cuando, a las puertas de esta crisis económica demoledora, nos acercamos a las urnas para elegir a nuestros representantes políticos en el Congreso y en el Senado. Muchas cosas han cambiado en estos casi cuatro años: se le está ganando el pulso al terrorismo, se han reducido significativamente los accidentes de tráfico, se ha avanzado en prestaciones sociales,... Pero lo que no ha cambiado es el fantasma de la crisis, que se está cebando con los más desfavorecidos y que sigue como una espada de dámocles amenazando a media Europa.

      Es tal el alcance de la crisis, que parece que la campaña electoral haya empezado con menos fuerza que otros años y, tal vez, con menos convicción. Al parecer, seguirá el bipartidismo y - según las encuestas - el partido de centro-derecha va a tomar de nuevo el relevo del poder. Lo peor de todo sería una mayoría absoluta. El rodillo del poder podría dar un giro radicar a tantas conquistas de los últimos años, especialmente lo que se refiere al ámbito de lo público, como educación o sanidad. Al parecer, la mayoría de los votantes, estamos más preocupados por los problemas económicos de Europa que por nuestro voto el próximo día 20. Porque el problema de Grecia es muy preocupante y podría dar al traste con la moneda única. Y la marea oscura del país heleno llega a otros países latinos como Italia, España o Portugal.

     Ayer llegaba a mis oídos la música electoral de uno de los principales partidos. Ya me la sé de memoria. ¿Por qué no la cambian de una vez? Y, de regreso a casa, contemplé esta pancarta en uno de los balcones de una plazoleta del casco viejo. Me llamó la atención mucho más que el cartel electoral que pendía de una farola a muy pocos metros. Reflejaba, sin paliativos, lo que más preocupa a los ciudadanos de a pie. Porque, a dos semanas del 20N, ¿alguien cree que van a cambiar las cosas con el nuevo gobierno? Todos sabemos que las turbulencias de los mercados dependen más de agentes externos que de la buena voluntad de nuestros políticos. Por eso, parece una campaña más descafeinada que otras veces. Al menos esa es mi impresión.

05/11/2011 21:03 josemarco Enlace permanente. SOCIEDAD No hay comentarios. Comentar.

EMPATE A NADA

20111108175816-debate-electoral.jpg

     Seguí el debate de anoche en televisión española, más por curiosidad que por verdadero interés. Me imaginaba que los dos líderes de los partidos mayoritarios iban a enrocarse en sus argumentos de siempre y, en lugar de proponer alguna idea clara y concreta, se limitaron a contraargumentar continuamente. Parecía un laberinto dialéctico en el que cada uno busca encontrar el punto flaco del adversario político.

     Y así fue. Ninguna propuesta relevante, ninguna referencia al futuro más cercano, ninguna ventana abierta al túnel social y económico en que nos encontramos. Me pregunto si el debate habrá servido para algo. Si estas casi dos horas en directo de Rajoy y Rubalcaba habrán contribuido a despejar las dudas de algunos votantes a poco más de diez días de, 20N. Porque si no ha servido para eso, ¿Cuál es su razón de ser? Tal vez toda la parafernalia informativa y toda la inversión hayan sido inútiles. Como inútil puede haber sido este nuevo enfrentamiento entre el que se considera virtual ganador de los comicios y el que aspira a romper con los pronósticos de los sondeos.

     Del debate de anoche, me quedo con la profesionalidad y oficio del moderador, el aragonés Manuel Campo Vidal; con la actitud humilde de Rajoy, al menos en apariencia; y con el nerviosismo inusual de Rubalcaba, curtido en mil batallas. Lo demás lo considero un empate a cero, un empate a nada.  A pesar de todo, habría que mantener estos debates aunque sólo fuera por el talante democrático que se trasluce en las miradas y en los gestos. De todos modos, me habría gustado conocer lo que opinan los líderes sobre los problemas más candentes de los españoles - especialmente el paro - y cómo los van a solucionar. ¿O es que guardan las soluciones en la chistera de las utopías y de los sueños? Dentro de pocos meses se verá. De momento todo queda en tablas, como una partida interminable de ajedrez.

 

POR EL BARRIO DE CASABLANCA

20111113183830-foto0024.jpg

    Antes del inicio del encuentro de fútbol juvenil entre Marianistas y San José, inicio un paseo por la orilla del Canal Imperial de Aragón y me acerco al barrio de Casablanca. Este distrito zaragozano, situado al sur de la capital, tiene un nombre cuyo origen se remonta a finales del siglo XVIII cuando el ilustrado don Ramón Pignatelli decide construir el Canarl Imperial de Aragón desde Fontellas (Navarra)  hasta Fuentes de Ebro) Zaragoza. Un proyecto ambicioso y utópico que no sólo buscaba la ampliación eficaz de los regadíos, sino que intentaba además ser un medio de transporte de viajeros y de mercancías. Una de las paradas de esta magna obra era la Casa Blanca, de la que todavía se conserva un edificio de color blanco situado junto a una de las esclusas del canal.

     A pocos metros de este barrio y, vigilando cual centinela anónimo una de las salidas de la ciudad del Ebro, está la fuente de los Incrédulos - en la fotografía. esta fuente. Con el lema "para convencimiento de incrédulos y descanso de viajeros", Ramón Pignatelli quiso dejar para la posteridad un monumento en el que se recordase a las futuras generaciones cómo su proyecto del canal no era sólo un fruto de soñadores sino que se haría realidad.

     Es una lástima que este monumento esté un poco abandonado y a desmano.  Algunas asociaciones ciudadanas han intentado restaurarlo o, al menos, acondicionarlo. Sería un buen lugar de ocio, descanso y solaz para visitantes de la ciudad. Desde la fuente, contemplo en esta tarde otoñal las nuevas vías del tranvía que viene desde Valdespartera, el parque silencioso y solitario y unos patos grisáceos que surcan las aguas amarronadas de un canal, que es historia y testimonio de una época de ilustrados y utópicos.

13/11/2011 18:37 josemarco Enlace permanente. SOCIEDAD No hay comentarios. Comentar.

EL FANTASMA DE LA ESPECULACIÓN

20111116201318-especulacion.jpg

     A este paso, uno llegará muy pronto a ser experto en temas económicos. Ya no es necesario hojear los diarios de economía ni leer las páginas color salmón de los periódicos del fin de semana para conocer conceptos como agencias de calificación, prima de riesgo o volumen de la deuda. La economía está ahí, en las portadas de la prensa, en las cabeceras de los informativos, en los foros de internet. Se habla más de economía en determinados ámbitos, que de este tiempo otoñal lluvioso e imprevisible. Tanto es así, que en plena campaña electoral, casi nadie piensa en los candidatos, ni en los mítines, entrevistas o debates. La mayoría mira de reojo a Grecia o a Italia y espera con paciencia el veredicto de las urnas del día 20 por la noche. A partir de ahí, se irá desvaneciendo la incertidumbre y volverán los recortes, los ajustes y las congelaciones salariales.

      Y es que hay un fantasma que está sobrevolando desde hace unos meses toda Europa: el fantasma de la especulación. Por mucho que trabajen las empresas, a pesar de las buenas perspectivas en las exportaciones, por mucho que mejore el turismo, por mucho que se reforme el mercado laboral, seguirá encima la espada de dámocles de los insaciables especuladores que, cual buitres carroñeros, sobrevuelan todo tipo de ámbitos económicos para obtener el mayor provecho posible. Eso sí, sin escrúpulos. Caiga quien caiga.

     Y uno se pregunta, ¿hasta cuándo va a durar esta crisis? ¿Van a desistir algún día los especuladores? ¿Volverá el optimismo a las bolsas? ¿Volveremos a hablar de temas tan cotidianos e importantes como educación, sanidad o cultura? Habrá que preguntárselo a los anónimos especuladores y a algún político relevante. Porque está claro que alguien tendrá la llave para salir de este laberinto grisáceo y oscuro. Mientras tanto, disfrutaremos de la dulzura otoñal ocre y amarilla.

HOJAS DE OTOÑO

20111122230138-aliaga-otono-2008-6.jpg

                                   Oigo el susurro suave de las hojas

                                  sobre el asfalto envejecido

                                  en la  ciudad del cierzo

                                  y de la niebla.

                                  Percibo en el silencio matinal

                                 el eco de la vida en las aceras

                                 y el desolado gris de este noviembre

                                 herido de nostalgia.

 

                                 Son los despojos de un otoño dulce,

                                acerado y fugaz como la vida,

                                frágil como el amor en la distancia,

                                acurrucado bajo el cielo cárdeno

                                de esta mañana opaca.

 

                                 HOJAS DE OTOÑO.

                                Amarillo de amor y de nostalgia,

                                ocre de soledad y de silencio,

                                tenue verde de luz

                                sobre el asfalto gris,

                                sobre el alcorque suave, amarronado,

                                sobre la acera herida por las huellas

                                de vidas que se fueron,

                                de amores tan fugaces

                                como el alba.

¿REGRESO AL PASADO?

20111127175807-billete-de-una-peseta.jpg

     Nunca he creído en lo que he oído cientos de veces - "Cualquier tiempo pasado fue mejor" -. Al contrario, tengo fe en el progreso, en los avances de la ciencia y, sobre todo, en la mejora de las condiciones de vida de las personas.  

     De todos modos, cada vez nos amenazan más fantasmas disfrazados de crisis económica, de un paro galopante, de embargos o de deterioro de las condiciones de vida. A tal estado está llegando la situación en la Unión Europea, que hoy se hablaba en algunos medios informativos de la desparación del euro y de la vuelta a la moneda anterior. ¿Os imagináis una vuelta a la peseta? ¿Os imagináis un regreso a la segunda mitad del siglo XX con todo el lastre que ello supondría? A mí me resultaría extraño, paradójico y rocambolesco.

    Un amigo mío me hablaba incluso de una posible vuelta a la tierra, a los pueblos solitarios, a las casas vacías, al cultivo de los bancales yermos, a la explotación de minas abandonadas, a la mano de obra barata, al carbón, a la leña, a un nivel de vida de supervivencia.  Es de esperar que eso no llegue. Pero lo que está claro es que la situación de incertidumbre se podría prolongar durante unos años más. Porque, de momento, nadie encuentra la solución ni en Europa ni en Estados Unidos. Y la solución debería ser global, porque los problemas se han extendido como una mancha de aceite más allá de las fronteras.

    Paradojas de la vida en esta tarde de noviembre aderezada por la niebla. Una tarde de descanso dominical para la mayoría, de reflexión para los políticos, de tregua para los economistas. Una tarde otoñal, teñida de gris y ocre. Una tarde para seguir mirando al futuro, aunque por el espejo retrovisor de nuestra vida atisbemos el fantasma de la regresión, de una vuelta al pasado indeseable. Sería algo caótico. De todos modos, es bueno nos demos cuenta de que el estado del bienestar tiene un límite y no sería aconsejable sobrepasarlo.

   

27/11/2011 17:28 josemarco Enlace permanente. IMPRESIONES No hay comentarios. Comentar.


Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris