Facebook Twitter Google +1     Admin

josemarco


Contador de visitas

Temas

Enlaces

Archivos

 

Se muestran los artículos pertenecientes a Febrero de 2012.

DESDE MI VENTANA

20120205164514-ventana.jpg

                                                    Desde mi ventana

                                    adivino el secreto de tus sueños

                                    y el latido fugaz de tu sonrisa

                                    ... mientras despierta el alba.

 

                                    Desde mi ventana

                                   me convierto en el cómplice secreto

                                   de tus dulces recuerdos.

                                   Recuerdos de vivencias infantiles,

                                   de amores olvidados,

                                   de viajes sin retorno,

                                   de un tiempo enmohecido.

 

                                   Desde este mirador privilegiado,

                                  cual un farero eterno,

                                  atisbo tu mirada, tus deseos,

                                  y noto que te alejas de mi vida

                                  y que tu amor elige rumbos nuevos.

 

                                  Pero, a pesar de todo,

                                 nunca voy a olvidar

                                 la huella de tu ausencia

                                 pues la luz me devuelve tu mirada

                                 más allá de la bruma del ocaso

                                 más allá de las sombras

                                 de este amor que se esfuma

                                 como caricia azul

                                 de la mañana.

                             

AL HILO DE ESTE MES LOCO

20120211124326-febrero.jpg

      Muchos son los refranes que ha recogido la sabiduría popular sobre el mes de febrero. Un mes loco, irregular, caprichoso, imprevisible. Hasta el invierno rezagado se recrudece durante estos días previos a los Carnavales, a la Cuaresma y a la postiza celebración de San Valentín. Cito algunos dichos populares: "En febrero loco, ningún día se parece a otro". "En febrero, un día al sol y otro al brasero". "En febrero, guarda leña en tu leñero".

      No sé si será pura casualidad, pero en febrero tuvo lugar la asonada esperpéntica de Tejero en 1981 y en febrero acaban de conocerse decisiones judiciales que han caído como una bomba sobre gran parte de los ciudadanos progresistas y auténticos demócratas de este país. Tanto es así, que uno se pregunta con frecuencia si existe la justicia y si el Tribunal Supremo decide con la objetividad y el sentido común que se espera de él.

     La inhabilitación al juez Garzón durante once años, que ha arruinado definitivamente su carrera, la absolución de Camps y la esperpéntica sanción a Contador son la punta del iceberg de un trasfondo revanchista, sibilino y, a todas luces, incongruente.

      Es verdad que la vida está hecha de incongruencias, que la realidad está tejida de paradojas, que el día a día nos confirma que la realidad supera con frecuencia a la ficción. Y todo ello está ocurriendo en este mes convulso, que renace año tras año como un paréntesis invernal difícil de olvidar. Eso sí, todavía queda mucho mes por delante y se nos viene encima una nueva y polémica Reforma Laboral, cambios sorprendentes en Educación y en Sanidad, Grecia al borde de la bancarrota, el petróleo en alza, el paro en un incremento imparable y la incertidumbre aderezando las frías mañanas como una espada de dámocles.

     Uno reflexiona sobre esta oleada de acontecimientos y, en lugar de liarse la manta a la cabeza, prefiere vivir el día a día, contemplar el cielo azul desde la ventana, leer un buen libro, quedar con los amigos y esperar a que quizás algún día las noticias dejen este tono gris invernal y anticipen una primavera añorada y deseada.

11/02/2012 12:22 josemarco Enlace permanente. IMPRESIONES No hay comentarios. Comentar.


DOMINGO DE CONTRASTES

20120220114238-40060964-1-.jpg

     Reparto la mañana del domingo entre un paseo en bicicleta por los aledaños del recinto de la Expo de Zaragoza en 2008 y un recorrido a pie por uno de los nuevos barrios de la ciudad del Ebro: el parque Goya. En el recinto ferial, todo huele a pasado, a decrepitud, a dejadez, a abandono. Cada vez se parece más a un titánic terrestre escorado hacia el cauce del Ebro y contagiándose de la soledad e indolencia de este meandro fluvial. Sin embargo, en el parque Goya se advierte otro aire, otra concepción de la vida, como una mirada de futuro, de progreso, de diseño más racional de esta ciudad cada vez más dispersa y más diversa. Me doy cuenta de que la mayoría de sus calles y establecimientos están dedicados al famoso pintor de Fuendetodos. Me informo, además, de que Goya pintó una obra dedicada a nuestra primera novela picaresca, El Lazarillo de Tormes.

      En mi camino de regreso de la Expo, ya al filo del mediodía, oigo dos murmullos callejeros, claramente distintos, nítidamente contrastados: los ecos de la masiva manifestación convocada por los sindicatos - unas 70.000 personas - contra la reciente reforma laboral del gobierno del PP - y el alboroto infantil de los cientos de niños que disfrutan del carnaval en la cercana plaza del Pilar. Mientras tanto, en Sevilla, el partido del gobierno celebra su convención haciendo caso omiso de tantas y tantas manifestaciones populares. Ellos prefieren pensar en las elecciones autonómicas de finales de marzo. Es el último feudo socialista que ansían recuperar, cueste lo que cueste.

      Domingo de contrastes. Con el cierzo por bandera. Con la fiesta de los Amantes en Teruel. Con el anticipio paulatino de la primavera. Con la sensación de que este febrero es eterno, casi interminable. Domingo de recuerdos. Domingo de celebraciones. Sólo queda para el lunes un nuevo partido agónico del Real Zaragoza. Con este nuevo horario, van a vaciar de espectadores los terrenos de juego. Es una lástima. Nos han quitado hasta las tardes dominicales de sueños e ilusiones.

 (Fotografía: Reproducción de "El Lazarillo de Tormes" de Goya.)

 

20/02/2012 10:04 josemarco Enlace permanente. IMPRESIONES No hay comentarios. Comentar.

EL DÍA DE MAÑANA

20120226180254-el-dia-de-manana-escaneado-reducidooooooooooooo.jpg

     La lectura de El día de mañana, última novela del escritor aragonés Ignacio Martínez de Pisón (Zaragoza, 1960), ha supuesto para mí un viaje literario apasionante e inolvidable por esa Barcelona gris de los años cincuenta y sesenta y por esa ciudad convulsionada durante los últimos años del franquismo y los primeros compases de la transición democrática. El autor de El tiempo de las mujeres (2003) y Dientes de leche (2008) nos ofrece en este relato caleidoscópico un apasionante y vasto tapiz social de la España de la segunda mitad del siglo XX.

     En mi modesta opinión, la historia novelada de Justo Gil, un inmigrante, un antihéroe, que se sumerge progresivamente en un laberinto degradante y sobrecogedor, me recuerda al joven protagonista de La busca de Pío Baroja o al inolvidable Onofre Boubila de La ciudad de los prodigios de Eduardo Mendoza. El procedimiento narrativo que utiliza Ignacio, que ya esbozó en El tiempo de las mujeres, nos recuerda a la mítica Ciudadano Kane. Ese punto de vista plural realza la verosimilitud de los hechos y enriquece la trama con otras historias paralelas surcadas por la pasión, el desamor, el engaño, la clandestinidad, o la penuria social y económica.

        Sin divagaciones, sin artificios explicativos, confiándolo todo a la escueta narración de hechos, Martínez de Pisón alcanza en algunos momentos una sutileza psicológica y una hondura que constituyen indicios inequívocos de la madurez creadora. Además, la lectura resulta ágil, con un estilo preciso, sin inútiles digresiones o retórica innecesaria. Desde las primeras páginas, el lector queda atrapado en un ambiente que, para los que conocemos la Barcelona de esos años, resulta creíble y muy cercano.

      El día de mañana podría considerarse como una de las grandes novelas de la transición. Martínez de Pisón acaba de recibir el Premio de las Letras Aragonesas 2011  y el Premio Ciutat de Barcelona 2012. Un reconocimiento a la trayectoria de este novelista que ya nos sorprendió positivamente con La ternura del dragón (1984) y que hizo gala de sus dotes de ensayista con Enterrar a los muertos (2005)



Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris