Facebook Twitter Google +1     Admin

josemarco


Contador de visitas

Temas

Enlaces

Archivos

 

Se muestran los artículos pertenecientes a Agosto de 2015.

UN LUGAR SUBLIME

20150801113823-boca-infierno.jpg

     Una de las rutas más interesantes y uno de los lugares naturales mejor conservados de Aliaga es la que termina en Valloré-Boca Infierno. Aunque se puede realizar en coche o en bicicleta de montaña, lo mejor es ir a pie y recorrer esos doce kilómetros que separan el municipio de este pintoresco rincón bañado por las aguas del Guadalope.

    Salimos de Aliaga a las ocho de la mañana y en menos de media hora atravesamos el barrio de la Aldehuela y dejamos a nuestra derecha la antigua central térmica - un macabro gigante del hollín - y el embalse cada vez más anegado. Por la escombrera - ¡qué pena la dejadez de los responsables de estos residuos! - descendemos a la altura de la abandonada y semiderruida masada del Río para iniciar un recorrido llano por un camino asfaltado que conduce a la planta de cogeneración Neoelectra. Nos sorprende el ruido de esta factoría que, al parecer, ha ahuyentado a los numerosos buitres que habitaban cerca. Continuamos nuestra ruta dejando a nuestra izquierda la masada de la Puente, también abandonada, y poco después comienza un sendero que nos acerca a un estrecho del Guadalope, flanqueado por impresionantes paredes de piedra y coronado por un bosque de pinos bien conservados. No ocurre lo mismo a nuestra izquierda donde todavía se advierten las cicatrices del pavoroso incendio del verano de 2009.

    Pero lo mejor está por llegar. Hay que cruzar el río dos veces para acercarse al estrechamiento del cauce - como vemos en la fotografía - que nos obliga a cruzarlo a nado si queremos continuar nuestra caminata hacia Montoro de Mezquita. Pero como se nos echa el tiempo encima y hemos de regresar antes de que apriete el calor, decidimos dejarlo para otra ocasión. Eso sí, nos detenemos a contemplar este impresionante maridaje entre las rocas y el agua. Un lugar sublime, silencioso, de una solemnidad difícil de explicar. Hay que vivirlo. Por eso lo aconsejo a los que visiten Aliaga y sepan valorar uno de sus mejores parajes naturales.

01/08/2015 11:31 josemarco Enlace permanente. VIAJES No hay comentarios. Comentar.

TARDE FESTIVA EN CAMARILLAS

20150810115743-20150809-174342.jpg

     A poco más de diez kilómetros de Aliaga se encuentra Camarillas, ya en la comarca de Teruel. Situada en una eminencia de más de 1300 metros, exhibe su arquitectura civil y sus monumentos religiosos, entre los que destaca la ermita de la Virgen del Campo. Antes de entrar en el pueblo, a mano derecha, se puede contemplar el nevero, uno de los pocos que quedan en la provincia. Ya en el pueblo, surcado por una larga calle, se advierte el bullicio de las fiestas patronales en honor de San Roque. A lo lejos, se oye el sonido de las jotas que amenizan la sobremesa en el pabellón municipal y el parque de atracciones muestra una imagen poco frecuente durante el resto del año: niños en los columpios, con la bicicleta o dándose un remojón en la piscina.

     Nos detenemos delante de la iglesia de la Virgen del Castillo, un monumento barroco del siglo XVII que se hundió a finales del siglo XX. Su restauración será costosa, como la de tantos otros edificios civiles o religiosos. Al contemplar su esbelta torre cuadrada que emerge cual centinela entre las ruinas, nos imaginamos un pasado no muy lejano con las bóvedas intactas y el recinto lleno de fieles. Eso ya ha pasado a la historia y, lamentablemente, el edificio se va desmoronando paulatinamente y se va cubriendo de zarzas y maleza. Si estuviéramos en la época del Romanticismo, podríamos hablar de una poética de las ruinas. Unas ruinas que comparte con la iglesia primitiva, situada junto al castillo en lo más alto de la población.

    En nuestro recorrido por Camarillas llaman la atención las casas de piedra que están siendo restauradas o edificadas de nuevo. Paradójicamente, podemos comprobar que ahora que los pueblos se quedan casi sin habitantes durante los largos meses de invierno, es cuando mejor fisonomía presentan. Sus vecinos cuidan de las casas de sus antepasados, las restauran e invierten en el lugar que les vio nacer. Eso sí, los monumentos civiles o religiosos que sustentan sus raíces tendrán que esperar para ser restaurados. ¿Se hará realidad algún día este sueño?

  

10/08/2015 11:57 josemarco Enlace permanente. PUEBLOS No hay comentarios. Comentar.

TARDE POÉTICA EN ALIAGA

20150813122716-vidaliteraria.jpg

     Esta tarde, en la biblioteca de Aliaga, dentro de las jornadas culturales que organiza cada año Julia Escorihuela, participo con Luis Antonio Pérez en una charla-coloquio sobre LITERATURA Y VIDA. Me voy a centrar sobre todo en la poesía. Haré un recorrido por la poesía española, hablaré del por qué de la poesía y me centraré en algunos tópicos literarios, especialmente en el de la naturaleza. Al hilo de mi exposición he seleccionado los siguientes poemas: APRENDIZ DE POETA, AL FILO DEL OTOÑO, SOLO QUEDA EL PAISAJE, UN VALLE SILENCIOSO, LLUVIA DE ESTRELLAS, ATALAYA y VIRGEN DE LA ZARZA.

    Precisamente hace nueve años, en estas mismas páginas, hablaba también de LITERATURA Y VIDA. Manifestaba mi preocupación por el desconocimiento que tienen nuestros alumnos de secundaria y bachillerato de nuestros autores más relevantes. Y de lo poco que conocen a los clásicos. También aludía a la influencia de las nuevas tecnologías a la hora de leer más o, tal vez, de alejarse de los libros. Esta tarde, en el coloquio final moderado por Luis Antonio, hablaremos precisamente del papel de las nuevas tecnologías en el futuro de la literatura, de las bibliotecas, de las editoriales, de la prensa y de los nuevos lectores.

    Esto es lo que escribí en el 2009: Me gustaría que mis alumnos de tercero de ESO supieran quién fue Baroja o quién es Rosa Montero. Me gustaría que estos alumnos comprendieran mejor el vocabulario cotidianoy distinguieran "cursi" de "cursillo" o "fatalidad" de "banalidad". Me gustaría que mis alumnos de segundo de Bachillerato leyeran con entusiasmo a Kafka, a Joyce o a García Márquez. Que apreciaran más la Literatura, que valoraran más los libros, que entraran con curiosidad en la biblioteca, que subrayaran las palabras difíciles durante la lectura o consultaran el olvidado diccionario. Pero, al parecer, no es así, la realidad no va por ese camino. Hoy mandan las consolas, las plays, internet y los móviles. Se impone la imagen y se extiende la incultura lingüística y literaria. ¿Pesimismo? ¿Realismo? No lo sé. El tiempo nos lo irá demostrando.

MIRAVETE EN AGOSTO

20150818101912-miravete-2015-5.jpg

     Miravete de la Sierra, ese pueblo de la comarca del Maestrazgo en el que "nunca pasa nada" renace de sus cenizas de soledad y silencio durante el mes de agosto y se convierte en un lugar atractivo desde todos los puntos de vista.

    Aprovechando las celebraciones de mediados de agosto en honor de san Cristóbal y san Roque, nos acercamos desde Aliaga para disfrutar de una tarde de concursos, animaciones y, ya al filo de las doce de la noche, el toro embolado. Y nos damos cuenta de que Miravete tiene su encanto: un enorno natural privilegiado, un trazado urbanístico peculiar, un sabor a pasado, un multiservicio rural, una huerta regada por el Guadalope, una esbelta torre de la parroquia de nuestra señora de las Nieves, una fuente circular con cuatro caños, un puente medieval, unas calles empedradas, unas casas rurales muy bien conservadas y un molino harinero recién restaurado.

    Por todos estos motivos, Miravete puede considerarse como símbolo de muchos pueblos turolenses en los que la despoblación ha hecho esgtragos. Casi todos sus vecinos emigraron hacia Valencia o hacia Cataluña en la segunda mitad del siglo pasado y ahora sólo se reúnen en determinadas fechas. Sus hijos y nietos ya no han nacido allí, aunque visitan el pueblo de sus padres y abuelos, al menos una vez al año. Da gusto recorrer las calles de Miravete durante estas fechas. Un pueblo que respira silencio y tranquilidad por los cuatro costados.

     Todos nos preguntamos qué será de Miravete en un futuro no muy lejano. Qué ocurrirá cuando sus ocho habitantes que permanecen allí durante todo el año ya no estén. ¿Será un pueblo vacío y solitario? ¿Su potencial turístico volverá a atraer nuevos habitantes? Estas y otras preguntas nos planteamos mientras nos dirigimos al antiguo molino harinero por un camino surcado de chopos cabeceros, de avellanos, de pequeños olmos y de algún azarollo.

18/08/2015 10:19 josemarco Enlace permanente. PUEBLOS No hay comentarios. Comentar.

CAMPOS EN AGOSTO

20150823112713-44017-campos-cabecera.jpg

     Cuando llega el tercer fin de semana de agosto, el pueblo turolense de Campos - perteneciente al municipio de Aliaga - cambia de fisonomía y sus casas vuelven a acoger a tantos vecinos dispersos por Barcelona, Madrid, Zaragoza o Valencia. Da gusto contemplar la plaza llena de niños, jóvenes y mayores. Aunque sólo sea por unos días. Mientras se juega un consolidado campeonato de guiñote en una sala cultural ubicada en el edificio del antiguo ayuntamiento, los niños saltan en las colchonetas hinchables y los jóvenes bailan al compás de la música de una dico móvil. Eso sí, en la plaza ya no está el viejo olmo, símbolo ancestral de este pueblo. Un pueblo que en los años cincuenta llegó a superar los trescientos habitantes y ahora apenas llega a veinte. En las paredes de un cuidado salón-biblioteca observo fotos en blanco y negro de finales de los años cincuenta y primeros de los sesenta. En ellas aparecen niños de mi tiempo en edad escolar, jóvenes agricultores, escenas de diversión en las calles, ceremonias religiosas... Eran momentos importantes para este pueblo eminentemente agrícola y con una mina de carbón que tuvo vida efímera. A partir de los años sesenta, se comenzó a desangrar como tantos pueblos de su entorno. Sus habitantes tuvieron que emigrar para encontrar una salida laboral o profesional. Y las calles se llenaron de silencio y soledad. Un silencio que se rompe por unos días. Porque los vecinos de Campos aman su pueblo y tienen intención de mejorar sus servicios culturales y sociales.

    Ayer tarde pude comprobar de nuevo esta paradoja: ahora que los pueblos se quedan vacíos, se mejoran las infraestructuras y dotaciones. De todos modos, hay mucho camino por recorrer. Y en ello están los habitantes de este lugar encantador situado a casi mil trescientos metros de altitud.

23/08/2015 11:27 josemarco Enlace permanente. PUEBLOS No hay comentarios. Comentar.


Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris